Encuentran evidencias de pobladores pre-Clovis en un yacimiento de Nuevo México

El lugar de la excavación | foto Timothy Rowe

Hace unos 37.000 años una madre mamut y su cría encontraron su fin a manos de los seres humanos. Los huesos del lugar en que sucedió registran cómo los humanos dieron forma a trozos de sus huesos largos para convertirlos en cuchillos desechables para despiezar los animales, y cómo hicieron desaparecer su grasa en el fuego.

Pero un detalle clave diferencia este yacimiento de otros de esta época. Está en Nuevo México, un lugar donde la mayoría de las pruebas arqueológicas no sitúan a los humanos hasta decenas de miles de años después.

Un estudio reciente dirigido por científicos de la Universidad de Texas en Austin concluye que el yacimiento ofrece algunas de las pruebas más concluyentes de que los humanos se asentaron en América del Norte mucho antes de lo que se pensaba.

Primer plano de la pila de huesos durante la excavación. Esta mezcla aleatoria de costillas, huesos craneales, un molar, fragmentos de hueso y guijarros de piedra es un montón de desechos de los mamuts despiezados. Se conservó bajo el cráneo y los colmillos del mamut adulto | foto Timothy Rowe

Los investigadores revelaron una gran cantidad de pruebas que rara vez se encuentran en un solo lugar. Incluyen fósiles con fracturas, cuchillos de escamas de hueso con bordes desgastados y signos de fuego controlado. Y gracias al análisis de la datación por carbono del colágeno extraído de los huesos de mamut, el yacimiento también tiene una edad establecida de entre 36.250 y 38.900 años, lo que lo convierte en uno de los sitios más antiguos conocidos dejados por los antiguos humanos en Norteamérica.

Lo que tenemos es asombroso, dijo el autor principal, Timothy Rowe, paleontólogo y profesor de la Facultad de Geociencias de la UT Jackson. No es un yacimiento carismático con un hermoso esqueleto colocado de lado. Está todo destrozado. Pero esa es la historia.

Rowe no suele investigar sobre mamuts o humanos. Se involucró porque los huesos aparecieron en su patio trasero, literalmente. Un vecino vio un colmillo desgastado en la ladera de una colina de la propiedad de Rowe en Nuevo México en 2013. Cuando Rowe fue a investigar, encontró un cráneo de mamut hundido y otros huesos que parecían rotos deliberadamente. Parecía ser un sitio de despiece. Pero la sospecha de sitios humanos tempranos está rodeada de incertidumbre. Puede ser muy difícil determinar qué fue modelado por la naturaleza y qué por la mano del hombre.

Marcas de despiece en las costillas del mamut. La costilla superior muestra una fractura por impacto de un objeto contundente; la costilla del medio muestra una herida punzante, probablemente hecha con una herramienta; la costilla inferior muestra marcas de corte | foto Timothy Rowe et al.

Esta incertidumbre ha provocado un debate en la comunidad antropológica sobre cuándo llegaron los humanos a América del Norte. La cultura Clovis, que data de hace 16.000 años, dejó atrás elaboradas herramientas de piedra. Pero en los yacimientos más antiguos en los que no hay herramientas de piedra claras, las pruebas son más subjetivas, dijo el profesor emérito de la Universidad Estatal de Texas Mike Collins, que no participó en este trabajo y que supervisó la investigación en Gault, un conocido yacimiento arqueológico cerca de Austin con abundantes artefactos Clovis y pre-Clovis.

Aunque el yacimiento de los mamuts carece de herramientas de piedra claramente asociadas, Rowe y sus coautores descubrieron una serie de pruebas al someter muestras del yacimiento a análisis científicos en el laboratorio.

Entre otros hallazgos, las tomografías computerizadas realizadas por el Centro de Tomografía Computerizada de Rayos X de Alta Resolución de la Universidad de Texas revelaron escamas de hueso con redes de fracturas microscópicas similares a las de los huesos de vaca recién tallados y heridas de punción bien situadas que habrían ayudado a drenar la grasa de las costillas y los huesos vertebrales. Realmente sólo hay un par de formas eficaces de despellejar un gato, por así decirlo, dijo Rowe. Los patrones de despiece son bastante característicos.

Además, el análisis químico del sedimento que rodeaba los huesos demostró que las partículas de fuego procedían de una quema sostenida y controlada, no de un rayo o un incendio forestal. El material también contenía huesos pulverizados y restos quemados de pequeños animales, en su mayoría peces (a pesar de que el yacimiento está a más de 60 metros por encima del río más cercano), pero también aves, roedores y lagartos.

Basándose en las pruebas genéticas de las poblaciones indígenas de América del Sur y Central y en los artefactos de otros yacimientos arqueológicos, algunos científicos han propuesto que América del Norte tuvo al menos dos poblaciones fundadoras: los Clovis y una sociedad pre-Clovis con un linaje genético diferente.

Los investigadores sugieren que el yacimiento de Nuevo México, con su antigüedad y sus herramientas óseas en lugar de una elaborada tecnología lítica, puede prestar apoyo a esta teoría. Collins dijo que el estudio se suma a un creciente cuerpo de evidencia para las sociedades pre-Clovis en América del Norte, al tiempo que proporciona un conjunto de herramientas que pueden ayudar a otros a encontrar pruebas que pueden haber sido pasadas por alto. Tim ha realizado un trabajo excelente y minucioso que representa una investigación de frontera, dijo Collins. Está forjando un camino del que otros pueden aprender y seguir.

Entre los coautores se encuentran el profesor de la Escuela Jackson Richard Ketcham y los investigadores Romy Hanna y Matthew Colbert, así como científicos de la Escuela Gault de Investigación Arqueológica, la Universidad de Michigan, la Universidad de Aarhus y Stafford Research.


Fuentes

Jackson School of Geosciences – The University of Texas at Austin