El yacimiento de la antigua ciudad de Gortina esta situado en la parte central de la isla de Creta, cerca de la costa sur y a unos 45 kilómetros de la capital Heraclión. En la Antigüedad fue tan importante que durante siglos le disputó la hegemonía a la mismísima Cnosos. Incluso Homero la menciona en el catálogo de las naves de la Ilíada.

En el año 1857 se encontraban realizando investigaciones en la zona los arqueólogos franceses Louis Thénon y Georges Perrot, quienes se percataron que una piedra utilizada en la construcción de un molino llevaba una singular inscripción. La adquirieron para enviarla al Museo del Louvre, donde se encuentra actualmente.

Veintiún años más tarde, en 1878, el arqueólogo Bernard Haussoullier fue enviado por la Escuela Francesa de Atenas en una misión científica a la isla de Creta. Incrustadas en el muro de la casa contigua al mismo molino encontró otras dos placas con inscripciones.

El arqueólogo Federico Halbherr estudiando la inscripción | foto dominio público en Wikimedia Commons

El hallazgo despertó gran interés en Europa, por lo que al año siguiente se desplazaron hasta el lugar los epigrafistas Ernst Frabricius, del Instituto Arqueológico Alemán, el arqueólogo italiano Federico Halbherr, y el arqueólogo griego J. Hazzidakis, que sirvió de enlace con las autoridades otomanas que entonces gobernaban la isla.

Desviaron el agua del molino y comenzaron las excavaciones, que se fueron extendiendo al campo vecino. Para 1884 ya habían sacado a la luz buena parte del yacimiento de la antigua ciudad y Halbherr había encontrado más placas con inscripciones, formando cuatro columnas.

La inscripción en la actualidad, en los muros del odéon romano | foto Olaf Tausch en Wikimedia Commons

Posteriormente Fabricius encontró 8 columnas más con el resto de las placas. Estaban incrustadas en el muro exterior de los restos de un odeón romano. En el momento del hallazgo se las consideró el mayor descubrimiento arqueológico del siglo XIX.

Antes de ser incorporadas al muro de este teatro en el siglo I a.C. las 30 placas que formaban la inscripción fueron numeradas con números griegos, y se disponían en 12 columnas que fueron numeradas con números romanos.

Resultó ser una de las inscripciones más largas que se conservan de la antigüedad griega, y su contenido es una recopilación de las leyes de la antigua ciudad-estado de Gortina. Fue creada en el siglo V a.C., entre 500 y 450 a.C. y se cree que originalmente debió estar colocada en el muro circular de un edificio público que se utilizaba como bouleuterión (reunión de la asamblea de ciudadanos), en el ágora de la ciudad.

El yacimiento de la ciudad de Gortina y el odeón romano | foto Marc Ryckaert (MJJR) en Wikimedia Commons

En el siglo I a.C. los romanos construyeron el odeón en el mismo lugar donde antes estaba el bouleuterión, y colocaron la inscripción en su muro. Hoy se considera la inscripción de Gortina como el más antiguo y completo código legal griego que ha sobrevivido de la Antigüedad, y el único corpus de derecho griego antiguo fuera de Atenas.

Se compone de 12 columnas rectangulares de 1,5 metros de alto, cada una con entre 53 y 56 líneas, lo que da un total de 621 líneas. El conjunto alcanza una longitud de 9 metros. No obstante, hay evidencias de debió contener más placas, hoy perdidas.

Detalle de las leyes de Gortina | foto Zde en Wikimedia Commons

La inscripción está escrita en dialecto dórico y en bustrófedon, esto es, una línea de izquierda a derecha y la siguiente de derecha a izquierda y así sucesivamente. En su contenido determina los derechos de los ciudadanos, de los esclavos y de los extranjeros, establece los derechos de las mujeres en caso de divorcio, y regula cuestiones relativas a las herencias y custodia de los hijos.

Si marido y mujer se divorcian, ella tendrá lo que haya llevado al matrimonio, y la mitad del producto, si lo hay, de sus propios bienes, y la mitad de lo que haya tejido (ganado), sea lo que sea…

El también denominado en ocasiones Gran Código de Gortina comienza indicando la necesidad de acudir a los tribunales en caso de litigio y prohibe expresamente a los ciudadanos tomarse la justicia por su mano. Para resolver los conflictos los jueces deben basarse en las declaraciones de testigos, y los magistrados no pueden ser parte en un juicio.

Establece las multas por diversos asuntos, cuya cuantía varía si se trata de un hombre (o mujer) libre o de esclavos, en cuyo caso se duplica. En general regula cuestiones relacionadas con la familia y la vida cotidiana, lo que es muy útil para conocer como se vivía en aquel tiempo.

Detalle de una de las placas | foto Zde en Wikimedia Commons

El estilo que utiliza se basa principalmente en construcciones hipotéticas, donde el legislador considera las distintas posibilidades. Por ejemplo, el texto de la primera columna comienza así:

¡Dioses! Si alguien va a iniciar un proceso judicial contra un hombre libre o un esclavo, que no lo detenga antes del juicio. Si lo hace, que se le imponga una multa de diez estáteros en el caso de un hombre libre, y de cinco estáteros en el caso de un esclavo, y que se le ponga en libertad en un plazo de tres días. Pero si no lo libera, que se le imponga una multa de un estátero -si es un hombre libre- y, si es un esclavo, una dracma -por cada día adicional hasta que sea liberado-. Y que el juez determine el número de días bajo juramento.

La mayor parte de los elementos de la inscripción se conservan in situ, en el muro del odeón romano, bajo una cubierta moderna construida a propósito para su protección.


Fuentes

Ancient History Sourcebook: The Law Code of Gortyn (Crete), c. 450 BCE | Ronald F. Willets, ed., The Law Code of Gortyn | Bernard Haussoullier, Inscriptions archaïques de Gortyne (Crète) | Ilias Arnaoutoglou, Ancient Greek Laws: A Sourcebook | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.