Los datos obtenidos de las ondas sísmicas provocadas por los terremotos han arrojado nueva luz sobre las partes más profundas del núcleo interno de la Tierra, según sismólogos de la Universidad Nacional Australiana (ANU).

Al medir las diferentes velocidades a las que estas ondas penetran y atraviesan el núcleo interno de la Tierra, los investigadores creen haber documentado pruebas de la existencia de una capa distinta en el interior de la Tierra conocida como núcleo interno más profundo, una “bola metálica” sólida que se encuentra en el centro del núcleo interno.

Hasta hace poco se creía que la estructura de la Tierra comprendía cuatro capas distintas: la corteza, el manto, el núcleo externo y el núcleo interno. Los hallazgos, publicados en Nature Communications, confirman la existencia de una quinta capa.

La existencia de una bola metálica interna dentro del núcleo interno, el núcleo más interno, se planteó como hipótesis hace unos 20 años. Ahora aportamos otra línea de pruebas para demostrar la hipótesis, declaró el Dr. Thanh-Son Phạm, de la Escuela de Investigación de Ciencias de la Tierra de la ANU.

Mapa de localización del terremoto de Mw 7,9 ocurrido el 22 de enero de 2017 en las Islas Salomón y de las estaciones que contribuyeron al apilamiento global. Los triángulos negros invertidos denotan las estaciones sísmicas, y la bola de playa marca la ubicación y el mecanismo del terremoto. Los contornos muestran las distancias epicentrales del evento | foto TS Phạm et al./Nature

El profesor Hrvoje Tkalčić, también de la ANU, dijo que estudiar el interior profundo del núcleo interno de la Tierra puede decirnos más sobre el pasado y la evolución de nuestro planeta.

Este núcleo interno es como una cápsula del tiempo de la historia evolutiva de la Tierra: es un registro fosilizado que sirve de puerta de entrada a los acontecimientos del pasado de nuestro planeta. Acontecimientos que ocurrieron en la Tierra hace cientos de millones o miles de millones de años, explicó.

Los investigadores analizaron las ondas sísmicas que viajan directamente a través del centro de la Tierra y las “escupen” en el lado opuesto del globo en el que se desencadenó el terremoto, también conocido como antípoda. A continuación, las ondas regresan al origen del seísmo.

Los científicos de la ANU describen este proceso como similar al rebote de una pelota de ping pong. Al desarrollar una técnica para aumentar las señales registradas por redes de sismógrafos densamente pobladas, hemos observado, por primera vez, ondas sísmicas que rebotan hasta cinco veces a lo largo del diámetro de la Tierra. Estudios anteriores sólo habían documentado un único rebote antipodal, explica Phạm. Los hallazgos son apasionantes porque proporcionan una nueva forma de sondear el núcleo interno de la Tierra y su región más central.

Estructura interna de la Tierra | foto PeopleImages.com en depositphotos.com

Uno de los terremotos estudiados por los científicos se originó en Alaska. Las ondas sísmicas provocadas por este seísmo “rebotaron” en algún lugar del sur del océano Atlántico, antes de viajar de vuelta a Alaska.

Los investigadores estudiaron la anisotropía de la aleación de hierro y níquel que compone el interior del núcleo interno de la Tierra. La anisotropía se utiliza para describir cómo las ondas sísmicas se aceleran o ralentizan a través del material del núcleo interno de la Tierra dependiendo de la dirección en la que viajan. Podría deberse a la diferente disposición de los átomos de hierro a altas temperaturas y presiones o a la alineación preferente de los cristales en crecimiento.

Descubrieron que las ondas sísmicas rebotadas sondeaban repetidamente puntos cercanos al centro de la Tierra desde distintos ángulos. Analizando la variación de los tiempos de propagación de las ondas sísmicas en distintos terremotos, los científicos deducen que la estructura cristalina de la región más interna del núcleo es probablemente distinta de la de la capa exterior.

B Trayectorias esquemáticas de los rayos de los múltiplos PKIKP segundo y cuarto, es decir, PKIKP2 y PKIKP4, reverberando a lo largo del diámetro de la Tierra dos y cuatro veces. El círculo rojo discontinuo denota el límite tentativo del núcleo más interno (IMIC) con un radio de 650 km. C Similar al panel (B) pero para PKIKP y los terceros múltiplos, es decir, PKIKP3 reverberando a lo largo del diámetro de la Tierra tres veces | foto TS Phạm et al./Nature

Dicen que esto podría explicar por qué las ondas se aceleran o ralentizan dependiendo de su ángulo de entrada al penetrar en el núcleo más interno.

Según el equipo de la ANU, los hallazgos sugieren que en algún momento de la evolución de la Tierra pudo producirse un gran acontecimiento global que provocó un cambio “significativo” en la estructura cristalina o la textura del núcleo interno de la Tierra. Todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre el núcleo más interno de la Tierra, que podría contener los secretos para desentrañar el misterio de la formación de nuestro planeta, afirmó el profesor Tkalčić.

Los investigadores analizaron los datos de unos 200 terremotos de magnitud 6 o superior de la última década.


Fuentes

Australian National University | Phạm, TS., Tkalčić, H. Up-to-fivefold reverberating waves through the Earth’s center and distinctly anisotropic innermost inner core. Nat Commun 14, 754 (2023). doi.org/10.1038/s41467–023–36074–2


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.