En 1347, la peste entró por primera vez en el Mediterráneo a través de los barcos comerciales que transportaban mercancías desde los territorios de la Horda de Oro en el Mar Negro. A continuación, la enfermedad se diseminó por Europa, Oriente Medio y el norte de África y se cobró hasta el 60% de la población en un brote a gran escala conocido como la Peste Negra.

Esta primera oleada se extendió posteriormente en una pandemia de 500 años, la llamada Segunda Pandemia de Peste, que duró hasta principios del siglo XIX.

Los orígenes de la Segunda Pandemia de Peste se han debatido durante mucho tiempo. Una de las teorías más populares ha apoyado su origen en Asia oriental, concretamente en China. Sin embargo, los únicos hallazgos arqueológicos disponibles hasta ahora proceden de Asia Central, cerca del lago Issyk Kul, en el actual Kirguistán.

Estos hallazgos demuestran que una epidemia devastó una comunidad comercial local en los años 1338 y 1339. En concreto, las excavaciones realizadas hace casi 140 años revelaron lápidas que indican que los individuos murieron en esos años a causa de una epidemia o peste desconocida. Desde su primer descubrimiento, las lápidas, inscritas en lengua siríaca, han sido la piedra angular de la controversia entre los estudiosos en cuanto a su relevancia para la Peste Negra de Europa.

Excavación del yacimiento de Kara-Djigach, en el valle de Chu de Kirguistán, en las estribaciones de los montes Tian Shan. Esta excavación se realizó entre los años 1885 y 1892 | foto A.S. Leybin

En este estudio, un equipo internacional de investigadores analizó el ADN antiguo de los restos humanos, así como los datos históricos y arqueológicos de dos sitios que contenían inscripciones sobre la peste. Los primeros resultados del equipo fueron muy alentadores, ya que se identificó ADN de la bacteria de la peste, Yersinia pestis, en individuos con el año 1338 inscrito en sus lápidas.

Por fin pudimos demostrar que la epidemia mencionada en las lápidas fue efectivamente causada por la peste, afirma Phil Slavin, uno de los autores principales del estudio e historiador de la Universidad de Sterling (Reino Unido).

Los investigadores han encontrado la cepa de origen de la peste negra

Pero, ¿podría haber sido éste el origen de la Peste Negra? Los investigadores han asociado el inicio de la Peste Negra con una diversificación masiva de las cepas de la peste, un evento llamado Big Bang de diversidad de la peste.

Pero la fecha exacta de este acontecimiento no podía estimarse con precisión, y se pensaba que había ocurrido en algún momento entre los siglos X y XIV. Ahora, el equipo ha reunido los genomas completos de la peste antigua procedentes de los yacimientos de Kirguistán y ha investigado su relación con este acontecimiento del Big Bang.

Descubrimos que las cepas antiguas de Kirguistán están situadas exactamente en el nodo de este evento de diversificación masiva. En otras palabras, hemos encontrado la cepa de origen de la peste negra e incluso conocemos su fecha exacta es decir, el año 1338, afirma Maria Spyrou, autora principal e investigadora de la Universidad de Tubinga.

Inscripción sobre la peste procedente de la región de Chu-Valley, en Kirguistán. La inscripción se traduce de la siguiente manera «En el año 1649 [= 1338 EC], y fue el año del tigre, en [idioma] turco «Bars». Esta es la tumba del creyente Sanmaq. Murió de peste» | foto A.S. Leybin

Pero, ¿de dónde procede esta cepa? ¿Evolucionó localmente o se extendió en esta región desde otro lugar? La peste no es una enfermedad de los humanos; la bacteria sobrevive en poblaciones de roedores salvajes de todo el mundo, en los llamados reservorios de peste.

Por lo tanto, la antigua cepa de Asia Central que causó la epidemia de 1338-1339 en torno al lago Issyk Kul debe proceder de uno de esos reservorios. Descubrimos que las cepas modernas más estrechamente relacionadas con la antigua cepa se encuentran hoy en día en los reservorios de peste alrededor de las montañas Tian Shan, por lo tanto muy cerca de donde se encontró la antigua cepa. Esto apunta a un origen del ancestro de la peste negra en Asia Central, explica Johannes Krause, autor principal del estudio y director del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva.

El estudio demuestra cómo la investigación de contextos arqueológicos bien definidos y la estrecha colaboración entre historiadores, arqueólogos y genetistas pueden resolver grandes misterios de nuestro pasado, como los orígenes de la infame Peste Negra, con una precisión sin precedentes.


Fuentes

Max Planck Gesellschaft | Spyrou, M.A., Musralina, L., Gnecchi Ruscone, G.A. et al. The source of the Black Death in fourteenth-century central Eurasia. Nature (2022). doi.org/10.1038/s41586-022-04800-3


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.