Un equipo multidisciplinar internacional de descifradores de códigos ha descubierto unas cartas secretas y codificadas escritas por María, reina de Escocia, mientras estaba encarcelada en Inglaterra por su prima, la reina Isabel I. El contenido de las cartas se creía perdido desde hacía siglos.

Hasta que George Lasry, informático y criptógrafo, Norbert Biermann, pianista y profesor de música, y Satoshi Tomokiyo, físico y experto en patentes, dieron con ellas mientras buscaban documentos cifrados en los archivos en línea de la Biblioteca Nacional de Francia (BnF).

El trío sólo descubrió que María era la autora tras resolver su sofisticado sistema de cifrado. Su trabajo de descifrado de 57 cartas, que se presenta en la revista Cryptologia, revisada por expertos, revela aproximadamente 50 nuevas escrituras desconocidas hasta ahora por los historiadores.

Cifrado entre María y Châteauneuf | foto George Lasry et al./Taylor & Francis/Biblioteca Nacional de Francia

Dichas cartas datan de 1578 a 1584, unos años antes de su decapitación el 8 de febrero de 1587. La correspondencia de María revela aspectos fascinantes de su cautiverio. La mayoría están dirigidas a Michel de Castelnau de Mauvissière, embajador francés en Inglaterra. Era partidario de la católica María, que estaba bajo la custodia del conde de Shrewsbury cuando ella las escribió.

Al descifrar las cartas, me quedé muy, muy perplejo y me pareció algo surrealista, dice el autor principal, Lasry, que también forma parte del proyecto multidisciplinar DECRYPT, en el que participan varias universidades europeas con el objetivo de cartografiar, digitalizar, transcribir y descifrar claves históricas.

Retrato de María de Escocia por François Clouet (1558) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Ya hemos descifrado códigos secretos de reyes y reinas, y son muy interesantes, pero con María, reina de Escocia, ha sido extraordinario porque hemos descifrado muchas cartas inéditas y porque es muy famosa. Se trata de un descubrimiento realmente emocionante*. Y añadió: En conjunto, las cartas constituyen un voluminoso conjunto de nuevo material primario sobre María Estuardo, unas 50.000 palabras en total, que arrojan nueva luz sobre algunos de sus años de cautiverio en Inglaterra.

María, reina de Escocia, ha dejado un extenso corpus epistolar conservado en diversos archivos. Sin embargo, existían indicios previos de que faltaban otras cartas de María Estuardo en esas colecciones, como las referenciadas en otras fuentes pero que no se encontraban en ningún otro lugar. Es muy probable que las cartas que hemos descifrado (…) formen parte de esta correspondencia secreta perdida*.

María, una de las figuras históricas más famosas del siglo XVI, era la primera en la línea de sucesión al trono inglés después de su prima Isabel. Los católicos consideraban a María la soberana legítima e Isabel la encarceló durante 19 años por considerarla una amenaza. María fue finalmente ejecutada a los 44 años por su presunta participación en un complot para matar a Isabel.

Retrato de Isabel I por Willem Key (1560) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Durante su cautiverio, María se comunicó con sus asociados y aliados a través de grandes esfuerzos para reclutar mensajeros y mantener el secreto. La existencia de un canal de comunicación confidencial entre María y Castelnau es bien conocida por los historiadores, e incluso por el gobierno inglés de la época. Pero Lasry y sus compañeros descifradores de códigos aportan nuevas pruebas de que este intercambio ya existía en mayo de 1578 y estuvo activo al menos hasta mediados de 1584.

Utilizando técnicas informáticas y manuales, los autores del estudio descifraron las cartas, que muestran los retos a los que se enfrentaba María para mantener los vínculos con el mundo exterior, cómo se transportaban las cartas y quién las enviaba. Entre los temas clave a los que se refiere la correspondencia de María figuran las quejas sobre su mal estado de salud y las condiciones de su cautiverio, así como sus negociaciones con la reina Isabel I para su liberación, que ella considera que no se llevan a cabo de buena fe.

Su desconfianza hacia el espía de Isabel, Sir Francis Walsingham, es también evidente, así como su animadversión hacia Robert Dudley, conde de Leicester y favorito de Isabel. También expresa su angustia cuando su hijo Jacobo (futuro rey Jacobo I de Inglaterra) es secuestrado en agosto de 1582, y su sentimiento de que han sido abandonados por Francia.

Una de las cartas | foto George Lasry et al./Taylor & Francis/Bibliioteca Nacional de Francia

En este número especial de Cryptologia, Lasry y sus coautores describen cómo dieron con las cartas. Algunas se encontraban en un gran conjunto de documentos no marcados, cifrados y que utilizaban el mismo conjunto de símbolos gráficos. El catálogo de la BnF las catalogaba como de la primera mitad del siglo XVI y relacionadas con asuntos italianos. Sin embargo, los autores del estudio afirman que rápidamente se dieron cuenta -tras empezar a descifrar el código- de que estaban escritos en francés y no tenían nada que ver con Italia.

Su trabajo detectivesco reveló verbos y adverbios a menudo en femenino, varias menciones al cautiverio y el nombre de “Walsingham”, lo que hizo sospechar que podrían proceder de María, reina de Escocia. Este hecho se confirmó comparándolas con el texto sin formato de las cartas de los papeles de Walsingham en la Biblioteca Británica y mediante otros métodos. Una búsqueda de cartas similares en las colecciones de la BnF descubrió 57 cartas con el mismo cifrado.

Muerte de María de Escocia por James Dromgole Linton | foto dominio público en Wikimedia Commons

Al comentar el nuevo documento, el experto John Guy, autor en 2004 de la biografía María reina de Escocia que dio lugar a una importante película de Hollywood, afirma que se trata del hallazgo más importante sobre María desde hace un siglo. Este descubrimiento es una sensación literaria e histórica. ¡Fabuloso! Es el nuevo hallazgo más importante sobre María de Escocia desde hace 100 años. Siempre me había preguntado si los originales de Castelnau podrían aparecer algún día, enterrados en la Biblioteca Nacional de Francia o quizá en algún otro lugar, sin identificar debido al cifrado. Y ahora lo han hecho.

Lasry y sus coautores sugieren, además, que otras cartas de María cifradas que se sabe que existieron podrían seguir desaparecidas. Para descubrirlas, añaden, es necesaria una inspección física de los documentos, así como búsquedas en Internet. También ahora se espera que el estudio dé pie a futuras investigaciones.

En nuestro trabajo sólo ofrecemos una interpretación inicial y resúmenes de las cartas. Un análisis más profundo por parte de los historiadores podría dar lugar a una mejor comprensión de los años de cautiverio de María, añade Lasry. También sería estupendo, potencialmente, trabajar con historiadores para producir un libro editado con sus cartas descifradas, anotadas y traducidas.


Fuentes

Taylor & Francis Group | George Lasry, Norbert Biermann & Satoshi Tomokiyo (2023) Deciphering Mary Stuart’s lost letters from 1578–1584, Cryptologia, DOI: 10.1080/01611194.2022.2160677


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.