Un estudiante indio de doctorado de la Universidad de Cambridge ha resuelto por fin un problema gramatical que ha frustrado a los estudiosos del sánscrito desde el siglo V a.C. Rishi Rajpopat ha hecho el descubrimiento descifrando una regla enseñada por el «padre de la lingüística» Pāṇini.

El descubrimiento permite «derivar» cualquier palabra sánscrita -construir millones de palabras gramaticalmente correctas, como «mantra» y «gurú»- utilizando la venerada «máquina lingüística» de Pāṇini, considerada uno de los mayores logros intelectuales de la historia.

Destacados expertos en sánscrito han calificado de «revolucionario» el descubrimiento de Rajpopat, que podría permitir por primera vez enseñar la gramática de Pāṇini a un ordenador.

Página de una copia del siglo XVIII de la Dhātupāṭha de Pāṇini (MS Add.2351) conservada en la Biblioteca de la Universidad de Cambridge | foto Cambridge University Library

Durante la investigación de su tesis doctoral el Dr. Rajpopat descifró un algoritmo de 2.500 años de antigüedad que permite, por primera vez, utilizar con precisión la «máquina del lenguaje» de Pāṇini.

El sistema de Pāṇini -4.000 reglas detalladas en su obra cumbre, el Aṣṭādhyāyī, que se cree que fue escrito alrededor del año 500 a.C.- está pensado para que funcione como una máquina. Introduce la base y el sufijo de una palabra y la convierte en palabras y frases gramaticalmente correctas mediante un proceso paso a paso.

Hasta ahora, sin embargo, había un gran problema. A menudo, dos o más de las reglas de Pāṇini se aplican simultáneamente en el mismo paso, por lo que los expertos se debaten sobre cuál elegir.

Para resolver los llamados «conflictos de reglas», que afectan a millones de palabras sánscritas, incluidas ciertas formas de «mantra» y «gurú», se necesita un algoritmo. Pāṇini enseñó una metarregla para ayudarnos a decidir qué regla debe aplicarse en caso de «conflicto de reglas», pero durante los últimos 2.500 años los eruditos han malinterpretado esta metarregla, lo que significa que a menudo acababan con un resultado gramaticalmente incorrecto.

En un intento de solucionar este problema, muchos eruditos desarrollaron laboriosamente cientos de metarreglas más, pero el Dr. Rajpopat demuestra que éstas no sólo son incapaces de resolver el problema en cuestión -todas producen demasiadas excepciones-, sino que además son completamente innecesarias. Rajpopat demuestra que la «máquina del lenguaje» de Pāṇini es «autosuficiente».

Retrato hipotético de Panini | foto Srinithi111 en Wikimedia Commons

Según Rajpopat Pāṇini tenía una mente extraordinaria y construyó una máquina sin parangón en la historia de la humanidad. No esperaba que añadiéramos nuevas ideas a sus reglas. Cuanto más jugueteamos con la gramática de Pāṇini, más se nos escapa.

Tradicionalmente, los estudiosos han interpretado la metarregla de Pāṇini en el sentido de que, en caso de conflicto entre dos reglas de igual fuerza, gana la que viene después en el orden serial de la gramática.

Rajpopat rechaza esto, argumentando en su lugar que Pāṇini quería decir que entre las reglas aplicables a los lados izquierdo y derecho de una palabra respectivamente, Pāṇini quería que eligiéramos la regla aplicable al lado derecho. Empleando esta interpretación, Rajpopat descubrió que la máquina lingüística de Pāṇini producía palabras gramaticalmente correctas casi sin excepciones.

Tomemos «mantra» y «gurú» como ejemplos. En la frase ‘devāḥ prasannāḥ mantraiḥ‘ (‘Los dioses [devāḥ] se complacen [prasannāḥ] por los mantras [mantraiḥ]’) nos encontramos con un conflicto de reglas al derivar mantraiḥ (‘por los mantras’). La derivación comienza con ‘mantra + bhis‘. Una regla es aplicable a la parte izquierda ‘mantra‘ y la otra a la parte derecha ‘bhis‘. Debemos elegir la regla aplicable a la parte derecha ‘bhis‘, lo que nos da la forma correcta ‘mantraiḥ‘.

