¿Qué relaciona un hueso de dedo y unos dientes fósiles encontrados en una cueva de las remotas montañas de Altai, en Siberia, con un único diente hallado en una cueva de los paisajes calcáreos de la zona tropical de Laos? La respuesta a esta pregunta ha sido establecida por un equipo internacional de investigadores de Laos, Europa, Estados Unidos y Australia.

El diente humano fue encontrado por casualidad durante una investigación arqueológica en una zona remota de Laos. Los científicos han demostrado que procede de la misma población humana antigua reconocida por primera vez en la cueva de Denisova, en los montes Altai de Siberia.

El equipo de investigación realizó el significativo descubrimiento durante su campaña de excavación de 2018 en el norte de Laos. La nueva cueva Tam Ngu Hao 2, también conocida como Cueva de la Cobra, está situada cerca de la famosa Cueva Tam Pà Ling, donde se había encontrado anteriormente otro importante fósil humano (Homo sapiens) de 70.000 años de antigüedad.

Los investigadores internacionales confían en que los dos antiguos yacimientos estén relacionados con las ocupaciones denisovanas a pesar de estar separados por miles de kilómetros.

El diente encontrado | foto Nature Communications

Sus conclusiones se han publicado en Nature Communications, bajo la dirección de la Universidad de Copenhague, el CNRS (Francia), la Universidad de Illinois Urbanna-Champain (EE.UU.) y el Ministerio de Información, Cultura y Turismo de Laos, y con el apoyo de los trabajos microarqueológicos realizados en la Universidad de Flinders y los análisis geocronológicos de la Universidad Macquarie y la Universidad Southern Cross de Australia.

El autor principal y profesor adjunto de paleoantropología de la Universidad de Copenhague, Fabrice Demeter, afirma que los sedimentos de la cueva contenían dientes de herbívoros gigantes, antiguos elefantes y rinocerontes que se sabía que vivían en entornos boscosos. Después de todo este trabajo siguiendo las numerosas pistas escritas sobre fósiles de zonas geográficas muy diferentes, nuestros hallazgos son significativos, afirma el profesor Demeter.

Este fósil representa el primer descubrimiento de denisovanos en el sudeste asiático y demuestra que los denisovanos estuvieron en el sur al menos hasta Laos. Esto concuerda con las pruebas genéticas encontradas en las poblaciones actuales del sudeste asiático.

Interior de la cueva del descubrimiento | foto Fabrice Demeter (University of Copenhagen/CNRS Paris)

Tras un análisis muy detallado de la forma de este diente, el equipo de investigación identificó muchas similitudes con los dientes denisovanos encontrados en la meseta tibetana, el único otro lugar donde se han encontrado fósiles denisovanos. Esto sugería que probablemente se trataba de un denisovano que vivió hace entre 164.000 y 131.000 años en los trópicos cálidos del norte de Laos.

El profesor asociado Mike Morley, del Laboratorio de Microarqueología de la Universidad de Flinders, afirma que el yacimiento de la cueva se encontró en lo alto de las montañas de piedra caliza y contiene restos de un antiguo sedimento de cueva cementado repleto de fósiles. Este diente denisovano demuestra que una vez estuvieron presentes en los paisajes kársticos de Laos, afirma el profesor Morley.

La complejidad del yacimiento supuso un reto para la datación y requirió la participación de dos equipos australianos. El equipo de la Universidad Macquarie, dirigido por la profesora asociada Kira Westaway, se encargó de la datación de los sedimentos de la cueva que rodeaban a los fósiles, y el equipo de la Universidad Southern Cross, dirigido por el profesor asociado Renaud Joannes-Boyau, realizó la datación directa de los restos fósiles desenterrados.

Establecer un contexto sedimentario para el lugar de descanso final de los fósiles proporciona una comprobación interna de la integridad del hallazgo: si los sedimentos y los fósiles arrojan una edad similar, como se ha visto en Tam Ngu Hao 2, entonces sabemos que los fósiles fueron enterrados poco tiempo después de la muerte del organismo, afirma la profesora Kira Westaway.

La datación directa de los restos fósiles es crucial, si queremos entender la sucesión de acontecimientos y especies en el paisaje. La buena concordancia de las diferentes técnicas de datación, tanto en los sedimentos como en los fósiles, da fe de la calidad de la cronología para las especies de la región. Y esto tiene muchas implicaciones para la movilidad de las poblaciones en el paisaje, afirma el profesor Renaud Joannes-Boyau, de la Southern Cross University.

Cueva de Denísova / foto Демин Алексей Барнаул en Wikimedia Commons

Es probable que los fósiles estuvieran dispersos en el paisaje cuando fueron arrastrados a la cueva durante una inundación que depositó los sedimentos y los fósiles. Desgraciadamente, a diferencia de la cueva de Denisova, las condiciones de humedad de Laos impidieron la conservación del ADN antiguo. Sin embargo, los científicos arqueólogos encontraron proteínas antiguas que sugieren que el fósil era un humano joven, probablemente femenino, de entre 3,5 y 8,5 años de edad.

El hallazgo sugiere que el sudeste asiático fue un punto de diversidad para los humanos, con al menos cinco especies diferentes que acamparon en distintas épocas: Homo erectus, los denisovanos/neandertales, Homo floresiensis, Homo luzonensis y Homo sapiens.

Las cuevas del sudeste asiático podrían proporcionar la siguiente pista y más pruebas contundentes para entender estas complejas relaciones demográficas.


Fuentes

Flinders University | Demeter, F., Zanolli, C., Westaway, K.E. et al. A Middle Pleistocene Denisovan molar from the Annamite Chain of northern Laos. Nat Commun 13, 2557 (2022). doi.org/10.1038/s41467-022-29923-z


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.