Los primeros animales formaron comunidades ecológicas complejas hace más de 550 millones de años, sentando las bases evolutivas para la explosión del Cámbrico, según un estudio de Rebecca Eden, Emily Mitchell y sus colegas de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), publicado en la revista de acceso abierto PLOS Biology.

Los primeros animales evolucionaron hacia el final del periodo ediacárico, hace unos 580 millones de años. Sin embargo, el registro fósil muestra que, tras un auge inicial, la diversidad disminuyó en el período previo al espectacular florecimiento de la biodiversidad en la llamada explosión cámbrica, casi 40 millones de años después.

Los científicos han sugerido que este descenso de la diversidad es una prueba de un acontecimiento de extinción masiva de la fauna ediacárica hace unos 550 millones de años -posiblemente causado por una catástrofe ambiental-, pero las investigaciones anteriores no han estudiado la estructura de estas antiguas comunidades ecológicas.

Para evaluar las pruebas de una extinción masiva en el período ediacárico, los investigadores analizaron la estructura de la metacomunidad de tres conjuntos fósiles que abarcan los últimos 32 millones de años de este periodo geológico (entre 575 y 543 millones de años). Utilizaron datos paleoambientales publicados, como la profundidad del océano y las características de las rocas, para buscar la estructura de la metacomunidad, indicativa de la especialización ambiental y las interacciones entre especies.

El Dr. Mitchell escaneando con láser la superficie E, Mistaken Point. En primer plano se ven organismos ediacaranos como el Fractofusus. Debido a las sutiles características de los fósiles, sólo son claramente visibles para un ángulo particular de la luz solar, como se muestra aquí | foto Charlotte G. Kenchington

El análisis reveló una estructura comunitaria cada vez más compleja en los últimos conjuntos fósiles, lo que sugiere que las especies se estaban especializando más y participando en más interacciones entre especies hacia el final de la era ediacárica, una tendencia que se observa a menudo durante la sucesión ecológica.

Los resultados apuntan a la exclusión competitiva, más que a la extinción masiva, como causa de la caída de la diversidad a finales del período ediacárico, dicen los autores. El análisis indica que los rasgos de la dinámica ecológica y evolutiva comúnmente asociados a la explosión del Cámbrico -como la especialización y la contracción del nicho- fueron establecidos por las primeras comunidades animales del período ediacárico tardío.

Mitchell añade que descubrimos que los factores de esa explosión, a saber, la complejidad de las comunidades y la adaptación de los nichos, comenzaron en realidad durante el período ediacárico, mucho antes de lo que se pensaba. El ediacárico fue la mecha que encendió la explosión del Cámbrico.

Durante el Ediacárico, todos los continentes se agruparon en un único supercontinente llamado Pannotia, que existió desde hace unos 600 millones de años hasta hace unos 540 millones de años. La fauna de este período consistía en organismos pluricelulares que tenían características morfológicas y fisiológicas distintas a los organismos posteriores. Todavía no habían desarrollado caparazones ni esqueletos y su relación con los organismos posteriores a la explosión cámbrica es difícil de interpretar.


Fuentes

University of Cambridge | Eden R, Manica A, Mitchell EG (2022) Metacommunity analyses show an increase in ecological specialisation throughout the Ediacaran period. PLoS Biol 20(5): e3001289. doi.org/10.1371/journal.pbio.3001289 | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.