Un equipo de arqueólogos polaco-georgiano descubrió los restos bien conservados de una antigua planta de prensado de vino junto a la fortaleza romana de Apsaros (la actual Gonio, cerca de Batumi) en Georgia. Según los arqueólogos, abastecía de esta bebida a los soldados allí destinados.

La planta de prensado estaba situada a unos cientos de metros de la guarnición. Desde el punto de vista de la normativa militar, esta zona debería estar sin urbanizar. Pero la gente siempre ha estado interesada en hacer negocios. Por eso, por ejemplo, en las inmediaciones de este y otros campamentos romanos se levantaron diversos negocios, en este caso un lagar, dijo el Dr. Radosław Karasiewicz-Szczypiorski, del Centro de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia.

Karasiewicz-Szczypiorski añadió que, a menudo, los propietarios de los negocios de los alrededores eran ellos mismos veteranos, soldados retirados que iniciaban negocios lucrativos gracias a sus buenos contactos con el mando del campo. En la fortaleza de Apsaros se encontraban probablemente tanto legionarios como tropas auxiliares, es decir, soldados sin ciudadanía romana.

Restos del lagar inmediatamente después de la retirada y limpieza del suelo | foto R. Karasiewicz-Szczypiorski

Los investigadores examinaron la instalación y, basándose en ella, pudieron incluso hacer una conjetura sobre el tipo de vino que se producía allí.

Debe haber sido vino kvevri, también producido en la actual Georgia. El vino fermentaba en vasijas de arcilla excavadas en la tierra. Esta bebida tenía un sabor muy diferente al del alcohol envejecido en barriles o tanques de acero. El vino era terroso y dulce, describió Karasiewicz-Szczypiorski.

Tinajas de vino kvevri georgiano | foto Mart Laanpere en Wikimedia Commons

La expedición polaco-georgiana está llevando a cabo investigaciones tanto dentro como fuera de los muros de la fortaleza. El lagar se descubrió fuera de ellos gracias al uso del escáner láser (LiDAR), que reveló anomalías en el terreno.

Según los investigadores, la instalación estuvo en funcionamiento en el siglo II y hasta el III, por lo que estuvo en uso en una época en la que había una guarnición romana en Apsaros. Los arqueólogos creen que el artefacto formaba parte, casi con toda seguridad, de una granja que producía vino para las necesidades locales, incluso para el ejército romano.

Cabe destacar que el edificio de la prensa tiene características estructurales típicas de la tradición vitivinícola local, pero para sellar la superficie de trabajo y el depósito de mosto se utilizó un mortero hidráulico típico de la construcción romana. El lagar es, por tanto, un testimonio del intercambio de ideas en la frontera entre el Imperio Romano y el Reino local de Iberia, subraya Karasiewicz-Szczypiorski.

Equipo polaco-georgiano durante las excavaciones | foto R. Karasiewicz-Szczypiorski

El científico señaló que el oeste de Georgia no es el mejor lugar para la producción de vino debido al clima. A pesar de ello, los antiguos decidieron hacerlo. Es un lugar más predestinado a la producción de cerveza, dijo.

Entre los éxitos de la expedición de este año, que tuvo lugar en primavera, los investigadores también incluyen el descubrimiento de un gran número de objetos utilizados para escribir e iluminar el lugar de trabajo. Con estos hallazgos, los investigadores recibieron la confirmación de las especulaciones anteriores de que el edificio encontrado en años anteriores sirvió de cuartel general de la guarnición local.

Otra vista de la fortaleza romana de Apsaros | foto w0zny en Wikimedia Commons

Las excavaciones polaco-georgianas en el fuerte romano de Apsaros están en marcha desde 2014. Es la actual Gonio, situada junto al centro de vacaciones de Batumi, en el oeste de Georgia. El proyecto de investigación ya ha realizado una serie de hallazgos significativos en forma de, entre otras cosas, un mosaico de suelo en las ruinas de la casa del comandante de la guarnición. Se trata de un descubrimiento único en Georgia. Hoy en día, Gonio es una de las principales atracciones turísticas de la zona de Batumi.

Apsaros (pues este es el nombre por el que se conocía la fortaleza entre los antiguos) se construyó hace unos 2.000 años en la frontera de la provincia romana de Capadocia. Debido a su ubicación estratégica, la fortaleza desempeñó un papel importante en el sistema de defensa de las fronteras orientales del Imperio Romano. Hoy es una pintoresca ruina.

Sólo las fortificaciones están bien conservadas. Su interior es en su mayoría un espacio vacío, con los contornos de los cimientos de los antiguos edificios visibles aquí y allá. Cerca de la fortaleza discurría la única calzada que conducía desde Cólquida (Georgia occidental) hasta las provincias romanas de Asia Menor.


Fuentes

PAP – Nauka w Polsce, Szymon Zdziebłowski


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.