Datan con precisión la gran erupción de Santorini que sepultó la ciudad de Akrotiri en la Edad del Bronce

Vista de Santorini | foto Sturt W. Manning

Una de las mayores erupciones volcánicas del Holoceno -medida por el volumen de material expulsado- se produjo en la isla griega de Santorini, tradicionalmente conocida como Tera. Se considera un acontecimiento fundamental en la prehistoria de la región del Egeo y el Mediterráneo oriental, y la ciudad de Akrotiri, enterrada unos 1.600 años antes que Pompeya, se convirtió en uno de los yacimientos arqueológicos clave del segundo milenio antes de Cristo. Eso es indiscutible.

Los arqueólogos de principios del siglo XX afirmaron que el volcán entró en erupción hacia el año 1500 a.C., durante el período del Nuevo Reino egipcio, y crearon una historia en torno a esta suposición. Sin embargo, a partir de la década de 1970, los avances en la datación por radiocarbono han hecho que esa cronología se convierta en un caos, y muchos expertos insisten en que la erupción se produjo más de 100 años antes.

Sturt Manning, catedrático de Artes y Ciencias en Arqueología Clásica en la Universidad de Cornell, espera resolver una de las antiguas disputas de la arqueología moderna. Al analizar los datos disponibles y combinarlos con un análisis estadístico de vanguardia, ha llegado a un rango de fechas mucho más estrecho para la erupción: aproximadamente entre 1609 y 1560 a.C., durante el precedente Segundo Periodo Intermedio de Egipto, cuando los hicsos -una dinastía de origen cananeo- controlaban el Bajo Egipto. Aunque todavía no es una fecha precisa, para resolver la cuestión general del periodo histórico correcto, el hallazgo aclara muchos años de debate.

La caldera de Santorini | foto Steve Jurvetson en Wikimedia Commons

Esta ha sido la fecha más discutida de la historia del Mediterráneo durante más de 40 años, dijo Manning, que dirige el Laboratorio de Dendrocronología de Cornell. Ha sido una de estas interminables disputas, hasta el punto de que la gente simplemente dice: ‘hay un problema aquí, no podemos resolverlo, sigamos adelante’. Espero que con este artículo la gente diga de repente: ‘Sabes qué, esto realmente limita y define el problema de una manera que nunca hemos podido hacer antes, y lo reduce hasta el punto de que, útilmente, podemos decir que está en el Segundo Periodo Intermedio. Así que deberíamos empezar a escribir una historia diferente‘.

Para Manning, la erupción de Tera ha sido como el Monte Everest, un reto que ha querido abordar desde el principio de su carrera. En los últimos años, la datación exacta del evento ha sido más factible gracias a la mayor sofisticación del análisis estadístico bayesiano, que permite realizar modelos cronológicos que pueden integrar cantidades masivas de datos y observaciones arqueológicas para definir mejor los parámetros de probabilidad de un evento desconocido.

Cráter volcánico de Nea Kameni en Santorini | foto Rolfsteinar en Wikimedia Commons

Los parámetros se conocen bastante bien desde hace años, dijo Manning, gracias a la amplia investigación geológica y arqueológica que se ha llevado a cabo. La pieza que faltaba en el rompecabezas era la preocupación, a menudo planteada, de que las emisiones volcánicas de dióxido de carbono pudieran haber contaminado las muestras orgánicas de Tera y provocado evaluaciones incorrectas de la edad.

La primavera pasada, Manning se dio cuenta de que podía resolver el problema buscando en otros lugares -a cientos de kilómetros de Tera-, en las regiones del mar Egeo que experimentaron los efectos del tsunami causado por la erupción. Manning incorporó las fechas obtenidas de estos episodios a su modelo para comprobar y descartar la advertencia del dióxido de carbono volcánico. En la propia Tera, también detectó la importancia de un corto pero claramente observado intervalo de tiempo entre el abandono de la ciudad de Akrotiri y la enorme erupción, e incorporó esta restricción, antes pasada por alto, al modelo.

Se ha observado durante años que hay un breve intervalo en la secuencia arqueológica entre el momento en que la ciudad de Akrotiri fue abandonada por su población humana y antes de su enterramiento bajo metros de piedra pómez de la erupción. A pesar de que se han excavado varias hectáreas, no se han encontrado esqueletos humanos, por lo que está claro que la gente tuvo el aviso del peligro inminente y se marchó. Nadie ha tenido en cuenta eso en el pasado, dijo Manning. Al poner esa cualificación adicional, reforzamos el análisis estadístico.

El yacimiento arqueológico de la ciudad de Akrotiri | foto joyofmuseums en Wikimedia Commons

El modelo identificó el rango de fechas más probable para la erupción: entre 1609-1560 a.C. (95,4% de probabilidad), o entre 1606-1589 a.C. (68,3% de probabilidad).

La nueva cronología sincroniza las civilizaciones del Mediterráneo oriental, al tiempo que descarta varias teorías accesorias, como la idea de que la erupción de Tera fue la responsable de la destrucción de los palacios minoicos en la costa de Creta, como propuso en 1939 el primer excavador de Akrotiri, Spyridon Marinatos. Parece que no es así, dijo Manning. Porque cuando datamos los niveles de destrucción en Creta, parecen ser más de un siglo posteriores.

Dado que su análisis sitúa la erupción de Tera antes de la fecha originalmente propuesta, pero no tan temprano como la datación por radiocarbono había sugerido inicialmente, Manning espera que la nueva cronología pueda ser más aceptable para los expertos de ambos lados del largo debate.

Esto demuestra, como ocurre con gran parte de la ciencia, que la gente tiene que hacer hipótesis basadas en la información inicial, pero a medida que se obtiene más y más información y un mejor análisis, se revisa y refina, dijo. En este caso, la respuesta parece estar entre la posición original y los primeros indicios de radiocarbono que apuntan hasta 100-150 años antes. Es de esperar que este nuevo análisis, basado en un amplio conjunto de datos y en una curva de calibración del radiocarbono reciente y mejor definida, publicada en 2020, sea más aceptable para el conjunto de los campos arqueológico e histórico. Cambia el contexto histórico, pero al mismo tiempo, no intenta llevar las cosas tan lejos.


Fuentes

Cornell University | Manning SW (2022) Second Intermediate Period date for the Thera (Santorini) eruption and historical implications. PLoS ONE 17(9): e0274835. doi.org/10.1371/journal.pone.0274835