Encuentran una extraña fosa común neolítica de hace 7.000 años llena de esqueletos sin cabeza

La fosa con los esqueletos descubiertos | foto Prof. Dr. Martin Furholt, Institute for Pre- and Protohistoric Archaeology/Kiel University

Durante una excavación realizada el año pasado en Vráble (Eslovaquia), arqueólogos del Centro de Investigación en Colaboración (CRC) 1266 de la Universidad de Kiel (CAU) y del Instituto Arqueológico de la Academia Eslovaca de Ciencias (Nitra) se toparon con un hallazgo espectacular: Los restos de 38 individuos aparecieron en una zanja que rodeaba el asentamiento. Sus esqueletos, bien conservados, estaban amontonados y a todos les faltaba la cabeza, a excepción de un niño pequeño.

Cómo, cuándo y por qué les quitaron la cabeza a estas personas son cuestiones centrales para futuras investigaciones. Ya el año pasado, el equipo había descubierto allí esqueletos sin cabeza. Suponíamos que íbamos a encontrar más esqueletos humanos, pero esto superó todas las expectativas, informa el director del proyecto, el Prof. Dr. Martin Furholt.

El yacimiento de Vráble-Vešlke Lehemby (5250-4950 a.C.) fue uno de los mayores asentamientos del Neolítico Temprano en Europa Central y ha sido objeto de investigación del CRC 1266 durante varios años. Los artefactos arqueológicos están asociados a la Cultura de la cerámica de bandas (LBK).

37 esqueletos sin cabeza; aquí hay dos de ellos tumbados de frente. Los científicos aún no tienen claro cómo, cuándo y por qué se quitaron las cabezas | foto Dr. Till Kühl, Instituto de Arqueología Prehistórica y Protohistórica/Universidad de Kiel

Mediante mediciones geomagnéticas se identificaron 313 casas en tres aldeas vecinas. Hasta 80 casas estaban habitadas al mismo tiempo, una densidad de población excepcional para este periodo. El suroeste de los tres asentamientos estaba rodeado por un doble foso de 1,3 kilómetros de longitud y, por tanto, separado de los demás. Algunas zonas estaban reforzadas con empalizadas, que no deben interpretarse como una estructura defensiva, sino más bien como una delimitación de la zona del poblado.

Durante las excavaciones del verano de 2022, el equipo eslovaco-alemán descubrió los restos de al menos 38 individuos, repartidos en una superficie de unos 15 metros cuadrados. Uno encima del otro, uno al lado del otro, estirados boca abajo, agachados de lado, de espaldas con las extremidades extendidas… la posición de los esqueletos no sugiere que los muertos fueran enterrados cuidadosamente. Por el contrario, las posiciones sugieren que la mayoría de ellos fueron arrojados o rodaron hasta la zanja. A todos ellos, a excepción de un bebé, les falta la cabeza, incluida la mandíbula inferior. En las fosas comunes con una posición poco clara, la identificación de un individuo suele basarse en el cráneo, por lo que para nosotros el hallazgo de este año representa una situación de excavación especialmente difícil, afirma Martin Furholt.

El yacimiento de Vráble-Vešlke Lehemby comprendía tres poblados vecinos en el Neolítico. Los esqueletos se encontraron en las zanjas que rodean el poblado suroccidental | foto Karin Winter, Instituto de Arqueología Prehistórica y Protohistórica/Universidad de Kiel

Mientras se recuperaban los esqueletos, empezaron a surgir las primeras preguntas: ¿Fueron asesinados violentamente, tal vez incluso decapitados? ¿Cómo y cuándo se extrajeron las cabezas? ¿O la extracción de las cabezas tuvo lugar después de la descomposición de los cadáveres? ¿Existen indicios de las causas de la muerte, como enfermedades? ¿En qué orden fueron colocados en la zanja, pudieron morir al mismo tiempo? ¿O no se trata de un único enterramiento masivo, sino del resultado de varios acontecimientos, tal vez incluso a lo largo de varias generaciones? Ya existen algunas pistas para responder a estas preguntas.

Varios huesos individuales fuera de posición anatómica sugieren que la secuencia temporal podría haber sido más compleja. Es posible que los cuerpos ya esqueléticos fueran empujados hacia el centro de la fosa para hacer sitio a otros nuevos, explica la Dra. Katharina Fuchs, antropóloga de la Universidad de Kiel. En algunos esqueletos se conserva la primera vértebra cervical, lo que indica una cuidadosa extirpación de la cabeza y no una decapitación en el sentido violento y despiadado; pero todo esto son observaciones muy preliminares que quedan por confirmar con nuevas investigaciones.

Una parte importante de la investigación ulterior consiste en averiguar más cosas sobre los muertos. ¿Tenían una edad similar o representan una muestra representativa de la sociedad? ¿Estaban emparentados entre sí o con otros muertos de Vráble? ¿Eran lugareños o venían de lejos? ¿Tenían una dieta similar? ¿Puede deducirse algún significado social del tratamiento de los muertos?

Los esqueletos yacían desordenados y en distintas posiciones en una superficie de 15 metros cuadrados | foto Dr. Till Kühl, Instituto de Arqueología Prehistórica y Protohistórica/Universidad de Kiel

Las respuestas sólo pueden encontrarse en la interacción de investigaciones arqueológicas y osteológicas detalladas, análisis de ADNa, datación por radiocarbono y análisis de isótopos estables. La red de investigación interdisciplinar de Kiel de la Academia Johanna Mestorf, el CRC 1266 y el Cluster de Excelencia ROOTS, en colaboración con la Academia de Ciencias Eslovaca de Nitra, ofrece excelentes condiciones para esta investigación ulterior. Otras consideraciones sobre el significado y la interpretación sólo tienen sentido a partir de los resultados de una investigación interdisciplinar de este tipo.

Puede parecer obvio suponer una masacre con sacrificios humanos, quizá incluso en relación con ideas mágicas o religiosas. Los conflictos bélicos también pueden desempeñar un papel, por ejemplo, conflictos entre comunidades aldeanas, o incluso dentro de este gran asentamiento. ¿Fueron estas personas víctimas de cazadores de cabezas, o practicaban sus compañeros de aldea un culto especial a la muerte que nada tenía que ver con la violencia interpersonal? Hay muchas posibilidades y es importante permanecer abiertos a nuevas ideas y percepciones. Pero es indiscutible que este hallazgo es absolutamente único en el Neolítico europeo hasta la fecha, afirma la Dra. Maria Wunderlich, directora del proyecto.

Las campañas de excavación de los últimos años ya revelaron otra característica única de Vráble-Vežlke Lehemby: Los inusuales hallazgos de restos humanos. Además de las tumbas regulares con ajuar funerario en la periferia del asentamiento y junto a las casas, en las zanjas que rodean el asentamiento en la zona de varias puertas salieron a la luz algunos esqueletos enteros y parciales, tanto con cabeza como sin ella. Los hallazgos de esqueletos humanos en zanjas son bien conocidos en el Neolítico temprano, pero el patrón de cabezas desaparecidas es completamente nuevo. Si los primeros hallazgos de esqueletos sin cabeza ya supusieron un rompecabezas para el equipo internacional, el descubrimiento de este año representa una dimensión aún mayor.


Fuentes

Kiel University