Una enigmática estructura circular ha sido descubierta por arqueólogos de la misión de la Universidad de Pisa en el centro-norte de Turquía, en el yacimiento arqueológico de Uşaklı Höyük, situado en el corazón de la meseta de Anatolia.

El descubrimiento, junto con otros realizados en campañas de excavación anteriores, podría ayudar a confirmar que el yacimiento es efectivamente la antigua ciudad sagrada de Zippalanda.

La interpretación de esta estructura circular, explica el profesor Anacleto D’Agostino, de la Universidad de Pisa, que dirige las excavaciones, es muy difícil por el momento y será necesario ampliar los trabajos para hacerse una idea de lo que hay a su alrededor.

Su ubicación al norte de lo que probablemente sea el templo principal de la ciudad, no lejos del río que fluye cerca de la base de las murallas, añade D’Agostino, sin embargo, nos hace inclinarnos por una interpretación ritual de este hallazgo, cuya importancia viene dada también por el hecho de que no hay documentados otros similares en otros yacimientos contemporáneos.

La estructura circular descubierta | foto Emanuele Taccola/Università di Pisa

De ser así, concluye el director de la excavación, esta estructura, junto con los demás hallazgos descubiertos a lo largo de los años, contribuiría a reforzar la identificación de Uşaklı con la importante ciudad hitita de Zippalanda, centro de culto de un poderoso dios de la Tormenta, sede de un santuario y de una residencia real, y mencionada en varios festivales a los que asistía el rey.

El Dios de la Tormenta de Zippalanda, hijo del gran Dios de la Tormenta de Hatti y de la Diosa del Sol de Arinna o, en otros textos, del Dios de la Tormenta del Cielo y de la Diosa del Sol de la Tierra, se menciona como testigo en los tratados y en la lista de deidades que reciben tributo de Alašiya (Chipre), así como destinatario de ofrendas de animales salvajes por parte de ciertas categorías de personal, como los hombres ḫapeš o hombres lobo.

El importante descubrimiento se realizó durante la campaña de 2022 de la misión arqueológica internacional dirigida por la Universidad de Pisa. La campaña también sacó a la luz los restos de una gran muralla escalonada que rodeaba la ciudadela de la Edad del Hierro y algunas tumbas de la Antigüedad tardía.

En quince años de investigaciones y excavaciones, el trabajo de los arqueólogos ha permitido que resurjan restos de edificios monumentales y fragmentos de tablillas con inscripciones cuneiformes, contribuyendo a la reconstrucción de un periodo de primera importancia para Oriente Próximo y la cuenca oriental del Mediterráneo, cuando los hititas, población que hablaba una lengua perteneciente a la familia de lenguas indoeuropeas, hicieron su aparición entre los protagonistas de la gran historia, constituyendo el poderoso reino de Hatti.

Restos del templo | foto Emanuele Taccola/Università di Pisa

Las arquitecturas y materiales hallados durante las excavaciones, cuya consistencia y calidad no sólo hacen cada vez más sólida la identificación entre Uşaklı Höyük y la ciudad sagrada de Zippalanda, sino que también muestran cómo este yacimiento estuvo ampliamente ocupado desde finales de la Edad del Bronce Antiguo hasta el periodo romano-bizantino, con esporádicos vestigios más recientes que llegan hasta el periodo otomano.

Las excavaciones abarcaron cinco zonas diferentes situadas en distintos puntos del yacimiento y relacionadas con restos de distintos periodos. En la zona G, sobre un grueso terraplén de tierra que debe estar relacionado con la construcción de las murallas de la ciudad del II milenio a.C., que aún no sabemos si son de la Edad del Bronce Media o Tardía, se sacaron a la luz tumbas de cista con esqueletos bien conservados y una cuba enlucida para la producción de vino.

En la base de la ciudadela, en la ladera norte, prosiguió la excavación de la muralla escalonada datada en la Edad del Hierro. Se trata de una estructura particular que forma parte del sistema de contención y fortificación de taludes ya documentado en otras zonas excavadas en años anteriores y que se reestructuró repetidamente en relación con los programas de construcción relativos a la parte superior de la ciudadela. Los elementos comunes con otras construcciones de época frigia sugieren una datación del sistema de murallas que rodea la ciudadela a partir del siglo VIII a.C. y que se extiende, con los diversos reajustes, hasta los periodos aqueménida y posiblemente helenístico.

foto Emanuele Taccola/Università di Pisa

En el transcurso de la última campaña, se hicieron mayores esfuerzos para investigar más a fondo el nivel del periodo hitita en la parte llana del yacimiento, la llamada terraza, a los pies de la ciudadela. En la zona A, las excavaciones están sacando a la luz el imponente Edificio II, del que se conservan los cimientos y un enorme sótano formado por muros construidos con grandes bloques de granito desbastados (de entre 2 y 3,5 metros de grosor), así como gran parte de un suelo de mosaico de piedra que representa el testimonio más antiguo de este tipo de construcción en Oriente Próximo y quizá en el Mediterráneo oriental. Su planta, articulada en bloques de compartimentos yuxtapuestos, no simétricos y de perímetro irregular, encuentra comparaciones con templos hititas más antiguos. Aquí se ha identificado el límite norte del edificio y un espacio abierto situado inmediatamente al norte.

