Descubren en la antigua ciudad de Éfeso un barrio comercial de época bizantina bajo una capa quemada

Vista del área excavada en la plaza de Domiciano, a la izquierda el Ágora superior | foto OeAW-OeAI/Niki Gail

Durante las excavaciones en Éfeso se produjo un hallazgo sensacional: los arqueólogos de la Academia Austriaca de las Ciencias pudieron descubrir un barrio comercial y gastronómico de la época bizantina. Se trata del descubrimiento más importante en la ciudad desde que hace 50 años se encontraran las ya famosas casas-terraza.

Durante las excavaciones realizadas este año en Éfeso (Turquía), los arqueólogos de la Academia Austriaca de las Ciencias descubrieron un distrito comercial y gastronómico bizantino temprano excelentemente conservado. Al parecer, la zona fue destruida repentinamente en el año 614/615 d.C.

Todos los enseres de las habitaciones fueron sellados por una gruesa capa quemada y así se conservaron para la posteridad, lo que permite obtener instantáneas únicas de la vida antigua en la actualidad. Esto hace que el hallazgo sea comparable al yacimiento arqueológico de Pompeya, aunque su datación sea diferente.

La plaza de Domiciano, originalmente una gran plaza romana, estaba parcialmente cubierta por tiendas y talleres en la Antigüedad tardía. A ellos se accedía a través de un pórtico en la parte delantera, que separaba la zona de la calle | foto OeAW-OeAI/Niki Gail

Excavación en la plaza de Domiciano en el centro de la ciudad

El barrio recién descubierto se encuentra en la plaza de Domiciano, un destacado lugar público directamente adyacente al centro político de la ciudad romana, el Ágora Superior. Las excavaciones realizadas aquí en 2022 forman parte de un gran proyecto de investigación dedicado a los cambios en la ciudad entre la época imperial romana y la Antigüedad tardía.

Que el complejo de la plaza, originalmente de gran tamaño, estuviera constituido por tiendas y talleres en la Antigüedad Tardía era de esperar. Sin embargo, lo que era completamente inesperado era el estado de conservación, así como el momento exacto de la destrucción y las implicaciones para la historia urbana que pueden derivarse de ello, afirma Sabine Ladstätter. Ella es la directora del Instituto Arqueológico Austriaco de la Academia y ha estado a cargo de las excavaciones en Éfeso desde 2009.

Hasta el momento, se ha descubierto una estructura a pequeña escala formada por varios locales comerciales en una superficie de unos 170 m² | foto OeAW-OeAI/Niki Gail

Ánforas con caballa, cajas de las tiendas con monedas de oro

Hasta el momento, se ha descubierto una estructura a pequeña escala formada por varios locales comerciales en una superficie de unos 170 metros cuadrados. Todo el complejo de edificios estuvo en pleno apogeo hasta el año 614/615, como demuestran las monedas allí encontradas. Las habitaciones individuales de este barrio se conservan hasta 3,4 metros de altura y estaban completamente selladas por una enorme capa de destrucción.

Bajo las capas salió a la luz un inventario increíblemente rico. Se encontraron innumerables piezas de vajilla, que se cuentan por miles, incluyendo cuencos enteros con restos de mariscos como berberechos u ostras, así como ánforas llenas de caballa salada. También se encontraron huesos de melocotones, almendras y aceitunas, pero también guisantes y legumbres carbonizados.

Resultan especialmente espectaculares cuatro monedas de oro (solidos) pertenecientes a un mismo conjunto y varias cajas comerciales con más de 700 monedas de cobre. Las estancias excavadas son una cocina, un almacén, una taberna, una tienda de lámparas y recuerdos de peregrinos cristianos y un taller con una sala de ventas anexa. Un hallazgo único es el descubrimiento de unas 600 botellitas de peregrino que se vendían aquí a los peregrinos cristianos y que se podían llevar al cuello.

En la sala de almacenamiento, los objetos están colocados unos encima de otros, de modo que se pueden reconstruir las paredes de las estanterías. Otras vasijas se almacenaban en grandes cuencos, como numerosas jarras pequeñas | foto OeAW-OeAI/Niki Gail

La destrucción del barrio y los Sasánidas

Los hallazgos arqueológicos nos muestran una destrucción por incendio masivo que debió ser repentina, dramática y trascendental, explica Sabine Ladstätter. Ya no será posible determinar el día exacto de la destrucción, pero la evaluación de los frutos encontrados aclarará al menos la época.

¿Fue un terremoto? No hay indicios de ello. Ni las paredes se han desplazado, ni los suelos se han levantado. Tampoco se han descubierto restos humanos. Sin embargo, se excavaron varias puntas de flecha y de lanza, lo que indica un conflicto militar. Cabe destacar que también se han encontrado monedas de la misma época en Sardes, a unos 100 kilómetros de Éfeso, lo que demuestra la existencia de destrucciones en esta ciudad turca.

Anteriormente se asociaban a las invasiones de Asia Menor occidental por parte de los sasánidas persas, pero esto ha sido discutido hasta ahora en las investigaciones.

También se descubrió un almacén, que estaba lleno de vasijas que aún podían encontrarse con su contenido original. Además, en esta sala se encontró una caja con más de 400 monedas de cobre | foto OeAW-OeAI/Niki Gail

El misterio de la historia de Éfeso podría resolverse

Los nuevos hallazgos en la plaza de Domiciano podrían resolver ahora un enigma de la historia urbana de Éfeso. Según Sabine Ladstätter aunque hasta ahora se ha podido observar, a partir de las pruebas arqueológicas, que la ciudad se redujo a pasos agigantados en el siglo VII y el nivel de vida descendió considerablemente, las razones de ello no estaban claras.

La circulación de monedas también se desplomó, cayendo a un nivel mucho más bajo que en los siglos anteriores. Ahora probablemente tengamos que relacionar esta cesura en la historia urbana de Éfeso con las guerras sasánidas, afirma la arqueóloga de la Academia Austriaca de Ciencias.

La evaluación de los hallazgos y descubrimientos corre a cargo de un equipo de investigadores de la Academia Austriaca de Ciencias dirigido por Sabine Ladstätter: Helmut Schwaiger (arqueología), Alfred Galik (arqueozoología), Andreas G. Heiss (arqueobotánica) y Nikolaus Schindel (numismática).


Fuentes

Austrian Archaeological Institute