Los montículos del campus de la Universidad Estatal de Luisiana son las estructuras artificiales más antiguas conocidas en América del Norte

Los montículos del campus de la LSU | foto LSU

Una nueva investigación revela más información sobre los montículos del campus de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU) en Baton Rouge, incluido el descubrimiento de fragmentos de huesos de mamíferos carbonizados de miles de años de antigüedad y una alineación coordinada de ambos montículos hacia una de las estrellas más brillantes del cielo nocturno. Esta nueva investigación ofrece más información sobre las estructuras artificiales más antiguas que se conocen en Norteamérica.

Los dos grandes montículos de unos 6 metros de altura, situados en el campus de la LSU, forman parte de los más de 800 montículos artificiales en forma de colina que hay en Luisiana, construidos por los antiguos indígenas. Mientras que muchos montículos de la región han sido destruidos, los montículos del campus de la LSU se han conservado y están inscritos en el Registro Nacional de Lugares Históricos. 

Brooks Ellwood, profesor del departamento de Geología y Geofísica de la LSU, y sus colegas recogieron núcleos de sedimentos de los dos montículos que se encuentran en el campus a lo largo de Dalrymple Drive para saber más sobre ellos. Los núcleos revelaron capas de ceniza de plantas de caña y junco quemadas, así como los osteones quemados.

Vista aérea del campus de la LSU | foto Stuart Adams en Wikimedia Commons

La datación por radiocarbono de las capas de material indica que los montículos se construyeron a lo largo de miles de años. Estos hallazgos muestran que la gente empezó a construir el primer montículo hace unos 11.000 años. Los científicos creen que los sedimentos del montículo del sur, al que han llamado «Montículo B», se tomaron de un lugar situado inmediatamente detrás de la Biblioteca Hill Memorial de la LSU, porque allí hay una gran depresión en el suelo.

El montículo se fue construyendo a lo largo de varios miles de años, capa a capa, hasta alcanzar aproximadamente la mitad de su altura actual. Las capas de ceniza y los fragmentos microscópicos de hueso carbonizados pueden indicar que el montículo se utilizaba con fines ceremoniales, que incluían la quema de plantas de caña y junco para hacer grandes fuegos que habrían sido demasiado calientes para cocinar. Los científicos no saben qué tipo de mamíferos fueron incinerados ni por qué. Sin embargo, encontraron muchos fragmentos microscópicos de huesos carbonizados, conocidos como osteones, los componentes básicos de los huesos de los grandes mamíferos, en los lechos de ceniza de ambos montículos del campus de la LSU.

Otra vista de los montículos | foto Spatms en Wikimedia Commons

Después, hace unos 8.200 años, el montículo B del sur fue abandonado. Las raíces de los árboles encontradas en la capa de sedimentos de hace 8.200 años indican que el montículo no se utilizó durante unos 1.000 años. También hace unos 8.200 años, el hemisferio norte experimentó un importante acontecimiento climático con un descenso repentino de las temperaturas de 1,67 grados centígrados, que duró unos 160 años.

No sabemos por qué abandonaron los montículos hace unos 8.200 años, pero sí sabemos que su entorno cambió repentina y drásticamente, lo que puede haber afectado a muchos aspectos de su vida cotidiana, dijo Ellwood.

Entonces, hace unos 7.500 años, los indígenas comenzaron a construir un nuevo montículo justo al norte del primero. Sin embargo, esta vez tomaron barro de la llanura aluvial donde se encuentra actualmente la entrada del estadio de los Tigres de la LSU, que en aquella época era un estuario. Con este barro, construyeron el segundo montículo, el «Montículo A», capa a capa, hasta aproximadamente la mitad de su altura actual. El montículo A contiene lodo saturado de agua, que se licua al agitarlo. Como resultado, el Montículo A es inestable y se está degradando, por lo que es fundamental mantenerse alejado de los montículos para preservarlos.

Arturo (la estrella más brillante a la izquierda de la imagen) con la Osa Mayor a la derecha | foto dominio público en Wikimedia Commons

Según los nuevos análisis de las capas de sedimentos y sus edades, parece que los indígenas despejaron el montículo B, abandonado en primer lugar, y comenzaron a construirlo hasta su altura actual antes de completar el montículo A. Ambos montículos se completaron hace unos 6.000 años y tienen una altura similar.

Las crestas de ambos montículos están alineadas a lo largo de un acimut que está a unos 8,5 grados al este del norte verdadero. Según el astrónomo de la LSU y coautor del estudio, Geoffrey Clayton, hace unos 6.000 años, la estrella gigante roja Arcturus (Arturo) se elevaba unos 8,5 grados al este del norte en el cielo nocturno, lo que significa que se habría alineado a lo largo de las crestas de ambos montículos del campus de la LSU. Arcturus es una de las estrellas más brillantes que pueden verse desde la Tierra.

Las personas que construyeron los montículos, hace unos 6.000 años, coordinaron la orientación de las estructuras para alinearlas con Arcturus, que se veía en el cielo nocturno en esa época, dijo Ellwood.


Fuentes

Louisiana State University | Brooks B. Ellwood, Sophie Warny, Rebecca A. Hackworth, Suzanne H. Ellwood, Jonathan H. Tomkin, Samuel J. Bentley, Dewitt H. Braud and Geoffrey C. Clayton, The LSU campus mounds, with construction beginning at ∼11,000 BP, are the oldest known extant man-made structures in the Americas. American Journal of Science June 2022, 322 (6) 795-827; DOI:doi.org/10.2475/06.2022.02