Desvelan el secreto de los círculos de hadas de Namibia

Vista aérea de círculos de hadas en el desierto de Namibia | foto Olga Ernst & Hp.Baumeler en Wikimedia Commons

Los científicos llevan casi medio siglo dándole vueltas al origen de los círculos de hadas de Namibia. Se reducían a dos teorías principales: o las termitas eran las responsables, o las plantas se autoorganizaban de alguna manera. Ahora, investigadores de la Universidad de Gotinga, aprovechando dos temporadas de lluvias excepcionalmente buenas en el desierto de Namibia, demuestran que las hierbas dentro de los círculos de hadas mueren inmediatamente después de las lluvias, pero la actividad de las termitas no causó los parches desnudos.

En cambio, las mediciones continuas de la humedad del suelo demuestran que las hierbas que rodean los círculos agotan el agua dentro de los mismos y, por lo tanto, probablemente inducen la muerte de las hierbas dentro de los círculos. Los resultados se han publicado en Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics.

A unos 80-140 kilómetros de la costa, en el Desierto del Namib, hay millones de círculos de hadas: huecos circulares en los pastizales, cada uno de unos pocos metros de ancho, que forman un patrón distintivo en todo el paisaje y son visibles a kilómetros de distancia.

Imagen de dron de un coche atravesando la Reserva Natural de NamibRand, una de las regiones de círculos de hadas en Namibia donde los investigadores realizaron excavaciones en la hierba y mediciones de la humedad del suelo y de la infiltración | foto Dr. Stephan Getzin

Los investigadores siguieron las lluvias esporádicas en varias regiones de este desierto y examinaron las hierbas, sus raíces y brotes, y los posibles daños en las raíces inducidos por las termitas. Las termitas, pequeños insectos que viven en grandes colonias en todo el mundo, han sido a menudo culpadas de la muerte de los pastos. Los investigadores se preocuparon de investigar las circunstancias de la muerte de las hierbas dentro de los círculos de hadas justo después de las lluvias, lo que desencadenó el nuevo crecimiento de las hierbas.

Además, instalaron sensores de humedad del suelo dentro y alrededor de los círculos de hadas para registrar el contenido de agua del suelo a intervalos de 30 minutos desde la estación seca de 2020 hasta el final de la estación de lluvias de 2022. Esto permitió a los investigadores registrar con precisión cómo el crecimiento de las nuevas hierbas emergentes alrededor de los círculos afectaba al agua del suelo dentro y alrededor de los círculos. Investigaron las diferencias en la infiltración de agua entre el interior y el exterior de los círculos en diez regiones del Namib.

Los investigadores estudiaron la muerte de la hierba dentro de los círculos de hadas en varias regiones del Namib. Las raíces de las hierbas muertas de color amarillento del interior de los círculos de hadas son tan largas y no están dañadas como las raíces de las hierbas verdes vitales del exterior de los círculos. No hay señales de actividad de las termitas | foto Dr. Stephan Getzin

Los datos muestran que unos diez días después de las precipitaciones, las hierbas ya empezaban a morir dentro de los círculos, mientras que en la mayor parte de la zona interior de los círculos no había germinación de hierba en absoluto. Veinte días después de las lluvias, las hierbas que luchaban dentro de los círculos estaban completamente muertas y tenían un color amarillento, mientras que las hierbas de los alrededores estaban vitales y verdes.

Cuando los investigadores examinaron las raíces de las hierbas del interior de los círculos y las compararon con las hierbas verdes del exterior, descubrieron que las raíces del interior de los círculos eran tan largas o incluso más que las del exterior. Esto indicaba que las hierbas se esforzaban en el crecimiento de las raíces en busca de agua. Sin embargo, los investigadores no encontraron pruebas de que las termitas se alimentaran de las raíces.

No fue hasta cincuenta o sesenta días después de las lluvias cuando los daños en las raíces se hicieron más visibles en los pastos muertos. El Dr. Stephan Getzin, del Departamento de Modelización de Ecosistemas de la Universidad de Gotinga, explica: La repentina ausencia de hierba en la mayoría de las zonas dentro de los círculos no puede explicarse por la actividad de las termitas, ya que no había biomasa para que estos insectos se alimentaran. Pero, lo que es más importante, podemos demostrar que las termitas no son responsables porque las hierbas mueren inmediatamente después de las lluvias sin que haya señales de criaturas que se alimenten de la raíz.

Doce sensores de humedad del suelo de registro continuo instalados a 20 cm de profundidad y a intervalos regulares a lo largo de una sección que conecta dos círculos de hadas en NamibRand. Sólo son visibles los rastrojos muertos de las hierbas periféricas alrededor de los círculos | foto oDr. Stephan Getzin

Cuando los investigadores analizaron los datos sobre las fluctuaciones de la humedad del suelo, descubrieron que la disminución del agua del suelo dentro y fuera de los círculos era muy lenta después de las lluvias iniciales, cuando las hierbas aún no estaban establecidas. Sin embargo, cuando las hierbas circundantes estaban bien establecidas, la disminución del agua del suelo tras las lluvias era muy rápida en todas las zonas, aunque casi no hubiera hierbas dentro de los círculos para tomar el agua.

Getzin explica: Bajo el fuerte calor del Namib, las hierbas transpiran permanentemente y pierden agua. Por lo tanto, crean vacíos de humedad en el suelo alrededor de sus raíces y el agua es atraída hacia ellas. Nuestros resultados coinciden con los de los investigadores que han demostrado que el agua del suelo se difunde rápida y horizontalmente en estas arenas incluso a distancias superiores a los siete metros.

Y añade: Al formar paisajes fuertemente modelados de círculos de hadas uniformemente espaciados, las hierbas actúan como ingenieros del ecosistema y se benefician directamente del recurso hídrico proporcionado por los huecos de vegetación. De hecho, conocemos estructuras de vegetación autoorganizadas relacionadas en otras zonas áridas del mundo, y en todos esos casos las plantas no tienen otra posibilidad de sobrevivir que creciendo exactamente en esas formaciones geométricas.

El coautor, Sönke Holch, descargando datos de un registrador de datos en el Namib en febrero de 2021, cuando las hierbas alcanzaron su máxima biomasa | foto Dr. Stephan Getzin

Esta investigación tiene implicaciones para la comprensión de ecosistemas similares, especialmente en relación con el cambio climático, porque la autoorganización de las plantas amortigua los efectos negativos inducidos por la creciente aridificación.


Fuentes

University of Göttingen | Stephan Getzin et al., Plant water stress, not termite herbivory, causes Namibia’s fairy circles, Perspectives in Plant Ecology, Evolution and Systematics (2022). DOI: 10.1016/j.ppees.2022.125698