No lejos del templo, en la zona de excavación denominada F, se realizó un interesante descubrimiento durante la última campaña, ampliando la nueva zona de excavación abierta en 2021. Aquí surgió una estructura circular de piedra, cuya base descansa sobre un terreno irregular, en fuerte pendiente y en relación con un espacio abierto pavimentado. Lo peculiar es que está rellena en su interior de sucesivas acumulaciones de tierra que contienen gran cantidad de restos óseos de animales y fragmentos de cerámica; mientras que, en el exterior, una progresiva reconstrucción de pavimento y tierra batida en relación con la pared curva indican un uso prolongado en el tiempo. La interpretación de la estructura es muy difícil por el momento, a la espera de una ampliación de las obras que nos permita hacernos una idea de lo que la rodea. No se han documentado hallazgos similares en otros yacimientos contemporáneos ni en Anatolia en general.

Podría tratarse de un bothros destinado a recibir ofrendas para alguna deidad o, al menos, de un espacio especial delimitado por el muro curvo. Lo único a lo que se parece vagamente es a la fosa nigromántica hallada en Tell Mozan, antigua Urkesh, en el norte de Siria, denominada «abi» en las fuentes hurritas, pero datada a finales del III milenio a.C. Buscando algunas pistas en las fuentes escritas hititas -cosa que hizo Giulia Torri, historiadora hitita de la misión-, existe un ritual, descrito en el texto CTH 477, celebrado cerca de la orilla del río, en un bosque y luego en el jardín de una «casa» o templo que sirve para proteger la vida de la pareja real, durante el cual se sacrifican diversos animales (ovejas, cabras, corderos, toros) y parte de ellos dentro de una fosa excavada en la tierra (la fosa es «hattessar» y debe tener una forma específica). El ritual hace referencia al dios de la Tormenta de Zippalanda, que normalmente nunca aparece en los rituales mágicos, mencionado aquí junto con el dios de la Tormenta del Cielo y la diosa del Sol de la Tierra.

foto Emanuele Taccola/Università di Pisa

La ubicación de la estructura circular al norte del Edificio II, el probable templo principal de la ciudad de época hitita, no lejos del río que fluye cerca de la base de las murallas y la identificación propuesta de Uşaklı con la ciudad sagrada hitita de Zippalanda representan pistas adicionales que podrían contribuir a una interpretación ritual del hallazgo. Habrá que esperar a la próxima campaña de excavaciones para obtener una respuesta a las distintas hipótesis. Con la ampliación de la zona de excavación, la comprensión del contexto en el que se encuentra la estructura circular y el estudio de los huesos de animales hallados en su interior, dispondremos de más información para reconstruir una imagen más clara y formular una interpretación correcta del hallazgo.

El proyecto arqueológico de la Misión Italo-Turca en Anatolia Central (Proyecto Arqueológico Uşaklı Höyük), que comenzó en 2008 y en el que participa la Universidad de Pisa, es el único dirigido por Italia que trabaja sobre un asentamiento hitita en la zona que fue primero el centro del reino y luego del imperio.

El proyecto funciona gracias a una concesión de diez años de la Dirección General de Patrimonio Cultural y Museos del Ministerio de Cultura y Turismo de la República de Turquía. Financiado, para el año 2022, por el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación Internacional, la Universidad de Pisa, la Fondazione Oriente Mediterraneo y la Universidad de Florencia, cuenta con la participación de arqueólogos, filólogos, investigadores y estudiantes de las Universidades de Pisa, Florencia, Siena, Yozgat Bozok, UCL Londres, Hacettepe Ankara y de Salento, coordinados por Anacleto D’Agostino (Pisa), Valentina Orsi (Siena), Stefania Mazzoni y Giulia Torri (Florencia), Yagmur Heffron (Londres), Demet Taşkan (Yozgat Bozok), Yılmaz Selim Erdal (Ankara) y Claudia Minniti (Salento).


Fuentes

Università di Pisa


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.