El río Dadès nace en el valle de Msemrir en el Alto Atlas, la subcordillera del Atlas marroquí que tiene las mayores altitudes de todo el norte africano, llegando hasta los 4.167 metros del monte Toubkal.

Fluye hacia el sur unos 200 kilómetros antes de girar al oeste y unirse más adelante con el río Imini para formar el Draa, que es el río más largo de Marruecos con unos 1.100 kilómetros de recorrido hasta el Océano Atlántico.

Pero antes de eso, entre Msenrir y la ciudad oasis de Boumalne Dadès, donde el río abandona las montañas al sur de los pueblos de Aït Youl y Aït Arbi y llega a las tierras altas entre el Alto Atlas y la cordillera del Djebel Sarhro, forma un profundo desfiladero conocido como la Garganta del Dadès.

Una kashah en la Garganta del Dadès | foto Hans Peter Schaefer en Wikimedia Commons

Se trata de una de las cuatro gargantas que forma el río a lo largo de todo su recorrido, y que alcanzan entre 200 y 500 metros de profundidad.

Originalmente estas gargantas se formaron por rocas sedimentarias depositadas desde el Jurásico hasta el Eoceno, cuando la zona estaba sumergida bajo el mar. Durante la orogenia alpina del Oligoceno las rocas quedaron expuestas y el río excavó los grandes desfiladeros en las margas, areniscas y calizas.

Un pueblo en el valle del Dadès | foto Jerzy Strzelecki en Wikimedia Commons

La Garganta del Dadès es un popular destino turístico, uno de cuyos principales atractivos es un paisaje rocoso al que algunos denominan Dedos de los monos y otros el cerebro del Atlas.

Se trata de una formación de rocas ubicada en los acantilados de Tamlalt que parecen surgir del fondo del río, como una amalgama de columnas entrelazadas y retorcidas, talladas y esculpidas durante milenios por acción de la naturaleza.

Los romanos ya utilizaron este desfiladero como paso, en la ruta que llevaba hasta la ciudad fronteriza de Volubilis, una de las ciudades romanas más al interior de África.

Formaciones rocosas en el cerebro del Atlas, en la Garganta del Dadès | foto ThartmannWiki en Wikimedia Commons

El fondo del valle esta salpicado de pueblos que utilizan el agua del río para cultivos, formando una especie de oasis fluviales, mientras que el entorno es una región bastante desértica y rocosa, muy cercana al desierto del Sáhara.

Aquí se cultiva gran parte de la producción de rosas de Marruecos. Es conocido por ello como el Valle de las Rosas, y está repleto de setos de rosas silvestres. Cada mes de mayo se recogen unas 700 toneladas de pétalos de rosa, que luego se convierten en el famoso agua de rosas marroquí.

Los antiguos habitantes beréberes edificaron en la zona numerosas kasbahs, castillos defensivos que todavía se mantienen en pie y constituyen otro de sus atractivos turísticos.

La carretera que recorre la Garganta del Dadès | foto Olivier Flambeau en Wikimedia Commons

El valle está atravesado por una serpenteante carretera que algunos consideran una de las más peligrosas del mundo, tanto por su estrechez como por lo cerrado de sus curvas y contracurvas.


Fuentes

Dades Valley and Todgha Gorge (Med-o-med) | Diana Prince, Magnificent Morocco | Sebastian Lüning, Natural wonders of the Maghreb in Morocco | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.