Arqueólogos polacos descubrieron bloques de arenisca cubiertos de jeroglíficos procedentes de un templo faraónico durante sus investigaciones en la antigua Dongola (Sudán). Datan de la primera mitad del primer milenio antes de Cristo. Hasta ahora no se habían encontrado allí ruinas de una época tan temprana, lo que podría hacer retroceder la historia de la ciudad mil años.

La antigua Dongola fue la capital del reino de Makuria entre los siglos V y XIV. Makuria fue un poderoso reino que ocupó la zona comprendida entre las cataratas II y V del Nilo.

Durante las investigaciones realizadas este año por el Centro de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia en la ciudadela medieval, los arqueólogos hallaron bloques de piedra con inscripciones jeroglíficas egipcias y decoración figurada.

Ruinas y tumbas de los santos en Vieja Dongola | foto Hans Birger Nilsen en Wikimedia Commons

El egiptólogo Dr. Dawid F. Wieczorek los reconoció como elementos de un templo faraónico. Según él, el edificio databa de la primera mitad del primer milenio antes de Cristo. Era la época de la XXV dinastía egipcia, que gobernó vastos territorios del noreste de África y Oriente Próximo. Esta métrica viene indicada, entre otras cosas, por el tipo de letra y la tecnología de elaboración de los bloques de arenisca.

Se trata de una gran sorpresa, ya que, a pesar de la presencia arqueológica polaca en la Vieja Dongola, que dura ya 60 años, hasta ahora no se habían identificado pruebas de una actividad constructiva tan temprana en el yacimiento, declaró el Dr. Wieczorek.

Por el momento, es imposible afirmar de forma inequívoca si este material es local o ha sido traído de algún otro yacimiento. No obstante, es sorprendente que haya tantos bloques de este tipo, y de distintas partes de lo que parece ser el mismo templo, añadió.

Uno de los bloques con jeroglíficos | foto D. F. Wieczorek/CAS UW

El Dr. Wieczorek especificó que hasta el momento ha logrado contabilizar unos 100 bloques característicos de arenisca blanca, pero sólo algunos de ellos presentan rastros de un antiguo procesamiento. Se utilizaron de forma secundaria para edificios residenciales en la época medieval.

Tenemos bloques del suelo, de los muros exteriores y -al parecer- del propio pilono (la torre que flanquea la entrada al templo), lo que puede indicar el origen local del edificio”, subraya el egiptólogo.

Máxima extensión del Reino de Makuria, durante el período Ijshidí en Egipto/Imagen: LeGabrie en Wikimedia Commons

Si los arqueólogos fueran capaces de demostrar que los bloques no fueron traídos de la zona -sino que procedían de un antiguo templo que se encontraba en la Vieja Dongola-, se trataría de un descubrimiento significativo para la historia sudanesa, ya que hasta ahora se pensaba que la ciudad fue construida en el siglo V d.C. Esto haría retroceder la historia conocida de esta ciudad más de 1.000 años, señaló el doctor Wieczorek.

El científico señaló que no se conocen yacimientos con arquitectura de estilo egipcio en un radio de más de 100 kilómetros de la antigua Dongola. Los más cercanos son Gebel Barkal, a unos 150 kilómetros Nilo arriba, y Kawa, a unos 120 kilómetros Nilo abajo. Ambos fueron importantes centros urbanos y religiosos establecidos durante el periodo del Imperio Nuevo, en los siglos XVI y XIV a.C. respectivamente.

Sin embargo, el experto no descarta que hubiera más centros egipcios a lo largo de este tramo del valle del Nilo. El estado actual de los conocimientos tal vez sólo refleje el estado de la investigación arqueológica. Espero que nuestro descubrimiento ayude a llenar este vacío, añadió el Dr. Wieczorek.

Foto D. F. Wieczorek/CAS UW

El egiptólogo permanecerá en Sudán hasta el 9 de marzo. Los trabajos continúan. Cada día salen de las excavaciones nuevos bloques del mismo tipo, pero sólo algunos de ellos conservan restos de la elaboración original o de la decoración en relieve, informó el Dr. Wieczorek.

La expedición de la Universidad de Varsovia lleva trabajando en Vieja Dongola desde 1964. En los últimos años, el trabajo de los científicos en el yacimiento se ha intensificado.


Fuentes

Nauka w Polsce, Szymon Zdziebłowski


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.