Los arqueólogos encontraron los restos de una tortuga terrestre, con su frágil huevo encerrado en el caparazón, en una tienda de la Via dell’Abbondanza del yacimiento de la ciudad de Pompeya. El hallazgo es una prueba del vasto ecosistema de Pompeya, formado por huellas naturales y no sólo antrópicas, y una preciosa pista arqueológica de la última fase de la vida de la ciudad, tras un fuerte terremoto en el año 62 y antes de la fatídica erupción del 79.

El insólito hallazgo se produjo en el marco de una campaña de excavación e investigación sobre las termas estabianas, llevada a cabo por la FreieUniversität de Berlín y la Universidad de Nápoles L’Orientale, con la Universidad de Oxford en colaboración con el Parque Arqueológico de Pompeya, cuyo objetivo es investigar el desarrollo urbanístico de la zona residencial antes de la construcción de las termas.

En particular, los restos de una suntuosa domus con refinados mosaicos y pinturas murales, que data del siglo I a.C. y que fue arrasada tras el terremoto que devastó Pompeya y gran parte de la Campania en el año 62 d.C., han aparecido en los talleres del lado sureste de las termas a lo largo de la Via dell’Abbondanza y el Vicolo del Lupanare. Más tarde, la zona se utilizó para la ampliación del complejo de baños en la intersección de Via dell’Abbondanza y Via Stabiana.

Foto Parco archeologico di Pompei

«La campaña de excavación en curso en Pompeya -dice el ministro de Cultura, Dario Franceschini- sigue reservando importantes hallazgos y nuevos descubrimientos, que confirman la extraordinaria riqueza de este auténtico cofre de la historia y la memoria que fascina al mundo entero.

En la excavación se descubrió de forma inesperada un pequeño reptil: las capas arqueológicas en las que se encontró eran acumulaciones de detritus, formadas tras el desmantelamiento del taller en cuestión, con vistas a su refuncionalización. Durante la fase de reconstrucción y renovación entre el terremoto y la erupción, el reptil había podido entrar en los espacios en desuso y cavar, sin ser molestado, un refugio.

Foto Parco archeologico di Pompei

No es el primer descubrimiento de tortugas en Pompeya, pero normalmente se encontraban en jardines o zonas dentro de domus ricas, como la casa de Julio Polibio.

La tortuga fue documentada y extraída en tres etapas sucesivas: documentación del caparazón (de unos 14 centímetros, mientras que un ejemplar completamente maduro suele medir entre 20 y 24 centímetros), el esqueleto interno del animal y el platrón (es decir, la parte ventral del caparazón).El hallazgo fue trasladado al Laboratorio de Investigación Aplicada del Parque, donde será estudiado y analizado por el arqueozoólogo del Parque.

Foto Parco archeologico di Pompei

El ejemplar de Testudo hermanni, una especie local hembra, probablemente se había refugiado en el espacio abandonado para encontrar un lugar adecuado para poner su único huevo (normalmente se ponen de 1 a 5 huevos).

Las tortugas tienen una peculiaridad, la distocia, que significa que si no encuentran un lugar adecuado, pueden retener sus huevos, lo que a menudo provoca problemas mortales. Por lo tanto, prefieren morir antes que poner sus huevos donde el ambiente no es propicio. La intrusión del animal no fue advertida por los encargados de la reforma de la tienda, y sus restos fueron cubiertos sin ser vistos.

Tanto la presencia de la tortuga en la ciudad como el abandono de la suntuosa domus que dio paso a un nuevo sector de las termas estabianas ilustran el alcance de las transformaciones tras el terremoto del año 62 d.C. – declara el director general Gabriel Zuchtriegel – Evidentemente, no todas las casas fueron reconstruidas y las zonas, incluso las centrales, de la ciudad apenas fueron frecuentadas hasta el punto de convertirse en el hábitat de animales salvajes; al mismo tiempo, la ampliación de las termas es una prueba de la gran confianza con la que Pompeya se reinició tras el terremoto, sólo para ser aplastada en un solo día en el año 79. La tortuga añade una pieza a este mosaico de relaciones entre cultura y naturaleza, comunidad y medio ambiente que representan la historia de la antigua Pompeya. En los próximos años, el estudio de los hallazgos orgánicos y la investigación sobre la agricultura, la economía y la demografía en Pompeya y su territorio serán una prioridad en nuestra estrategia de investigación, protección y valorización, también para dar más visibilidad a los sitios y monumentos fuera del centro urbano, como la villa rústica de Boscoreale y las villas de Torre Annunziata y Castellammare di Stabia.

Foto Parco archeologico di Pompei

La excavación llevada a cabo por el equipo internacional de las tres universidades -que es también una excavación didáctica destinada a formar a las nuevas generaciones de jóvenes arqueólogos- investigó al oeste de la entrada de las termas en la Via dell’Abbondanza, los talleres de los números 6 y 7, caracterizados por una fachada de bloques de toba Nocera.

La tienda 6, lugar del hallazgo, estaba anexionada en sus primeras fases a los baños a través de una puerta en el muro norte, que posteriormente se cerró. En la esquina suroeste del taller, una pila cuadrangular, cubierta con loza, había sido construida en una fase anterior al terremoto del 62 d.C. Justo al lado de la cuenca, en el lado exterior, en la esquina entre la pared norte de la cuenca y la pared oeste del taller, se encontró la tortuga, que había hecho su madriguera después de cavar un pequeño túnel desde el suelo posterior al terremoto hasta una zona protegida.


Fuentes

Parco Archeologico di Pompei


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.