Hace unos 125.000 años los neandertales cazaban y sacrificaban deliberadamente elefantes europeos de colmillos rectos, cuya carne y tejido graso representaban una importante fuente de alimentación. Así lo ha puesto de manifiesto un equipo de investigadores de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia (JGU), el Centro Leibniz para la Arqueología (LEIZA), también con sede en Maguncia, y la Universidad de Leiden (Países Bajos).

El extinto elefante europeo de colmillos rectos era el animal terrestre más grande de la época, con hasta 4 metros de altura y masas corporales de hasta 13 toneladas. El animal, cuyo nombre científico era Palaeoloxodon antiquus, se caracterizaba por sus colmillos inusualmente largos y esencialmente rectos. Hasta la fecha no estaba claro si los homínidos prehistóricos buscaban y mataban activamente a estos elefantes o simplemente se alimentaban de los cadáveres de animales que habían muerto de muerte natural.

Para su estudio zooarqueológico, los investigadores utilizaron el mayor conjunto del mundo de restos de elefantes europeos de colmillos rectos, hallado en el yacimiento de Neumark-Nord, cerca de Halle (Alemania). Según sus conclusiones, publicadas ahora en Science Advances, los neandertales se reunían, al menos temporalmente, en grupos sociales mucho más numerosos de lo que se creía.

La profesora Sabine Gaudzinski-Windheuser junto a la reconstrucción a tamaño natural de un macho adulto de elefante europeo de colmillos rectos (Palaeoloxodon antiquus) en el Museo Estatal de Prehistoria de Halle | foto Lutz Kindler, LEIZA

Patrón inusual entre los restos de elefante de colmillos rectos de Neumark-Nord

El Palaeoloxodon antiquus recorrió los paisajes de Europa y Asia occidental hace entre 800.000 y 100.000 años. Fue el mamífero terrestre más grande del Pleistoceno, un periodo que comenzó hace tres millones de años. Los elefantes de colmillos rectos no sólo eran mucho más grandes que los elefantes africanos y asiáticos actuales, sino que eran incluso más grandes que el también extinto mamut lanudo.

Los restos de al menos 70 elefantes de colmillos rectos se descubrieron en las décadas de 1980 y 1990 durante unas excavaciones en un gigantesco pozo de lignito en los alrededores de Halle. Estos restos se habían conservado bien durante los últimos 125.000 años en los sedimentos lacustres de grano fino presentes en el lugar.

Un equipo de paleontólogos italianos examinó de cerca el extenso material arqueológico de Neumark-Nord hace unos 15 años. Para ellos, esta acumulación de restos de elefantes presentaba un patrón inusual, ya que el perfil de mortalidad parecía cualquier cosa menos normal. Los restos procedían casi exclusivamente de individuos adultos y entre ellos predominaban los machos.

La profesora Sabine Gaudzinski-Windheuser examinando el fémur de un gran elefante europeo macho adulto de colmillos rectos (Palaeoloxodon antiquus) en la Oficina Estatal de Gestión del Patrimonio y Arqueología de Halle | foto Lutz Kindler, LEIZA

Este patrón no se había observado antes -ni en fósiles ni en poblaciones vivas de elefantes- y era difícil de explicar. Cuando la profesora Sabine Gaudzinski-Windheuser empezó a inspeccionar una selección de los huesos de elefante a principios de 2021, identificó inmediatamente indicios de lo que podría haber causado la peculiaridad de este conjunto: la caza humana.

La detección de lesiones claras e inusuales en los huesos nos indujo a emprender un análisis más detallado de los restos de elefante, dijo Gaudzinski-Windheuser, profesora de Arqueología Prehistórica y Protohistórica en la JGU y directora del Centro de Investigación Arqueológica y Museo de la Evolución del Comportamiento Humano MONREPOS, un instituto dirigido bajo los auspicios del LEIZA.

Dada la singularidad del material y las posibles implicaciones del estudio, los miembros del equipo holandés y alemán decidieron analizar todo el conjunto, formado por miles de huesos y fragmentos óseos.

Incisiones superficiales en el hueso de la pata de un elefante europeo de colmillos rectos realizadas con herramientas de piedra utilizadas para cortar la pata | foto Sabine Gaudzinski-Windheuser y Lutz Kindler.

