En una alta meseta rocosa en forma de espolón sobre la orilla oeste del embalse de Birecik, a unos 4 km al noroeste de Eski Halfeti y a 50 al noreste de Sanliufa en el sur de la actual Turquía, se alzan las ruinas de una gran fortaleza a orillas del Éufrates.

Es la llamada Rumkale o Hromgla, que literalmente significa castillo de los romanos, esto es de los bizantinos, y que posteriormente los cruzados conocieron como Ranculat. Aunque su origen es anterior, pues ya los asirios conocieron la importancia estratégica del lugar y hay restos de asentamientos anteriores, la mayor parte de la estructura actual es helenística, romana y bizantina.

Está en el lugar donde el río Merziman desemboca en el Éufrates, aunque buena parte del lugar quedó sumergido tras la construcción de la presa de Birecik en el Éufrates en el año 2000. Pero los muros que todavía son visibles dan cuenta de lo impresionante que tuvo que ser la fortificación. Debido a su situación hoy en día solo es accesible por barco desde las vecinas localidades de Zeugma y Halfeti.

Vista de los muros de Rumkale | foto Bernard Gagnon en Wikimedia Commons

Se cree que la fundación de la ciudad de Rumkale se remonta a los proto-hititas en 1230 a.C. Otras fuentes afirman que la ciudad fue fundada por el rey asirio Salmanasar en 855 a.C. Lo cierto es que el lugar pasó por el dominio de los hititas, asirios, medos, persas, macedonios, seléucidas y partos hasta la llegada de los romanos.

La tradición afirma incluso que el apóstol Juan vivió aquí en una cueva tallada en la roca, donde se dedicó a hacer copias de la Biblia (todavía se cree que en algún lugar de Rumkale hay una de esas biblias enterrada y escondida).

El interior de la fortaleza | foto Volker Höhfeld en Wikimedia Commons

Durante los primeros siglos de la Edad Media la zona cambió de manos varias veces entre musulmanes, armenios, mongoles y cruzados. Los reyes armenios acabaron comprando la fortaleza al conde de Edesa, ampliándola y convirtiéndola en un lugar casi inexpugnable. Allí se instaló el catolicós o jefe de la iglesia armenia hasta la conquista de los mamelucos en 1293, que denominaron al lugar Qal’at al-Muslimin. Para poder hacerse con la fortaleza necesitaron tres días y usar hasta 33 catapultas.

Durante el período armenio el lugar se convirtió en uno de los principales scriptorium medievales, en el que trabajaron algunos de los mejores ilustradores de manuscritos de toda la Edad Media, entre ellos el famoso Toros Roslin.

El Imperio Otomano se hizo con el control de Rumkale en 1516 y lo convirtió en una prisión abierta a donde se enviaba al exilio, entre otros, a oponentes políticos y a todo aquel que se considerase una amenaza para la sociedad otomana, debido a su carácter remoto y dificultad de escape.

Otra vista de Rumkale | foto Mustafa Sonsayar en Wikimedia Commons

Todavía funcionaba como tal en 1737 cuando lo visitó el escritor inglés Richard Pococke. Sin embargo un siglo después, hacia 1832, el lugar fue abandonado definitivamente, comenzando un proceso de ruina que el conde Helmut von Moltke describió así tras su visita de 1838:

En Rumkale es difícil decir dónde acaba la roca y dónde empieza la obra del hombre. En primer lugar, la lengua de la montaña, encerrada por un lado por el Frat (Éufrates) y por el otro por el profundo valle del arroyo Marsifan, ha sido cortada verticalmente a una altura de 40 a 100 pies; sobre esta pared, los muros de la misma roca blanquecina se elevan a 60 pies de altura, con almenas, torres y machicoulis (machículos). La única forma de subir a las cuarenta casas es a través de seis puertas, una detrás de otra; todo lo demás es un montón de escombros. El conjunto parece una roca especialmente facetada, como se podría cortar un gran trozo de tiza.

Vista lateral de los muros | foto Volker Höhfeld en Wikimedia Commons

Otro viajero, Carl Ritter, informaba también en el siglo XIX que:

sólo las águilas romanas, bellamente talladas, han sido parcialmente arrancadas, y las grandes columnas con ricos capiteles yacen en el suelo.(…) Sólo las majestuosas murallas y la poderosa roca siguen en pie tal y como las vieron los romanos. Un pozo de los armenios, de 200 pies de profundidad, es digno de sus predecesores romanos; es lo suficientemente ancho como para que una escalera de caracol excavada en la roca descienda por él hasta el nivel del Éufrates, en el que las mulas suben el agua

La mayoría de la parte inferior de la fortaleza desapareció bajo las aguas del embalse de Birecik en el año 2000. Entre los edificios aun visibles hay algunas iglesias y monasterios armenios, cisternas de agua, fuentes y zanjas. En la parte norte también hay un palacio de época otomana y restos de viviendas. Las estructuras conservadas más antiguas datan del siglo XII.


Fuentes

Türkiye Kültür Portali | Hayran olunası Rumkale (HaberTurk) | Barbara H. Rosenwein, ed., Reading the Middle Ages, Volume II: From c.900 to c.1500 | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.