Las antiguas ciudades mayas estaban peligrosamente contaminadas con mercurio

Ruinas de Tikal / foto Share en Wikimedia Commons

Las ciudades de los antiguos mayas en Mesoamérica nunca dejan de impresionar. Pero bajo la superficie del suelo acecha un peligro inesperado: la contaminación por mercurio. En un artículo publicado en Frontiers in Environmental Science, los investigadores concluyen que esta contaminación no es moderna: se debe al uso frecuente de mercurio y de productos que lo contienen por parte de los mayas del periodo clásico, entre el 250 y el 1100 de nuestra era.

Esta contaminación es, en algunos lugares, tan fuerte que incluso hoy en día supone un peligro potencial para la salud de los arqueólogos incautos.

El autor principal, el Dr. Duncan Cook, profesor asociado de Geografía en la Universidad Católica de Australia, dijo: La contaminación por mercurio en el medio ambiente suele encontrarse en las zonas urbanas contemporáneas y en los paisajes industriales. Descubrir mercurio enterrado en las profundidades de los suelos y sedimentos de las antiguas ciudades mayas es difícil de explicar, hasta que empezamos a considerar la arqueología de la región, que nos dice que los mayas utilizaron el mercurio durante siglos.

Antigua ciudad maya de Tulum / foto Shutterstock

La antigua contaminación antropogénica

Por primera vez, Cook y sus colegas revisaron aquí todos los datos sobre las concentraciones de mercurio en el suelo y los sedimentos de los sitios arqueológicos del antiguo mundo maya. Muestran que en los yacimientos del periodo clásico de los que se dispone de mediciones -Chunchumil en el actual México, Marco Gonzales, Chan b’i y Actuncan en Belice, La Corona, Tikal, Petén Itzá, Piedras Negras y Cancuén en Guatemala, Palmarejo en Honduras y Cerén, una «Pompeya» mesoamericana, en El Salvador- la contaminación por mercurio es detectable en todas partes excepto en Chan b’i.

Las concentraciones oscilan entre 0,016 ppm en Actuncan y la extraordinaria cifra de 17,16 ppm en Tikal. A modo de comparación, el Umbral de Efecto Tóxico (TET) para el mercurio en los sedimentos se define como 1 ppm.

Extensión del área maya | foto dominio público en Wikimedia Commons

Los grandes consumidores de mercurio

¿Qué causó esta contaminación prehistórica por mercurio? Los autores destacan que se han encontrado recipientes sellados llenos de mercurio «elemental» (es decir, líquido) en varios sitios mayas, por ejemplo Quiriqua en Guatemala, El Paraíso en Honduras y la antigua megaciudad multiétnica de Teotihucan en el centro de México. En otros lugares de la región maya, los arqueólogos han encontrado objetos pintados con pinturas que contienen mercurio, principalmente hechas con el mineral cinabrio.

Los autores concluyen que los antiguos mayas utilizaban con frecuencia pinturas y polvos que contenían cinabrio para la decoración. Este mercurio podría haberse filtrado de los patios, las zonas del suelo, las paredes y la cerámica, y haberse extendido posteriormente al suelo y al agua.

Para los mayas, los objetos podían contener ch’ulel, o fuerza del alma, que residía en la sangre. Por ello, el pigmento rojo brillante del cinabrio era una sustancia inestimable y sagrada, pero, sin saberlo, también era mortal y su legado persiste en los suelos y sedimentos de los antiguos yacimientos mayas, afirma el coautor, el Dr. Nicholas Dunning, profesor de la Universidad de Cincinnati.

Dado que el mercurio es raro en la piedra caliza que subyace en gran parte de la región maya, especulan que el mercurio elemental y el cinabrio encontrados en los yacimientos mayas podrían haber sido extraídos originalmente de depósitos conocidos en los límites norte y sur del antiguo mundo maya, e importados a las ciudades por los comerciantes.

Maqueta que reconstruye el centro urbano de Tikal | foto dominio público en Wikimedia Commons

Peligros para la salud y el ‘mayaceno’

Todo este mercurio habría supuesto un peligro para la salud de los antiguos mayas: por ejemplo, los efectos del envenenamiento crónico por mercurio incluyen daños en el sistema nervioso central, los riñones y el hígado, y causan temblores, problemas de visión y audición, parálisis y problemas de salud mental. Quizá sea significativo que uno de los últimos gobernantes mayas de Tikal, Sol Oscuro, que gobernó hacia el año 810 de la era cristiana, esté representado en los frescos como patológicamente obeso. La obesidad es un efecto conocido del síndrome metabólico, que puede ser causado por el envenenamiento crónico por mercurio.

Se necesitan más investigaciones para determinar si la exposición al mercurio desempeñó un papel en cambios y tendencias socioculturales más amplios en el mundo maya, como los que se produjeron hacia el final del periodo clásico.

El Dr. Tim Beach, coautor del estudio y profesor de la Universidad de Texas en Austin, declaró: Llegamos a la conclusión de que incluso los antiguos mayas, que apenas utilizaban metales, hacían que las concentraciones de mercurio fueran muy elevadas en su entorno. Este resultado es una prueba más de que, al igual que nosotros vivimos hoy en el «Antropoceno», también hubo un «antropoceno maya» o «mayaceno». La contaminación por metales parece haber sido efecto de la actividad humana a lo largo de la historia.


Fuentes

Frontiers | Duncan E. Cook, Timothy P. Beach, Sheryl Luzzadder-Beach et al., Environmental legacy of pre-Columbian Maya mercury. Frontiers in Environmental Science (2022). DOI: 10.3389/fenvs.2022.986119