Como era de esperar, el proyecto llevó mucho tiempo. Durante meses se dedicaron a abrir las grandes cajas en las que se almacenan los elefantes en las reservas del Museo Estatal de Prehistoria de Halle y a levantar en equipo los grandes y pesados huesos para ver su superficie. También tuvieron que manipular cada pieza ósea, identificar su ubicación en el esqueleto, localizar modificaciones antropogénicas y/o de carnívoros y documentar cualquier cambio aparente. En total, examinamos 3.122 restos faunísticos de elefantes europeos de colmillos rectos depositados en el yacimiento de Neumark-Nord, explica el Dr. Lutz Kindler, investigador asociado de MONREPOS.

La caza masiva de proboscidios para satisfacer las necesidades nutricionales

El análisis arqueológico se centró en la distribución de las lesiones entre los restos óseos. La conclusión a la que se llegó fue que la caza de esta megafauna de la Edad del Hielo en esta zona se produjo de forma continuada durante un periodo de 2.000 años, durante docenas de generaciones. Esto constituye la primera prueba clara de la caza de elefantes en la evolución humana, comentó el profesor Wil Roebroecks, de la Universidad de Leiden.

Los machos adultos, mucho más grandes que las hembras, están sobrerrepresentados en el conjunto, probablemente porque, como ocurre con los elefantes actuales, los elefantes adultos machos eran reservados. En comparación con las hembras, era más fácil acercarse a ellos sin la protección de una manada. Además, como eran mucho más grandes, su caza habría sido mucho más rentable a cambio de un riesgo mucho menor.

Cooperación neandertal y tamaño del grupo

La caza de estos grandes animales exigía una estrecha cooperación entre los miembros del grupo participante, al igual que el procesamiento de las presas, que implicaba un extenso despiece, incluida la eliminación de los restos de carne de los huesos largos, así como de las almohadillas de las patas, ricas en grasa. El procesado también podía implicar el secado de los productos para su almacenamiento a largo plazo.

Los autores calculan que un elefante de diez toneladas -que no es el más grande de Neumark-Nord- podría haber proporcionado un mínimo de 2.500 raciones neandertales adultas de 4.000 kcal, consistentes en una mezcla segura de proteínas y grasa de un solo animal.

Estas cifras son importantes, ya que sugieren que los neandertales, al menos temporalmente, se congregaban en grupos mucho mayores que los aproximadamente 25 individuos que suelen considerarse el tamaño máximo de un grupo local y/o que disponían de medios culturales para la conservación y el almacenamiento de alimentos a gran escala. Los autores dejan abiertas ambas opciones, pero subrayan que ambos son hallazgos importantes desde el punto de vista social y cognitivo, que contribuyen significativamente a nuestra comprensión de la gama de variaciones en el comportamiento neandertal.

Incisiones superficiales en el húmero de un elefante europeo de colmillos rectos causadas por herramientas de piedra utilizadas para extraer la carne del hueso | foto Sabine Gaudzinski-Windheuser y Lutz Kindler

El yacimiento de Neumark-Nord: Un paisaje arqueológico bien conservado

El complejo de yacimientos de Neumark-Nord fue descubierto en la década de 1980 por el arqueólogo alemán Dietrich Mania, que dirigió una serie de excavaciones de rescate en la gran cantera de lignito. Fue Mania, antiguo profesor de la Universidad de Jena, quien inició un estudio interdisciplinar a largo plazo del yacimiento.

En las excavaciones correspondientes, realizadas entre 2004 y 2008, participaron los actuales socios colaboradores de la Universidad Johannes Gutenberg de Maguncia, MONREPOS y la Universidad de Leiden. Con un tamaño total de más de 74 acres, Neumark-Nord se encuentra entre los mayores complejos de yacimientos arqueológicos del Pleistoceno y destaca por la extraordinaria conservación de la flora y fauna del Último Interglaciar.

El trabajo en curso de los equipos de Maguncia y Leiden incluye un reanálisis sustancial de los ricos conjuntos excavados en las décadas de 1980 y 1990. Esto, por ejemplo, ha aportado pruebas de la caza a corta distancia de ciervos por parte de los neandertales, en forma de las primeras lesiones de caza conocidas en los huesos.

En 2021, el grupo publicó datos de alta resolución que demostraban que los neandertales afectaban visiblemente a su entorno. Con su llegada a la región de Neumark-Nord, el bosque retrocedió y la vegetación abierta pasó a dominar la zona durante los aproximadamente 2.000 años de su presencia, asociada a su abundante uso del fuego. Se trata del primer caso claro de modificación del paisaje en la evolución humana.


Fuentes

Johannes Gutenberg Universität Mainz | S. Gaudzinski-Windheuser et al., Hunting and processing of straight-tusked elephants 125,000 years ago: Implications for Neanderthal behavior, Science Advances 9: 5, 1 February 2023, DOI: 10.1126/sciadv.add8186


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.