Hace 4.000 años existía un asentamiento rodeado de fortificaciones de madera en una isla de un lago, según han descubierto unos investigadores que estudian sus vestigios cerca de Bruszczewo (voivodía de Wielkopolskie). Actualmente, no queda rastro del lago.

Este asentamiento fue un centro metalúrgico en la época de la cultura de Unetice (2300–1600 a.C.). La Cultura de Unetice se extendió entre los ríos Rin y Dnieper, desde el Báltico hasta el Bajo Danubio durante el Bronce antiguo en Europa Central. Se la denomina así por el yacimiento cercano a Praga donde se dató por primera vez. Entre los objetos de esta cultura que han llegado hasta nosotros está el famoso Disco celeste de Nebra, el primer instrumento astronómico portátil conocido.

Lo singular es que se trataba de un asentamiento con fortificaciones, algo sin precedente en aquellas zonas en la época, explicó el director de la investigación, el doctor Jakub Niebieszczański, de la Facultad de Arqueología de la Universidad Adam Mickiewicz de Poznan.

Reconstrucción del lugar en la Edad del Bronce | foto J. Niebieszczanski

Añadió que no existen asentamientos similares en las tierras de la actual Polonia septentrional y central. Esto significa, según los investigadores, que el asentamiento pudo funcionar como centro de poder en la franja septentrional del área de distribución de la cultura.

El asentamiento estaba situado en la cabecera de un lago. Estaba separada de la tierra por un profundo foso o zanja y empalizadas. Hoy no queda rastro del lago; hay un prado.

foto J. Niebieszczanski

En los últimos años, científicos de la Facultad de Arqueología de la Universidad Adam Mickiewicz, junto con expertos de la Facultad de Ciencias Geográficas y Geológicas de la Universidad Adam Mickiewicz, han llevado a cabo allí investigaciones geoarqueológicas, que recientemente se han publicado parcialmente en Environmental Archaeology y Journal of Archaeological Science: Reports. Los análisis se realizaron con financiación del Centro Nacional de Ciencia.

La sorpresa para los investigadores fue que había una isla en el lago hace 4.000 años. Durante nuestra investigación de campo, observamos un montículo alargado en la parte central del antiguo lago. Encima había numerosas toperas, que contenían diversos artefactos, principalmente fragmentos rotos de vasijas prehistóricas, informó el Dr. Niebieszczański. Fue un descubrimiento bastante sorprendente, teniendo en cuenta que debería haber habido un lago en medio del prado en este momento de la prehistoria, añadió.

Los científicos procedieron a la perforación. Como resultado, obtuvieron la confirmación de que se trataba efectivamente de una isla. Se formó cuando el glaciar retrocedió hace unos 18.000 años. Además, se descubrieron más fragmentos de cerámica y huesos de animales. Gracias al método del radiocarbono, sabemos que datan de la Primera Edad del Bronce, por lo tanto de la época de funcionamiento del asentamiento, subraya el arqueólogo. ¿Significa el nuevo hallazgo que hace 4.000 años vivía gente no sólo en el asentamiento, sino también en la isla? Esto no se sabe por el momento, precisa el científico.

Disco celeste de Nebra / foto Dbachmann en Wikimedia Commons

Los científicos también determinaron que el lago se formó en este lugar inmediatamente después del retroceso de la capa de hielo durante la última glaciación, hace unos 18.000 años. Esta conclusión fue posible gracias al análisis de los sondeos. El lago empezó a desaparecer hacia el año 800 a.C. y su final se produjo en torno al cambio de era. En esa época se creó una extensa turbera.

Sin embargo, hubo momentos en la historia del lago en los que amplió su extensión. Este fue el caso en torno a 1880–1690 a.C. ¿Qué ha contribuido a ello? Por el momento se desconoce. Sin embargo, provocó la reacción de la población que vivía en el asentamiento.

Foto S.Teska

Luego, en el borde del asentamiento que se encontraba con el lago, se colocaron pilotes verticales a lo largo de la orilla y entrelazados con vitelas, que en un principio se interpretaron como cimientos defensivos. A la luz de los nuevos hallazgos, parece que las fortificaciones sirvieron más como refuerzo de la zona costera. Evitaron la erosión causada por las aguas del lago, explicó el Dr. Niebieszczański.

El asentamiento defensivo, cuyos restos se encuentran en la actual Bruszczewo, ocupaba una superficie de 1,5 hectáreas y medía unos 120 metros de diámetro. Como máximo vivían allí 100 personas al mismo tiempo. Estaba protegida por un profundo foso y al menos dos filas de empalizadas de madera.

Las excavaciones en Bruszczew comenzaron ya en la década de 1960, cuando trabajaron aquí arqueólogos del Museo Arqueológico de Poznan. Entraron en una fase interdisciplinar e internacional a finales de la década de 1990, cuando comenzó un amplio proyecto de investigación de arqueólogos de la Universidad Adam Mickiewicz y la Universidad de Kiel. Hasta la fecha, los arqueólogos han excavado alrededor del 20% de la zona del asentamiento.


Fuentes

Nauka w Polsce, Szymon Zdziebłowski | Jakub Niebieszczański, Piotr Kołaczek, Monika Karpińska-Kołaczek, Iwona Hildebrandt-Radke, Mariusz Gałka & Jutta Kneisel (2023) Consequences of Lake Expansion and Disappearance for the Complex of Bronze and Iron Age Settlements at Bruszczewo (Western Poland, Central Europe), Environmental Archaeology, DOI: 10.1080/14614103.2023.2167641 | Jakub Niebieszczański, Cezary Bahyrycz et al., In search for an island – Non-invasive, geoarchaeological investigations in Bruszczewo microregion (Central-western Poland). Journal of Archaeological Science: Reports, vol. 45, October 2022, 103584, doi.org/10.1016/j.jasrep.2022.103584


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.