El colapso del Imperio Hitita a finales de la Edad del Bronce se ha achacado a diversos factores, desde guerras con otros territorios hasta luchas internas. Ahora, una colaboración interdisciplinar ha utilizado registros de anillos de árboles e isótopos para señalar un culpable más probable -y premonitorio-: tres años seguidos de grave sequía en un periodo ya de por sí seco. El estudio se publicó en Nature.

El Imperio Hitita surgió alrededor del año 1650 a.C. en la semiárida Anatolia central, una región que incluye gran parte de la actual Turquía. Durante los cinco siglos siguientes, los hititas fueron una de las principales potencias del mundo antiguo, junto con los imperios asirio, babilónico y egipcio, y se mantuvieron notablemente resistentes en medio de las diversas convulsiones -sociales, políticas, económicas y medioambientales- de la época. Pero hacia el año 1200 a.C. la capital Hattusa fue abandonada y el Imperio Hitita dejó de existir.

Para encontrar una explicación al tan debatido colapso del imperio, Sturt Manning, Profesor Distinguido de Artes y Ciencias en Arqueología Clásica y autor principal del artículo, se asoció con Jed Sparks, profesor de ecología y biología evolutiva, ambos en la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad Cornell.

Mapa del Mediterráneo Oriental-Oriente Próximo en el que se indican los principales imperios antiguos | foto S.W.Manning et al.

Manning y Sparks combinaron las capacidades de sus respectivos laboratorios, el Cornell Tree-Ring Laboratory y el Cornell Stable Isotope Laboratory (COIL), para analizar muestras del Túmulo de Midas en Gordio, una estructura de 53 metros de altura construida por el hombre y situada al oeste de Ankara (Turquía).

El túmulo contiene una estructura de madera que se cree que es la cámara funeraria de un pariente del rey Midas, posiblemente su padre. Pero igual de importantes son los enebros -que crecen lentamente y viven siglos, incluso un milenio- que se utilizaron para construir la estructura y contienen un registro paleoclimático oculto de la región.

Los investigadores analizaron los patrones de crecimiento de los anillos de los árboles, con anillos inusualmente estrechos que probablemente indican condiciones secas, junto con los cambios en la proporción de carbono-12 a carbono-13 registrados en los anillos, que indican la respuesta del árbol a la disponibilidad de humedad.

Los anillos de crecimiento del interior de un enebro, combinados con registros isotópicos, ayudaron a los investigadores a señalar un probable culpable del colapso del Imperio Hitita: tres años seguidos de grave sequía, aproximadamente entre 1198 y 96 a.C., en un periodo ya de por sí seco | foto Cornell Tree-Ring Laboratory

Los isótopos estables son una de nuestras mejores formas de mirar al pasado y preguntarnos por el estado fisiológico de esa planta hace 1.000, 2.000 o 3.000 años, explica Sparks. Se trata de cantidades muy, muy pequeñas de madera: Algunos de los anillos de los árboles sólo tienen fracciones de milímetro de ancho. Básicamente se trata de medir un neutrón y una cantidad muy pequeña de carbono en la madera. Así que resulta tecnológicamente muy difícil de hacer. Sturt y yo trabajamos durante tres o cuatro años para que funcionara realmente bien.

Su análisis revela un cambio general hacia condiciones más secas desde finales del siglo XIII hasta el siglo XII a.C., y fijan un dramático periodo continuo de sequía severa en torno a 1198–96 a.C., más o menos tres años, lo que coincide con la cronología de la desaparición de los hititas.

Tenemos dos conjuntos complementarios de pruebas, afirma Manning. La anchura de los anillos indica que está ocurriendo algo realmente inusual y, al ser anillos muy estrechos, significa que el árbol está luchando por mantenerse con vida. En un entorno semiárido, la única razón plausible de que esto ocurra es que hay poca agua, por lo que se trata de una sequía, y ésta es especialmente grave desde hace tres años consecutivos. Desde un punto de vista crítico, las pruebas de isótopos estables extraídas de los anillos de los árboles confirman esta hipótesis, y podemos establecer un patrón coherente a pesar de que todo esto ocurrió hace más de 3.150 años.

Un año de sequía en un entorno semiárido sería manejable, ya que los agricultores de subsistencia suelen tener suficientes provisiones almacenadas para pasar el año. Al segundo año, se produciría una crisis y todo el sistema empezaría a desmoronarse, afirma Manning, que cita el casi colapso del Imperio Otomano a principios del siglo XVII por dos años consecutivos de sequía dramática.

Una estructura de madera en el interior del Túmulo de Midas contiene un registro paleoclimático oculto de la región | foto John Marston

A los tres años consecutivos de sequía, cientos de miles de personas, incluido el enorme ejército hitita, se enfrentarían al hambre, incluso a la inanición. La base fiscal se desmoronaría, al igual que el gobierno. Los supervivientes se verían obligados a emigrar, un ejemplo temprano de la desigualdad del cambio climático.

Probablemente parte de lo que va mal al final de la Edad del Bronce es una versión de exactamente lo que vemos que va mal en el mundo moderno, que es que grupos de personas intentan trasladarse a otro lugar, porque no están en un lugar que se considere adecuado o bueno, dijo Manning. Pueden ver u oír que hay mejores oportunidades en otros lugares.

Los graves fenómenos climáticos no fueron la única causa del colapso del Imperio Hitita, señalaron los investigadores, y no todo el Próximo Oriente sufrió crisis en aquella época. Pero este periodo de sequía en particular pudo haber sido un punto de inflexión, al menos para los hititas. Las situaciones en las que se producen fenómenos prolongados y extremos como éste durante dos o tres años son las que pueden desestabilizar incluso a las sociedades bien organizadas y resistentes, afirmó Manning.

Este hallazgo tiene especial relevancia hoy en día, cuando las poblaciones mundiales se enfrentan a un cambio climático catastrófico y al calentamiento del planeta. Puede que nos estemos acercando a nuestro propio punto de ruptura, afirma Manning. Tenemos una serie de cosas a las que podemos hacer frente, pero si se nos sobrepasa demasiado, llegaremos a un punto en el que nuestra capacidad de adaptación ya no se corresponderá con lo que estamos afrontando.


Fuentes

Cornell University | Manning, S.W., Kocik, C., Lorentzen, B. et al. Severe multi-year drought coincident with Hittite collapse around 1198–1196 BC. Nature (2023). doi.org/10.1038/s41586–022–05693-y


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.