El yacimiento de la Biota de Jehol, en China, es famoso por sus impresionantes fósiles que conservan tejidos blandos: piel, órganos, plumas y pelo. Estos fósiles ofrecen perspectivas poco comunes sobre la evolución de características como el vuelo, pero necesitan una interpretación cuidadosa para comprender cómo eran y se comportaban los tejidos blandos en vida, y cómo pudo afectarlos la descomposición.

Un estudio publicado en Frontiers in Earth Science analizó cinco fósiles de un ave del Cretácico temprano, Sapeornis chaoyangensis, para estudiar cómo el entorno en el que fueron enterrados modificó la conservación de sus tejidos blandos.

La biota de Jehol es la fuente de información más importante para comprender la ecología del Mesozoico, afirma el Dr. Yan Zhao, del Instituto de Geología y Paleontología de la Universidad de Linyi. Comprender mejor la diversa tafonomía de los vertebrados terrestres de Jehol puede ayudarnos a entender por fin más sobre el pasado y el futuro de la evolución biológica.

Fósil de Sapeornis Chaoyangensis | foto Laikayiu en Wikimedia Commons

Incluso en la Biota de Jehol, no todos los fósiles están igual de bien conservados, y comprender el paleoambiente es crucial para entender las diferencias. Sin esta información, a los científicos les resulta difícil calibrar la conservación de los tejidos blandos, lo que limita la interpretación de las pruebas. Pero en Jehol, debido a la variedad de especímenes excavados, se pueden comparar individuos de la misma especie para comprender los efectos tafonómicos -los efectos de los procesos que tuvieron lugar entre la muerte y la excavación- del entorno sobre el tejido blando.

Se ha descrito un conjunto excepcionalmente bien conservado de tejidos blandos de una miríada de taxones de la Biota de Jehol, que contienen información insustituible para comprender la evolución temprana de las características biológicas y ecológicas, dijo Zhao. Nos gustaría sondear los factores que influyen en su conservación.

Los especímenes que utilizaron los científicos se escogieron de los archivos del Museo de Historia Natural de Shandong Tianyu y se emparejaron con muestras de sedimentos para su análisis. Todos ellos estaban completamente articulados -fosilizados con todas las articulaciones aún conectadas-, pero la conservación del tejido blando variaba. STM 15-36 fue la más destacada, ya que conservaba una capa completa de plumas con un detalle asombroso.

Fósil STM 15-36, fotografiado por Xuwei Yin en el Museo de Historia Natural de Shangdong Tianyu | foto Xuwei Yin, Museo de Historia Natural de Shangdong Tianyu

El equipo analizó los sedimentos para determinar de qué tipo de materia orgánica estaban rodeadas las aves cuando fueron enterradas y cómo se depositaron los sedimentos. STM 15-36 estaba asociada al grano de sedimento más grueso, así como a la mejor conservación, y la materia orgánica que la rodeaba procedía principalmente de plantas terrestres y no de algas lacustres como las otras cuatro aves. El clima cuando se depositó STM 15-36 era más cálido y húmedo, y el entorno en el que se depositó era más anóxico, lo que impidió la descomposición de las plumas antes de que se fosilizaran.

Había dos opciones posibles para explicar el rápido enterramiento de STM 15-36: actividad volcánica o una fuerte tormenta que lo arrastrara y lo enterrara bajo otros restos. Dado que los fósiles de los flujos piroclásticos no conservan bien los tejidos blandos, la explicación más probable es que el ave fuera arrastrada por una tormenta y enterrada rápidamente en el fondo de un lago, donde un entorno de enterramiento restringido garantizaba que no fuera perturbada. Esta combinación de circunstancias permitió que, millones de años después, su hermoso plumaje siguiera conservándose en piedra.

Este hallazgo constituye un valioso estudio de caso sobre la tafonomía de los vertebrados terrestres de Jehol y la naturaleza de los ecosistemas mesozoicos, afirmó Zhao. Añadió que esperaba con interés futuros estudios centrados en las características químicas y la microestructura de las propias plumas, que ampliarían la comprensión de los científicos sobre la forma en que vivían y morían estas aves.


Fuentes

Frontiers | Yan Zhao et al., Taphonomic analysis of the exceptional preservation of early bird feathers during the Early Cretaceous period in Northeast China, Frontiers in Earth Science (2023). DOI: 10.3389/feart.2022.1020594


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.