Descubren el secreto de los abalorios vikingos que reutilizaban teselas de mosaicos romanos y bizantinos

Abalorios vikingos | foto Jc Merriman en Wikimedia Commons

La danesa Ribe fue una importante ciudad comercial en la época vikinga. A principios del siglo VIII se estableció un emporio comercial en la orilla norte del río Ribe al que acudían comerciantes y artesanos de todas partes para fabricar y vender productos como broches, hebillas de trajes, peines y cuentas de vidrio de colores.

Cuando el vidrio se convirtió en un bien escaso en la Alta Edad Media, los cubos de vidrio de colores -llamados teselas- se arrancaban de los mosaicos de los templos, palacios y baños romanos y bizantinos abandonados, se transportaban al norte y se comercializaban en ciudades emporio como Ribe, donde los fabricantes de cuentas los fundían en grandes recipientes y les daban forma de cuentas.

Hasta ahora, los arqueólogos suponían que los fabricantes de perlas utilizaban las teselas blancas opacas como materia prima para la producción de cuentas blancas y opacas.

Vidrio analizado en este estudio; «cubos» de vidrio incoloro y débilmente verdoso-amarillento dorados con una fina placa de oro en una de sus superficies exteriores (todavía adherida en el cubo de la parte superior derecha de la pila) y cuentas vikingas blancas analizadas en este estudio | foto Museum of Southwest Jutland

Una producción inteligente y sostenible

Y es aquí donde un geoquímico y un arqueólogo de la Universidad de Aarhus, junto con un conservador del museo de Ribe, han hecho un descubrimiento sorprendente, que acaban de publicar en la revista científica Archaeological and Anthropological Sciences.

La composición química de las cuentas blancas vikingas de uno de los primeros talleres demostró que los vidrieros habían encontrado una forma más sostenible de ahorrar tiempo y madera para sus hornos: triturar cubos de vidrio dorado y transparente, refundirlos a baja temperatura, removerlos para atrapar el aire en forma de burbujas y, finalmente, envolver el vidrio alrededor de un mandril de hierro para formar cuentas y ¡voilá! – cuentas blancas opacas creadas en poco tiempo y con un mínimo de recursos.

Las valiosas láminas ultrafinas de oro adheridas a la superficie de las teselas fueron, por supuesto, rescatadas por el vidriero antes de refundir el vidrio, pero los nuevos hallazgos muestran que parte del oro inevitablemente había acabado en el crisol. Las minúsculas gotas de oro en las cuentas blancas, los numerosos agujeros de aire (razón por la que las cuentas son opacas), así como el hecho de que no hay rastros químicos de color presentes, demuestran que, de hecho, fueron las piedras de mosaico doradas la materia prima de las cuentas.

Cubos de vidrio romano fundido con restos de oro | foto Museo del Suroeste de Jutlandia

Estos rastros de oro se encontraron no sólo en las cuentas blancas sino también en las azules del mismo taller. Aquí la química demuestra que la receta del vidriero consistía en una mezcla de las teselas azules y doradas. La mezcla era necesaria porque las teselas azules romanas contenían altas concentraciones de sustancias químicas que las hacían opacas, y por tanto ideales para los mosaicos, pero no para las cuentas azules. Al diluir así las sustancias químicas, el resultado fue el vidrio azul intenso y transparente que conocemos por los abalorios de la Edad de los Vikingos.

El fabricante de cuentas de Ribe podría haber optado por diluir la mezcla de vidrio con viejos fragmentos de vasos, que también se encontraron en el taller. Pero éstos resultaron ser vidrio romano viejo y contaminado que había sido refundido una y otra vez.

Y los vidrieros de Ribe eran claramente expertos que preferían el vidrio más claro que pudieran conseguir, dice Gry Hoffmann Barfod, del Departamento de Geociencia de la Universidad de Aarhus. Y añade: Para un geoquímico, ha sido un privilegio trabajar con este fantástico material y descubrir la relevancia de los conocimientos aquí almacenados para nuestra sociedad actual.

Cuentas y abalorios vikingos en una exposición en Oslo | foto Wolfmann en Wikimedia Commons

El estudio interdisciplinar fue una colaboración entre Gry Barfod, Søren Sindbæk, profesor de arqueología del Centro de Desarrollo de Redes Urbanas (UrbNet) de la Fundación Nacional de Investigación danesa en la Universidad de Aarhus, y el conservador de museos Claus Feveile, del Museo del Suroeste de Jutlandia, especializado en la época vikinga y la historia más antigua de Ribe. Los logros más destacados del emporio de Ribe no fueron solo los productos, sino también la economía circular y su conciencia para preservar los recursos limitados, afirma el profesor Søren Sindbæk.

El conservador del museo Claus Feveile comenta: Estos emocionantes resultados muestran claramente el potencial de dilucidar nuevos hechos sobre los vikingos. Combinando nuestras excavaciones de alta resolución con estos análisis químicos, preveo muchas más revelaciones en un futuro próximo.

Søren Sindbæk y Claus Feveile dirigieron las excavaciones arqueológicas del Proyecto Emporio del Norte entre 2016 y 2018, donde los nuevos enfoques de alta definición permitieron por primera vez una resolución de hasta unas pocas décadas dentro de la estratigrafía de Ribe, extremadamente bien conservada. Los hallazgos de las excavaciones se muestran actualmente dentro de réplicas reconstruidas de los talleres de los fabricantes de cuentas en la nueva exposición especial del museo vikingo de Ribe.


Fuentes

Aarhus University | Barfod, G.H., Feveile, C. & Sindbæk, S.M. Splinters to splendours: from upcycled glass to Viking beads at Ribe, Denmark. Archaeol Anthropol Sci 14, 180 (2022). doi.org/10.1007/s12520-022-01646-8