En colaboración con un equipo de excavación iraquí, los investigadores del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania han desenterrado intrincadas tallas en la roca que tienen 2.700 años de antigüedad en Nínive, un yacimiento situado en el lado oriental del río Tigris, dentro de la ciudad de Mosul, en el norte de Irak.

Ahora, con el apoyo de la Fundación ALIPH, están trabajando para reconstruir cuidadosamente la antigua puerta Mashki de la ciudad, uno de los muchos monumentos mesopotámicos que fueron destruidos por los militantes del llamado Estado Islámico (ISIS).

A través de un proyecto de excavación, conservación y restauración dirigido por la comunidad y financiado por el Penn Museum, un equipo internacional de arqueólogos encontró siete relieves de mármol que representan escenas de guerra finamente cinceladas, montañas, vides y palmeras, un hallazgo monumental y significativo en medio de la destrucción cultural de la zona.

El equipo de excavación estadounidense-iraquí continúa su trabajo arqueológico conjunto en la Puerta Mashki de Nínive | Foto Penn Museum

Estos notables paneles antiguos, hábilmente tallados con detalles excepcionales, permanecerán en Irak, con planes para la construcción de un centro de visitantes en Nínive, lo que hará avanzar la investigación y la comprensión de la historia de la antigua Mesopotamia para las generaciones venideras.

Estos relieves, uno de los mayores descubrimientos desde el siglo XIX, están magníficamente conservados y datan de un rey asirio que gobernó Nínive del 705 al 681 a.C. Conocido por sus campañas militares, incluida una a la que se hace referencia en la Biblia, el rey Senaquerib construyó 18 puertas similares alrededor de la ciudad, pero la puerta de Mashki, la “puerta de los abrevaderos”, era importante por su acceso directo al Tigris.

Uno de los siete relieves antiguos descubiertos en la puerta Mashki de Nínive representa a guerreros enzarzados en una batalla | Foto Penn Museum

Reconstruida en la década de 1970 por la Inspección de Nínive del Consejo Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak, este prominente monumento está situado en la principal carretera norte-sur, fácilmente visible desde el lado oeste del Tigris. La puerta simboliza la profunda historia de Mosul y sigue siendo un importante lugar compartido por cristianos, judíos y musulmanes. En 2016, durante su ocupación de Irak, los militantes del ISIS utilizaron una excavadora para destruir la puerta, un intento deliberado de borrar la memoria cultural del patrimonio asirio de Irak.

Sin embargo, en medio del caos y el conflicto, estos siete relieves sobrevivieron, enterrados en una zona que aún no había sido excavada, hasta ahora. Un equipo de estudiosos y arqueólogos trabajó en colaboración con el equipo de excavación iraquí para restaurar esta pieza del patrimonio cultural de Irak: El Dr. Michael D. Danti, director del Programa de Estabilización del Patrimonio de Irak de la Universidad de Pensilvania; el Dr. Richard L. Zettler, conservador adjunto de la Sección de Oriente Próximo del Museo de Pensilvania y profesor adjunto del Departamento de Lenguas y Civilizaciones de Oriente Próximo de la Facultad de Artes y Ciencias de la Universidad de Pensilvania; el Dr. Ali al-Jabbouri, antiguo decano de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Mosul; el Dr. John MacGinnis, de la Universidad de Cambridge; y el Dr. Darren P. Ashby, director del programa de estabilización del patrimonio iraquí.

Foto Penn Museum

Lo que tratamos de hacer es preservar la diversidad cultural y proteger la libertad de expresión cultural de una manera que satisfaga las expectativas y prioridades tanto de la comunidad local como de la Junta Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak, dice el Dr. Danti, que también es académico consultor del Museo de Pennsylvania.

Su objetivo es conservar la antigua Nínive como un enorme yacimiento arqueológico dentro de una ciudad moderna, avanzando hacia su inclusión en el Patrimonio Mundial de la UNESCO para garantizar su futura preservación, así como para promover la sostenibilidad de la población de Mosul Oriental.

Para un arqueólogo, un descubrimiento de esta magnitud es un honor, una grave responsabilidad. En cierto modo, la Puerta de Mashki es un símbolo de esperanza internacional y colaboración intercultural. De las cenizas surge un ave fénix, añade el Dr. Danti.

Estos son los primeros relieves asirios que han salido de la tierra en 75 años por lo menos, explica el Dr. Zettler. Este descubrimiento añade nuevos datos y, en última instancia, hace avanzar la comprensión de la historia neoasiria en la antigua Mesopotamia.

El Dr. Michael Danti de Penn limpia uno de los siete relieves antiguos encontrados en Nínive | Foto Penn Museum

Estamos entusiasmados por la conservación en curso de este hallazgo increíblemente raro e histórico, dice el Dr. Christopher Woods, Director Williams en el Penn Museum y Profesor Avalon de Humanidades en la Escuela de Artes y Ciencias de Pensilvania, que se especializa en las antiguas lenguas y civilizaciones mesopotámicas. Animados por la Inspección de Nínive del Consejo Estatal de Antigüedades y Patrimonio de Irak para ampliar nuestro trabajo sobre el patrimonio cultural y la investigación arqueológica neoasiria en su región, el Penn Museum está entusiasmado por colaborar en este esfuerzo internacional hacia la reconciliación tras el conflicto.

En su anterior trabajo sobre el patrimonio cultural, el Dr. Zettler y el Dr. Danti han colaborado durante mucho tiempo con los funcionarios iraquíes para restaurar sitios en diversas etapas de deterioro, incluyendo Taq-i Kisra, un importante punto de referencia al sur de Bagdad.

Durante los próximos meses, las excavaciones en la Puerta de Mashki continuarán por las cámaras que quedan sin explorar, mientras el equipo trabaja en la conservación de los antiguos relieves, preparándose para compartirlos con el mundo.


Fuentes

Penn Museum (University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology)


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.