Drususstein, el único monumento funerario romano al norte de los Alpes

El Drususstein | foto Grotevriendelijkereus en Flickr

En el recinto de la ciudadela de Maguncia, Alemania, se alza un singular bloque de mampostería de casi 20 de altura. Aunque por su aspecto podría parecer una construcción medieval, en realidad se trata de los restos de un edificio romano.

No obstante durante mucho tiempo nadie supo para que servía ni por qué había sido construido. Ya a principios de la Edad Media se le despojó de su revestimiento exterior (quizá para ser aprovechado en otras construcciones), y se sabe que en el siglo XVI sirvió como torre de vigilancia formando parte de las fortificaciones de la ciudad.

Fue en ese momento cuando la estructura, que originalmente era maciza, se ahuecó para instalar en su interior una escalera de caracol que conducía desde una puerta lateral hasta una abertura en la parte superior.

El Drususstein en 2011 | foto Martin Bahmann en Wikimedia Commons

Hoy se sabe que el edificio es el cenotafio construido por los legionarios al mando de Druso, tras la muerte de este en el año 9 a.C., en la Mogontiacum romana, la actual Maguncia en la orilla derecha del Rin. Por ello se le denomina Drususstein (piedra de Druso) en alemán.

Hay que aclarar que un cenotafio es un monumento funerario, pero no una tumba, que se erige en honor de una persona o grupo de personas. En el caso del Drususstein, las excavaciones arqueológicas no revelaron ningún enterramiento en su interior, ya que las cenizas de Druso fueron llevadas a Roma y depositadas en el Mausoleo de Augusto.

Parte posterior del cenotafio | foto Carole Raddato en Wikimedia Commons

Druso (Nerón Claudio Druso Germánico) era hijo adoptivo de Augusto y hermano, cuatro años menor, de Tiberio (ambos hijos de la tercera esposa de Augusto, Livia, con su anterior marido Tiberio Claudio Nerón). Casado con Antonia la Menor (hija de Marco Antonio y Octavia, la hermana de Augusto), Druso sería padre del emperador Claudio, abuelo de Caligula y bisabuelo de Nerón.

Pero no llegaría ni siquiera a ver a su hermano Tiberio convertido en emperador, pues falleció 22 años antes, el 14 de septiembre de 9 a.C. Días antes su caballo había resbalado, derribándole y provocando que una roca le desgarrase el muslo, que se infectó de gangrena. Su hermano Tiberio, informado de la gravedad, recorrió más de 400 kilómetros en 24 horas (gracias al sistema de postas romano) y llegó a tiempo de verle fallecer en sus brazos.

Curiosamente Druso era el favorito de Augusto para sucederle, por delante de Tiberio. Cuando murió tenía 29 años y se encontraba en Germania, en el campamento de Mogontiacum (la actual Maguncia), fundado por él mismo en el año 13 a.C. y que era la principal base estratégica para la conquista de Germania planeada por Augusto.

Otra vista del Drususstein | foto Markus Schweiss en Wikimedia Commons

Cuentan las fuentes que los propios soldados tuvieron la idea de honrar a su comandante con la construcción de un monumento permanente. El mismo Augusto sufragó los gastos de construcción del cenotafio en Mogontiacum en honor de Druso, hoy en día el único monumento funerario romano sobre el suelo conservado en su emplazamiento original al norte de los Alpes.

El ejército erigió un monumento en su honor, alrededor del cual los soldados debían hacer una carrera ceremonial cada año a partir de entonces en un día señalado, que las ciudades de la Galia debían observar con oraciones y sacrificios

Suetonio, Vida de Claudio 1.2.6
La reconstrucción de Friedrich Lehne en 1811 | foto Martin Bahmann en Wikimedia Commons

Suetonio dice que Augusto incluso escribió personalmente un epitafio que fue inscrito en el cenotafio, y que desapareció con el revestimiento perdido del monumento.

Y no contento con esculpir una inscripción laudatoria en su tumba en versos de su propia composición, Augusto también escribió una memoria de su vida en prosa.

Suetonio, Vida de Claudio 1.2.10

El Drususstein se encuentra en la colina Jakobsberg, al sur del casco antiguo de Maguncia, en una posición dominante sobre la moderna ciudad. En la segunda mitad del siglo XVII, la construcción en este lugar de la ciudadela fortificada de estilo barroco, incluyó el antiguo cenotafio en el bastión puntiagudo del sur, llamado por ello Bastión Druso.

Estado original y reconstrucción en 1842 | foto Dionis Wasserburg en Wikimedia Commons

En el momento de su construcción original, el campamento romano estaba a unos 800 metros en dirección noroeste, mientras que el campo intermedio entre ambos era probablemente una zona de entrenamiento para los soldados. A unos 340 metros al noreste está el teatro en el que, según las fuentes, se llevaban a cabo actos de homenaje a Druso anualmente.

Hasta el siglo XVIII, en que se llevaron a cabo labores de apuntalamiento de la estructura y quedaron a la vista la base y los cimientos de Drususstein, no se supo que se trataba de una construcción romana. Al mismo tiempo, fruto del auge de nuevas construcciones, empezaron a aparecer por toda la ciudad restos de su pasado romano.

Lo que queda hoy en día es solo la estructura interior del monumento con forma cilíndrica y 21 metros de altura en su parte noreste. La base cuadrada solo es parcialmente visible por haber quedado semienterrada. La parte superior del cenotafio no se ha conservado y los investigadores solo pueden suponer como era por comparación con otras estructuras similares de la arquitectura funeraria romana.

El Drususstein en la actualidad | foto Dāvis Kļaviņš en Flickr

A lo largo de su historia el cenotafio sufrió diversos avatares, intentos de demolición y modificaciones. De ellas aun es visible la puerta que se practicó a una altura de 3,15 metros en el lado noreste, y que da a un pasadizo que conduce a la escalera de caracol, de 69 peldaños de arenisca, para cuya construcción se vació el núcleo interior de hierro fundido.

También algunas propuestas de reconstrucción, comenzando por la de 1811 de Friedrich Lehne, que proponía una altura de 30 metros con el edificio coronado por un remate semicircular con un águila. En 1839 Nikolaus Müller propuso una estructura de diferentes proporciones a la de Lehne, con el añadido de numerosas figuras, frisos y una inscripción conmemorativa de Druso en la que se nombra a las legiones XIV (o XIIII) y XVIII como constructoras.

Johannes Ledroit en 1931 y Heinz Leitermann en 1962 asumían la propuesta de Lehne y el remate con el águila, así como la inscripción.


Fuentes

Suetonio, Vida de Claudio | Mainz-Tourismus | Festung Mainz | Initiative Zitadelle Mainz | Landeshauptstadt Mainz | Wikipedia