Y en la oración ‘jñānaṁ dīyate guruṇā‘ (‘El conocimiento [jñānaṁ] es dado [dīyate] por el guru [guruṇā]’) encontramos conflicto de reglas al derivar guruṇā (por el guru). La derivación comienza con ‘guru + ā‘. Una regla es aplicable a la parte izquierda ‘guru‘ y la otra a la parte derecha ‘ā‘. Debemos elegir la regla aplicable a la parte derecha ‘ā‘, lo que nos da la forma correcta ‘guruṇā‘.

El Dr. Rishi Rajpopat | foto Rahil Rajpopat

Seis meses antes de que Rajpopat hiciera su descubrimiento, su supervisor en Cambridge, Vincenzo Vergiani, profesor de sánscrito, le dio un consejo clarividente: Si la solución es complicada, probablemente estás equivocado.

Según Rajpopat tuve un momento eureka en Cambridge. Después de 9 meses intentando resolver este problema, estaba casi a punto de dejarlo, no llegaba a ninguna parte. Así que cerré los libros durante un mes y me dediqué a disfrutar del verano, nadando, montando en bicicleta, cocinando, rezando y meditando. Luego, a regañadientes, volví al trabajo y, en cuestión de minutos, al pasar las páginas, empezaron a surgir estos patrones y todo empezó a tener sentido. Quedaba mucho trabajo por hacer, pero había encontrado la mayor parte del rompecabezas.

Durante las semanas siguientes estaba tan emocionado que no podía dormir y me pasaba horas en la biblioteca, incluso en mitad de la noche, para comprobar lo que había encontrado y resolver problemas relacionados. Ese trabajo me llevó otros dos años y medio.

El profesor Vincenzo Vergiani dijo: Mi alumno Rishi lo ha descifrado: ha encontrado una solución extraordinariamente elegante a un problema que ha dejado perplejos a los estudiosos durante siglos. Este descubrimiento revolucionará el estudio del sánscrito en un momento en que el interés por esta lengua va en aumento.

El sánscrito es una lengua indoeuropea antigua y clásica del sur de Asia. Es la lengua sagrada del hinduismo, pero también el medio a través del cual se han transmitido durante siglos gran parte de la ciencia, la filosofía, la poesía y otra literatura profana más importantes de la India. Aunque hoy sólo lo hablan en la India unas 25.000 personas, el sánscrito tiene una importancia política creciente en el país y ha influido en muchas otras lenguas y culturas de todo el mundo.

Manuscrito de corteza de abedul de Cachemira del Rupavatara, un libro de gramática basado en la gramática sánscrita de Panini. Fue compuesto por Dharmakirti, un monje budista de Ceilán | foto Wellcome Images en Wikimedia Commons

Según Rajpopat parte de la sabiduría más antigua de la India se ha producido en sánscrito y aún no comprendemos del todo lo que consiguieron nuestros antepasados. A menudo nos han hecho creer que no somos importantes, que no hemos aportado lo suficiente. Espero que este descubrimiento infunda a los estudiantes de la India la confianza, el orgullo y la esperanza de que ellos también pueden lograr grandes cosas.

Una de las principales consecuencias del descubrimiento del Dr. Rajpopat es que, ahora que tenemos el algoritmo que ejecuta la gramática de Pāṇini, podríamos enseñar esta gramática a los ordenadores.

Los informáticos que trabajan en el Procesamiento del Lenguaje Natural abandonaron los enfoques basados en reglas hace más de 50 años, dice Rajpopat, así que enseñar a los ordenadores a combinar la intención del hablante con la gramática basada en reglas de Pāṇini para producir habla humana sería un hito importante en la historia de la interacción humana con las máquinas, así como en la historia intelectual de la India.


Fuentes

University of Cambridge | Rajpopat, R. (2021). In Pāṇini We Trust: Discovering the Algorithm for Rule Conflict Resolution in the Aṣṭādhyāyī (Doctoral thesis). doi.org/10.17863/CAM.80099


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.