Descubren que el oro de Troya, Poliojni y Ur tenía un mismo origen

Parte del Tesoro de Príamo encontrado en Troya, poco después del descubrimiento | foto dominio público en Wikimedia Commons

El oro de los objetos de Troya, Poliojni en la isla de Lemnos, situada a unos 60 kilómetros de Troya, y la Ur mesopotámica tiene el mismo origen geográfico y se comercializaba a grandes distancias.

Esta es la conclusión a la que ha llegado un equipo internacional de investigadores que, con la ayuda de un innovador método láser móvil, ha analizado por primera vez muestras de las famosas joyas de la Edad del Bronce temprana procedentes de Troya y Poliojni.

Los investigadores, dirigidos por Ernst Pernicka, de la Universidad de Tubinga y el Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn de Mannheim, y Barbara Horejs, del Instituto Arqueológico de la Academia de Ciencias de Austria (ÖAW), han publicado sus resultados en la revista Journal of Archaeological Science.

Regiones ricas en oro y distribución de joyas con cuatro pequeños motivos en espiral en la Edad del Bronce | Ilustración de Numrich et al. 2022, mapa por Ch. Schwall/ÖAI/ÖAW

Desde que Heinrich Schliemann encontró, entre otras cosas, el “Tesoro de Príamo” en Troya en 1873, el misterio del origen del oro ha quedado sin resolver. Ernst Pernicka y el equipo internacional, con la participación de la Academia Austriaca de Ciencias, han podido demostrar ahora que procedía de los llamados yacimientos secundarios, como los ríos, y que su composición química es idéntica, por un lado, a la de los objetos de oro del asentamiento de Poliojni y de las tumbas reales de la Ur mesopotámica y, por otro, también a la de objetos encontrados en Georgia. Así que debió de haber relaciones comerciales entre estas regiones tan distantes, dice Pernicka.

La investigación fue posible gracias a un láser portátil recientemente desarrollado que permitió tomar muestras de piezas de joyería en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas. Los collares, colgantes, pendientes y anillos de cuello del museo son tan valiosos que no deben ser transportados a un laboratorio ni examinados de forma que dejen daños visibles en los objetos.

Los collares (arriba a la izquierda), los pendientes (arriba a la derecha) y los llamados tutuli (abajo) formaban parte del total de 35 objetos de oro de Troya examinados por el equipo internacional de investigación | foto de Numrich et al. 2022. / Ch. Schwall/ÖAI/ÖAW

Los métodos disponibles hasta ahora han fracasado debido a al menos uno de estos obstáculos. El láser portátil, en cambio, funde un agujero tan pequeño en las piezas para su muestreo in situ en el museo que es invisible a simple vista. Posteriormente, Pernicka y su equipo del Centro de Arqueometría Curt-Engelhorn de Mannheim pudieron examinar la composición de las muestras mediante espectrometría de masas.

Además del oro, las joyas de oro históricas siempre contienen otros elementos como plata, cobre, estaño, paladio y platino. En función de la aleación, los científicos pueden crear un perfil químico claro de los hallazgos y sacar conclusiones. Por ejemplo, las altas concentraciones de estaño, paladio y platino en las joyas de Troya son un claro indicio de que el oro utilizado para ellas fue arrastrado por un río en forma de polvo de oro.

Los investigadores también pudieron comprobar que los talleres producían joyas en serie y no sólo como piezas individuales. No hay otra explicación, por ejemplo, para la idéntica proporción de platino y paladio en las placas de oro de collares del mismo tipo que se encontraron en lugares diferentes.

El orificio que el rayo del dispositivo láser móvil pLA funde en la superficie de las piezas de oro es de sólo 120 micrómetros de diámetro (0,12 mm) y tiene forma cónica (abajo). El daño en el objeto de oro sólo puede verse a través de un microscopio electrónico | foto de Numrich et al. 2022 / M. Numrich (CEZA)

El equipo de investigación examinó un total de 61 artefactos, todos ellos fechados en la Primera Edad del Bronce, entre el 2500 y el 2000 a.C. Este periodo también incluye el famoso “Tesoro de Príamo”, que Schliemann había atribuido erróneamente al mítico rey troyano de la Ilíada.

El origen del oro de las tumbas reales de Ur también había sido discutido por los expertos durante décadas. En Mesopotamia no hay yacimientos naturales de oro, por lo que se ha sospechado de Anatolia occidental, donde también se encontraba Troya, como posible región de origen. Sin embargo, hay que tener en cuenta otras regiones, con las que se ha demostrado que existen relaciones comerciales activas con Ur, afirma Pernicka.

En la Primera Edad del Bronce se utilizaban objetos sorprendentemente similares en una amplia zona geográfica, desde el Egeo hasta el Valle del Indo, en el actual Pakistán, como demuestran los estudios arqueológicos comparativos: sellos oficiales y pesas estandarizadas, pendientes con los mismos dibujos en espiral, piedras preciosas como el lapislázuli o la cornalina de color blanco anaranjado. Los nuevos datos arqueométricos abren un marco sólido y global para nuestros modelos de sociedades, sus redes y la importancia de los recursos hace unos 4.500 años, afirma Barbara Horejs, del ÖAW de Viena.

Anillos para el pelo (arriba a la izquierda), un alfiler (abajo a la izquierda), collares (en el centro) y una gargantilla (abajo a la derecha) figuran entre los 26 objetos de oro procedentes de Poliojni, en Lemnos, examinados por el equipo internacional de investigación | foto de Numrich et al. 2022. / Ch. Schwall/ÖAI/ÖAW

Los investigadores aún no han podido aclarar el origen exacto del oro de Troya sin lugar a dudas, dice Pernicka: Si observamos la proporción de oligoelementos en el oro de Troya, Poliojni y Ur, el oro de la Edad del Bronce de Georgia es el que muestra mayor correspondencia con los yacimientos mencionados. Sin embargo, aún necesitamos datos e investigaciones de otras regiones y de otros objetos para confirmar esta suposición.


Fuentes

Instituto Arqueológico Austríaco (Österreichisches Archäologisches Institut) | Moritz Numrich, Christoph Schwall, Nicole Lockhoff, Kostas Nikolentzos, Eleni Konstantinidi-Syvridi, Massimo Cultraro, Barbara Horejs, Ernst Pernicka, Portable laser ablation sheds light on Early Bronze Age gold treasures in the old world: New insights from Troy, Poliochni, and related finds. Journal of Archaeological Science, 2022. DOI:doi.org/10.1016/j.jas.2022.105694