Resuelven el misterio del dios anónimo de Palmira

Detalle de una inscripción al "Dios anónimo" | foto Aleksandra Kubiak-Schneider

La arqueóloga polaca Aleksandra Kubiak-Schneider ha desvelado un misterio centenario tras identificar más de 200 inscripciones dirigidas a un dios anónimo en la antigua ciudad de Palmira, en la actual Siria, que fue capital del imperio del mismo nombre bajo la famosa reina Zenobia, entre los años 268-272

Entre las aproximadamente 2.500 inscripciones en arameo que había en diversos elementos arquitectónicos repartidos por Palmira, encontró unos 200 textos fechados principalmente en los siglos II y III de nuestra era. Todos ellos contenían frases misteriosas para dirigirse a una deidad: Aquel cuyo nombre es bendito por siempre, Señor del Universo, Misericordioso.

Según Kubiak-Schneider estas inscripciones se encontraban en altares de piedra destinados a quemar las ofrendas de incienso, granos de enebro y otros aromas y a verter líquidos.

Los altares con la inscripción «Aquel cuyo nombre es bendito para siempre» en el museo de Palmira | foto Aleksandra Kubiak-Schneider.

Desde hace unos 100 años, los científicos intentan determinar qué deidad era la destinataria de esta frase concreta. A la espera de resolver el enigma, han utilizado el término: el Dios Anónimo de Palmira.

Kubiak-Schneider dijo que esto se interpretó como manifestaciones monoteístas y tendencias a adorar a un único dios, una dimensión mística del culto al Señor de los Cielos, Baalshamin, así como un tabú contra la pronunciación del nombre de la deidad similar al existente en el judaísmo, porque estas frases han estado evocando y siguen evocando connotaciones bíblicas.

Mientras tanto, la solución al enigma estaba en otro lugar. La investigadora se dio cuenta de que la forma concreta de dirigirse a la deidad anónima era la misma que en los himnos que se cantaban y recitaban en los templos del primer milenio a.C. de la antigua Mesopotamia para agradecer la ayuda recibida a muchas deidades importantes: Marduk-Bel (la deidad más importante de Babilonia), Nabu (el dios patrón de la alfabetización), Nergal (dios del subsuelo), Hadad (dios de la tormenta y la lluvia).

Según Kubiak-Schneider, los destinatarios eran múltiples deidades que merecían el eterno himno de agradecimiento. Así el nombre Misericordioso se refiere a Bel-Marduk, el jefe del panteón babilónico también adorado en Palmira, que salvó a las personas y a los dioses de Tiamat, un monstruo que encarnaba el caos y la oscuridad. El Señor del Universo, a su vez, puede referirse a Bel así como a Baalshamin, el dios de la tormenta y la fertilidad identificado con Zeus. Sólo la frase Aquel cuyo nombre es bendito por siempre puede ser universal y referirse a cualquier deidad masculina, que escuchó las peticiones del orante y merece la gloria eterna, lo que confirman los antiguos himnos y oraciones de Babilonia y Asiria de los períodos anteriores a Alejandro Magno y los romanos.

Altar con la inscripción: «Aquel cuyo nombre es bendito por siempre, el bueno». Dedicado por Taimar y Shalmallat, porque le llamaron y les respondió en la hora de la angustia. Hizo un milagro en el día de la justicia, en el mes de Ayar (año 214 de la era cristiana)» | foto Aleksandra Kubiak-Schneider

La no utilización del nombre del dios en caso de dedicatoria era, pues, una señal de respeto. Los palmiros conocían perfectamente los nombres de sus deidades, sostiene el arqueólogo.

Según Kubiak-Schneider por eso no es de extrañar que no se encuentre la imagen de la deidad en los altares, lo que en este caso no está relacionado con la prohibición de representar el rostro divino. No había un Dios Anónimo, cada dios que escuchaba y mostraba favor a las peticiones merecía una alabanza eterna.

Las personas que financiaron estas inscripciones en Palmira procedían principalmente de familias de élite y medianamente ricas. Entre las personas que las encargaron había tanto mujeres como hombres; algunos de ellos eran esclavos, antiguos esclavos liberados, personas libres, así como ciudadanos romanos.

Según la Dra. Kubiak-Schneider, su hallazgo es significativo porque demuestra la continuidad de las tradiciones prehelenísticas en Oriente Medio, que influyeron en la configuración de las grandes religiones monoteístas actuales: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Sus resultados también indican la existencia de poesía religiosa utilizada en los rituales hace casi 2.000 años, pero que no se ha conservado hasta hoy.

Altar con una inscripción | foto Aleksandra Kubiak-Schneider.

Además, la investigación muestra que las deidades tenían muchos nombres y títulos utilizados según la situación y la persona que se dirigía a ellas. Cada nombre lleva un mensaje diferente, mostrando distintos aspectos de las deidades adoradas en sistemas politeístas, como el de Palmira o el de las ciudades de Mesopotamia, o el del Imperio Romano.

Los resultados de los análisis aparecieron en el libro Dédicaces votives sans théonyme de Palmyre. Béni (soit) sont nom pour l’éternité (Dedicatorias votivas sin nombre propio de deidades de Palmira. Aquel cuyo nombre es bendito para la eternidad) publicado por Brill.

Palmira fue una antigua metrópolis que medió en el comercio entre el Imperio Romano y el Lejano Oriente: Persia, China e India. Al principio era una modesta ciudad caravanera, para acabar convirtiéndose en una de las mayores metrópolis de la región mediterránea en los siglos I y II. Se hizo famosa sobre todo por su pintoresca y monumental arquitectura de piedra: largas columnatas y numerosos templos dedicados a diversos dioses. Palmira fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980. Desde 1959 hasta el comienzo de la guerra civil en 2011 esta antigua ciudad fue estudiada por una misión arqueológica polaca.


Fuentes

PAP Science in Poland (Szymon Zdziebłowski)