Un nuevo estudio sugiere que los mayas utilizaban una economía de mercado

Ruinas de la ciudad maya de Tulum | foto Soft_light69 en depositphotos.com

Hace más de 500 años, en las tierras altas del medio oeste de Guatemala, los mayas compraban y vendían bienes con mucha menos supervisión por parte de sus gobernantes de lo que muchos arqueólogos pensaban.

Según un nuevo estudio publicado en Latin American Antiquity, la élite gobernante quiché no intervenía a la hora de gestionar la obtención y el comercio de obsidiana por parte de personas que se encontraban fuera de su región de control central.

En estas zonas, el acceso a las fuentes cercanas de obsidiana, una roca similar al vidrio utilizada para fabricar herramientas y armas, era gestionado por la población local a través de redes de adquisición independientes y diversas. Con el tiempo, la disponibilidad de recursos de obsidiana y el predominio de artesanos para darle forma dieron lugar a un sistema que, en muchos aspectos, sugiere las economías contemporáneas basadas en el mercado.

Colecciones de obsidiana del yacimiento de Q’umarkaj y la región circundante | foto R. Horowitz

Por lo general, los estudiosos han dado por sentado que el comercio de obsidiana estaba gestionado por los gobernantes mayas, pero nuestra investigación demuestra que no era así, al menos en esta zona, afirma Rachel Horowitz, autora principal del estudio y profesora adjunta de Antropología en la Universidad Estatal de Washington. La gente parece haber tenido bastante libertad económica, incluida la posibilidad de acudir a lugares similares a los supermercados que tenemos hoy en día para comprar y vender productos a los artesanos.

Aunque existen amplios registros escritos del periodo posclásico maya (1200-1524 d.C.) sobre la organización política, se sabe mucho menos sobre cómo las élites sociales ejercían el poder económico. Horowitz se propuso abordar esta laguna de conocimiento en el caso de los quiché examinando la producción y distribución de artefactos de obsidiana, que los arqueólogos utilizan como indicador para determinar el nivel de desarrollo económico de una región.

Ruinas de Q’umarkaj | foto Simon Burchell en Wikimedia Commons

Realizó análisis geoquímicos y tecnológicos de artefactos de obsidiana excavados en 50 yacimientos de la capital quiché de Q’umarkaj y la región circundante para determinar la procedencia original de la materia prima y las técnicas de fabricación.

Los resultados mostraron que los quiché adquirían su obsidiana de fuentes similares en la región de Quiché Central y Q’umarkaj, lo que indica un alto grado de control centralizado. La élite gobernante también parecía gestionar el comercio de formas más valiosas de obsidiana no local, en particular la obsidiana Pachua de México, basándose en su abundancia en estos yacimientos centrales.

Sin embargo, fuera de esta región central, en las zonas conquistadas por los quiché, había menos similitud en las redes económicas de obsidiana. El análisis de Horowitz sugiere que estos yacimientos tenían acceso a sus propias fuentes de obsidiana y desarrollaron lugares especializados donde la gente podía ir a comprar cuchillas y otros utensilios útiles fabricados con la roca por expertos.

Maqueta de Q’umarkaj | foto Adam Jones en Wikimedia Commons

Durante mucho tiempo se ha tenido la idea de que los pueblos del pasado no tenían economías de mercado, lo cual, pensándolo bien, es un poco extraño. ¿Por qué no iban a tener mercados en el pasado?, explica. Cuanto más lo investigamos, más nos damos cuenta de que había muchas formas diferentes en las que la vida de estos pueblos era similar a la nuestra.

El Middle American Research Institute de la Universidad de Tulane prestó a Horowitz las hojas de obsidiana y otros artefactos que utilizó para su estudio. Los objetos se excavaron en la década de 1970.

En el futuro, Horowitz planea examinar más piezas de la colección, el resto de las cuales se encuentra en Guatemala, para descubrir más detalles sobre cómo los mayas comerciaban, gestionaban sus sistemas económicos y, en general, se desenvolvían en la vida.


Fuentes

Washington State University | Horowitz, R. (2022). Economic Integration and Obsidian Consumption in the Late Postclassic Period K’iche’ Region. Latin American Antiquity, 1-19. doi:10.1017/laq.2022.79