Se han desenterrado en Nueva Zelanda huesos fósiles de dos especies de pingüinos recientemente descritas, una de las cuales se cree que es el pingüino más grande que jamás haya existido: pesa más de 150 kilogramos, más del triple que los pingüinos vivos más grandes.

Un equipo internacional, formado por investigadores de la Universidad de Cambridge, ha publicado el descubrimiento en la revista Journal of Paleontology. El autor principal del artículo, Alan Tennyson, del Museo de Nueva Zelanda Te Papa Tongarewa, descubrió los fósiles en rocas de playa de 57 millones de años de antigüedad en North Otago, en la Isla Sur de Nueva Zelanda, entre 2016 y 2017.

Los fósiles fueron sacados a la luz por Al Manning. Se ha determinado que tienen entre 59,5 y 55,5 millones de años, lo que sitúa su existencia entre cinco y diez millones de años después de la extinción del Cretácico, que provocó la extinción de los dinosaurios no avianos.

El equipo utilizó escáneres láser para crear modelos digitales de los huesos y compararlos con los de otras especies fósiles, aves voladoras buceadoras como las alcas y pingüinos modernos. Para estimar el tamaño de la nueva especie, el equipo midió cientos de huesos de pingüinos modernos y calculó una regresión utilizando las dimensiones de los huesos de las aletas para predecir el peso.

Ilustraciones de esqueletos de Kumimanu fordycei, Petradyptes stonehousei y un pingüino emperador moderno que muestran los tamaños de las nuevas especies fósiles | foto Dr Simone Giovanardi

Llegaron a la conclusión de que los huesos de las aletas más grandes pertenecían a un pingüino que pesaba la asombrosa cifra de 154 kilogramos. En comparación, los pingüinos emperador, los más altos y pesados de todos los pingüinos vivos, suelen pesar entre 22 y 45 kilogramos.

Los fósiles nos proporcionan pruebas de la historia de la vida, y a veces esas pruebas son realmente sorprendentes, dijo el coautor, el Dr. Daniel Field, del Departamento de Ciencias de la Tierra de Cambridge. «Muchos de los primeros pingüinos fósiles alcanzaron tamaños descomunales, superando fácilmente a los mayores pingüinos actuales. Nuestra nueva especie, Kumimanu fordycei, es el pingüino fósil más grande jamás descubierto.

El equipo bautizó a la nueva especie como Kumimanu fordycei en honor del Dr. R. Ewan Fordyce, profesor emérito de la Universidad de Otago. Ewan Fordyce es una leyenda en nuestro campo, pero también uno de los mentores más generosos que he conocido, declaró el Dr. Daniel Ksepka, primer autor, del Museo Bruce de Greenwich (Connecticut). Sin el programa de campo de Ewan, ni siquiera sabríamos que existían muchas especies fósiles emblemáticas, así que es justo que tenga su propio homónimo pingüino.

También se encontraron múltiples especímenes de una segunda especie de pingüino, lo que proporcionó una visión detallada del esqueleto. Llamado Petradyptes stonehousei, pesaba 50 kilogramos, menos que el Kumimanu fordycei pero muy por encima del peso de un pingüino emperador. El nombre combina las palabras griegas “petra” (roca) y “dyptes” (buceador), en alusión al ave buceadora preservada en una roca. Stonehousei rinde homenaje al fallecido Dr. Bernard Stonehouse (1926–2014), la primera persona que observó el ciclo reproductor completo del pingüino emperador, un hito importante en la biología de los pingüinos.

Pingüinos emperadores en Snow Hill | foto Denis Luyten en Wikimedia Commons

Estas dos especies recién descritas demuestran que los pingüinos se hicieron muy grandes al principio de su historia evolutiva, millones de años antes de que afinaran el aparato de sus aletas. El equipo observó que las dos especies conservaban rasgos primitivos, como huesos de las aletas más delgados y puntos de fijación muscular parecidos a los de las aves voladoras.

Cuando se le preguntó por qué los primeros pingüinos crecían hasta alcanzar proporciones titánicas, Ksepka especuló con que eso les hacía más eficientes en el agua. El tamaño tiene muchas ventajas, afirma. Un pingüino más grande podía capturar presas más grandes y, lo que es más importante, conservaba mejor la temperatura corporal en aguas frías. Es posible que romper la barrera de los 45 kilos de tamaño permitiera a los primeros pingüinos extenderse desde Nueva Zelanda a otras partes del mundo.

Cuando empezamos a pensar en estos hallazgos no como huesos aislados, sino como partes de un animal vivo completo, empieza a formarse una imagen, afirma el coautor, el Dr. Daniel Thomas, de la Universidad Massey de Auckland. Los grandes animales marinos de sangre caliente que viven hoy en día pueden sumergirse a grandes profundidades. Esto plantea interrogantes sobre si Kumimanu fordycei tenía una ecología que los pingüinos actuales no tienen, al poder llegar a aguas más profundas y encontrar alimentos que no son accesibles para los pingüinos vivos.

Kumimanu fordycei habría sido un espectáculo absolutamente asombroso en las playas de Nueva Zelanda hace 57 millones de años, y la combinación de su enorme tamaño y la naturaleza incompleta de sus restos fósiles la convierten en una de las aves fósiles más intrigantes jamás encontradas, dijo Field, que también es Conservador de Ornitología en el Museo de Zoología de Cambridge. Esperemos que futuros descubrimientos fósiles arrojen más luz sobre la biología de este sorprendente pingüino primitivo.


Fuentes

University of Cambridge | Ksepka, D., Field, D., Heath, T., Pett, W., Thomas, D., Giovanardi, S., & Tennyson, A. (2023). Largest-known fossil penguin provides insight into the early evolution of sphenisciform body size and flipper anatomy. Journal of Paleontology, 1–20. doi:10.1017/jpa.2022.88


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.