En la batalla de Himera, en el año 480 a.C., las fuerzas griegas derrotaron a los cartagineses invasores en una victoria que dio paso a un periodo de paz y prosperidad en todo el mundo. Pero aunque historiadores como Heródoto aclamaron la victoria como un triunfo del heroísmo y la fortaleza griegos, los estudios de las fosas comunes descubiertas han revelado que entre los combatientes había un número considerable de personas que no eran griegas.

Un nuevo estudio ha descubierto que los hombres que lucharon y murieron en la batalla probablemente procedían de lugares tan lejanos como la región del Báltico y la estepa euroasiática, lo que permite comprender la naturaleza de estas guerras y los desplazamientos de personas a distancias extraordinariamente largas en el mundo clásico.

El nuevo estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, analiza genómicamente a esos combatientes extranjeros. Un estudio anterior utilizó isótopos para identificar a tres cuartas partes de los individuos de las fosas comunes como «no locales».

Situación de Himera en Sicilia | foto Laurie J. Reitsema et al.

Ahora, los arqueólogos de ese estudio -entre los que se encuentran el catedrático de Genética y Biología Evolutiva Humana David Reich y las coautoras Laurie Rietsema (Universidad de Georgia) y Britney Kyle (Universidad del Norte de Colorado)- han podido realizar una inmersión en profundidad en los datos del genoma de 16 individuos de estas fosas comunes (así como de otros 38 pueblos antiguos de Sicilia). Su análisis reveló que los individuos de las fosas comunes, que se supone que eran en su mayoría mercenarios, procedían de lugares tan distantes como Ucrania, la región del Báltico (la actual Letonia) y Tracia (la actual Bulgaria), dijo Reich.

Al iniciar el estudio, ya teníamos la idea de que personas de muchas regiones debían haber participado en esta batalla, pero todavía no había ninguna pista sobre su procedencia, dijo Alissa Mittnik, co-autora que dirigió el análisis genético.

La historia no ayudó. Se escribió mucho sobre este acontecimiento a partir de los registros históricos, pero toda información histórica tiene sesgos, dijo Reich. Documentar el aparente heroísmo de los griegos en esta batalla, así como en las batallas contra los persas invasores de la misma época en Salamina y las Termópilas, el otro extremo del mundo griego, era importante para la identidad griega en este periodo.

Esquema del yacimiento arqueológico de Himera, indicando la ubicación de las fosas comunes dentro de la necrópolis occidental (la necrópolis oriental está fuera del área del mapa) | foto Laurie J. Reitsema et al.

Un aspecto de estos relatos ha sido la composición de los ejércitos. Aunque se sabe que en este periodo de tiempo se utilizaban mucho los mercenarios, los historiadores griegos no mencionaron la participación de mercenarios en Himera, dijo Mittnik. Habrían sido personas que habrían sido consideradas por los griegos como bárbaros extranjeros.

Utilizando el ADN extraído de huesos y dientes, el equipo aporta información sorprendente sobre los orígenes de estos combatientes no griegos. Tenemos datos de decenas de miles, y a veces incluso más de un millón de posiciones en el genoma, explicó Reich. Estos datos son similares en calidad a los que uno obtiene al enviar su ADN a una empresa de pruebas de ascendencia personal. Los datos permitieron al equipo comparar la ascendencia de los habitantes de la antigua Sicilia con la de otros con una «precisión exquisita», dijo Reich.

La combinación de los resultados genéticos e isotópicos nos informa sobre la ascendencia genética de las personas y nos da poderosas pistas sobre dónde crecieron. Por ejemplo, dijo, dos individuos tienen la ascendencia típica de la región del Báltico en ese momento, dos tienen la ascendencia típica de los Balcanes del Norte, y dos tienen la ascendencia típica de las estepas al norte del Mar Negro.

El color y el símbolo indican el origen geográfico y la afiliación cultural de las muestras antiguas, respectivamente. Los símbolos rodeados indican individuos con firmas de isótopos de estroncio inconsistentes con un origen en Sicilia | foto Laurie J. Reitsema et al.

Estos hallazgos arrojan luz sobre los patrones de desplazamiento a través del mundo antiguo. Esto proporciona pruebas directas de que la gente viajaba largas distancias en su vida y muestra que una motivación para tales viajes habría sido no sólo el comercio, sino la participación en la guerra, dijo Mittnik. La guerra, añadió Reich, parece haber atraído a personas de lugares especialmente lejanos.

Para Mittnik, que ha creado su propio grupo de investigación en Alemania, este trabajo encaja bien en un programa más amplio. Me interesa utilizar el ADN antiguo para conocer la dinámica de las comunidades, dijo. También trabajo en la reconstrucción de árboles genealógicos y en el estudio de patrones en estos pedigríes para saber qué pueden mostrar sobre la organización social.

Reich dijo que las posibilidades son globales. Los datos genéticos complementan los datos isotópicos y arqueológicos, y al combinarlos obtenemos una comprensión más rica y matizada del pasado.


Fuentes

The Harvard Gazette (Harvard University) | Laurie J. Reitsema, Alissa Mittnik, Britney Kyle et al., The diverse genetic origins of a Classical period Greek army. PNAS October 3, 2022, 119 (41) e2205272119, doi.org/10.1073/pnas.2205272119


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.