Hace exactamente 100 años se descubrió la tumba de Tutankamón y su famosa momia. Desde entonces, los investigadores han aprendido mucho sobre cómo los antiguos egipcios preparaban los cuerpos para la momificación. Sin embargo, hasta ahora se sabía muy poco sobre cómo acababan por hacer inmortales los cuerpos de los difuntos embalsamándolos. Un equipo germano-egipcio de investigadores ha logrado ahora obtener conocimientos completamente nuevos sobre la química del embalsamamiento. Sus hallazgos se han publicado en Nature.

En colaboración con el Centro Nacional de Investigación de El Cairo, un equipo de investigadores de la LMU de Múnich y la Universidad de Tubinga ha analizado residuos químicos en vasijas de un taller de embalsamamiento de Saqqara -no lejos de la pirámide de Unas- que no fue descubierto hasta 2016.

Pudimos hacer todos los análisis científicos nosotros mismos en Egipto, dice el arqueólogo de la LMU Philipp Stockhammer. Y Maxime Rageot, de la Universidad de Tubinga, añade: Por ello debemos dar las gracias a Ramadan Hussein, que descubrió y dirigió la excavación para el DFG Saqqara Saite Tombs Projects, y que lamentablemente falleció inesperadamente en primavera.

La zona de excavación del Proyecto Saite Tombs de Saqqara, con vistas a la pirámide de Unas y a la pirámide escalonada de Zoser, orientada al noroeste | foto Saqqara Saite Tombs Project, Universidad de Tubinga, Alemania/S. Beck

En el taller recién descubierto, los expertos momificaban a los muertos en los siglos VII y VI a.C. Para los egiptólogos, poder recuperar numerosas vasijas utilizadas hace tanto tiempo por hábiles artesanos fue un tremendo golpe de suerte. Mejor aún, las vasijas estaban etiquetadas con su contenido anterior, y algunas incluso tenían instrucciones de uso.

Conocíamos los nombres de muchos de estos ingredientes para embalsamar desde que se descifraron los escritos del antiguo Egipto, explica Susanne Beck, de la Universidad de Tubinga, que dirige la excavación. Pero hasta ahora sólo podíamos adivinar qué sustancias había detrás de cada nombre.

Recipientes del taller de embalsamamiento | foto Saqqara Saite Tombs Project, Universidad de Tubinga, Alemania/M. Abedlghaffar

Sustancias específicas para determinadas partes del cuerpo

El análisis de los residuos químicos de las vasijas ha permitido ahora aislar e identificar los restos moleculares de las sustancias que en su día se utilizaron en una determinada vasija. A medida que se desvelaba el misterio, se producían varias sorpresas. Maxime Rageot, de la Universidad de Tubinga y responsable del proyecto de análisis, revela una de ellas: La sustancia etiquetada por los antiguos egipcios como antiu se ha traducido durante mucho tiempo como mirra o incienso. Pero ahora hemos podido demostrar que en realidad se trata de una mezcla de ingredientes muy diferentes que hemos podido distinguir con ayuda de la cromatografía de gases/espectrometría de masas. El antiu utilizado en Saqqara era una mezcla de aceite de cedro, aceite de enebro y ciprés y grasas animales.

Estos datos facilitan la relectura de textos conocidos sobre el embalsamamiento en el antiguo Egipto. La comparación de las sustancias identificadas con las etiquetas de los recipientes ha permitido ahora, por primera vez, al equipo de investigadores determinar exactamente qué sustancias se utilizaban para embalsamar determinadas partes del cuerpo. La resina de pistacho y el aceite de ricino, por ejemplo, sólo se utilizaban para la cabeza. Lo que realmente nos sorprendió fue que la mayor parte de las sustancias utilizadas para embalsamar no procedían del propio Egipto. Algunas de ellas se importaban de la región mediterránea e incluso de África tropical y el sudeste asiático, explica el arqueólogo de la LMU Philipp Stockhammer, que financió la investigación con su beca ERC Starting Grant.

Además de resina de pistacho, aceite de cedro y betún -probablemente todos ellos procedentes de Levante-, los investigadores también hallaron residuos de goma dammar y resina de elemí. Estas dos sustancias en concreto muestran lo globalizadas que estaban ya las relaciones comerciales hace casi 3.000 años.

Escena de embalsamamiento en cámara subterránea | foto Nikola Nevenov

Mientras que la resina del árbol elemí llegó a Egipto desde África tropical o el Sudeste Asiático, el árbol dammar sigue creciendo hasta hoy únicamente en el Sudeste Asiático tropical. Por tanto, es evidente que se dedicaron grandes esfuerzos a la obtención de sustancias químicas muy específicas para el proceso de embalsamamiento. En última instancia, la momificación egipcia probablemente desempeñó un papel importante en la aparición de las redes mundiales, afirma Rageot. Se necesitaban grandes cantidades de estas resinas exóticas. Stockhammer está de acuerdo: Gracias a todas las inscripciones de las vasijas, en el futuro podremos descifrar mejor el vocabulario de la química del antiguo Egipto que hasta la fecha no conocíamos suficientemente.


Fuentes

Ludwig-Maximilians-Universität München | Rageot, M., Hussein, R.B., Beck, S. et al. Biomolecular analyses enable new insights into ancient Egyptian embalming. Nature (2023). doi.org/10.1038/s41586-022-05663-4


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.