Lisboa se sitúa en los últimos tiempos como una de las ciudades más cosmopolitas y más visitadas de toda Europa por todos sus lugares con encanto que no puedes dejar de visitar. A su vez, es una de las ciudades que tiene un mejor tiempo durante todo el año y más estable, por lo que, a pesar de contar con una temporada alta, puede ser visitada en cualquier estación.

Lisboa por tanto se convierte en unos de los destinos que debes tener en cuanto al emprender un viaje, tanto si es una escapada en familia, en pareja o incluso para descubrirse a uno mismo. 

Para viajes familiares descubrirás que hay multitud de monumentos y lugares interesantes que visitar incluso para los más pequeños. Además, Portugal en general cuenta con una muy buena gastronomía en donde, además de los productos originarios de su país, podrás encontrar comidas de la dieta mediterránea y otros países.

Así pues, también será un buen destino para visitar en pareja, y es que las calles con parades de distintos colores, la orilla del río Tajo, o las impresionantes puestas de sol en la Torre de Belém, serán lugares fantásticos para compartir con esa persona que quieres. Y si por el contrario, prefieres hacer un viaje en solitario, en Lisboa encontrarás una ciudad abierta que te acogerá con los brazos abiertos y donde poder realizar multitud de planes variados. 

Una Lisboa diferente

Si todo esto que te hemos contado sobre la capital del país luso ha llamado tu atención, debes saber que reservar tu próximo viaje a Lisboa será una de las mejores opciones. Además, aquí te ofrecemos algunas alternativas para visitar la ciudad de una forma diferente y para descubrir una Lisboa que hasta ahora no habías visto. 

Pasea en barco por Lisboa

Tanto si vas a visitar la capital del país vecino solo, en pareja o en familia, una de las mejores formas de hacerlo es en un paseo en barco por Lisboa.

De esta forma, recorrerás toda la orilla del río Tajo viendo espectaculares paisajes desde donde podrás conocer desde una visión distinta los monumentos más importantes de la ciudad.

El viaje en barco te llevará a recorrer las aguas del río Tajo comenzando en la Plaza del Comercio, uno de los lugares más turísticos de la ciudad. Aquí el final de la tan famosa plaza, se une al río Tajo formando unos metros de arena donde turistas y locales viven atardeceres mágicos.

Foto pixabay.com

Desde aquí, el viaje en barco continúa descubriendo el resto de lugares que encontramos a nuestro paso desde la Plaza del Comercio hasta el final de la desembocadura del río Tajo, como el Puente 25 de abril. Se trata de un impresionante puente colgante, que une las dos partes de Lisboa a través de casi 2 kilómetros. Su aspecto lo ha convertido en todo un símbolo de la ciudad portuguesa.

Desde nuestro barco también divisaremos la estatua del Santuario de Cristo Rey, al lado izquierdo de la ciudad. Este Cristo Rey es uno de los más altos del mundo, y recuerda al que podemos encontrar en Río de Janeiro.

Continuando el viaje por el río Tajo, podremos llegar hasta la Plaza de los Descubrimientos, ya en la región de Belém. Es aquí donde también podremos encontrar el Faro de Belém y la Torre de Belém.

Esta última, la Torre de Belém, finaliza el viaje por la orilla del río Tajo, y muestra una de las dos torres que se construyeron como símbolo del poder comercial de la ciudad de Lisboa. A día de hoy, solo queda una de ella, lugar en el que se concentra multitud de turistas para ver las impresionantes vistas que unen Lisboa, la Torre de Belém, y su unión con el mar.

En definitiva, Lisboa es una ciudad preciosa para visitar, pero sin duda si quieres tener un recuerdo mágico de ella, descúbrela de una forma diferente e inolvidable con un paseo en barco por Lisboa.


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.