Encuentran dos nuevos gigantes nurágicos en Mont’e Prama, Cerdeña

La cabeza de uno de los gigantes | foto Ministero della Cultura

Los arqueólogos que trabajan en el yacimiento de la necrópolis nurágica de Mont’e Prama, en el municipio de Cabras en la isla de Cerdeña, han encontrado los torsos y otros fragmentos de dos nuevas estatuas, ambas identificadas como «boxeadores del tipo Cavalupo» por el gran escudo flexible que envuelve su torso, completamente similares a las dos esculturas recuperadas a pocos metros en 2014 y que ahora se exponen en el Museo Cívico de Cabras. La capa subyacente también confirmó la continuación hacia el sur de la necrópolis y la imponente vía funeraria, orientada en un eje norte-sur.

Un descubrimiento excepcional, dijo el Ministro de Cultura, Dario Franceschini, al que seguirán otros, confirmando el importante compromiso del Ministerio con este extraordinario sitio, que no tiene igual en el Mediterráneo. El descubrimiento de otros dos gigantes, de hecho, se produce menos de un año después de la creación de la Fundación, que ve cómo el Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Cabras y la Región de Cerdeña se comprometen a poner en valor uno de los mayores testimonios de una antigua civilización mediterránea. Dos nuevas joyas se suman así a este conjunto estatuario de misterioso encanto, capaz de atraer la atención del mundo entero.

El sugestivo y misterioso conjunto de los Gigantes de Mont’e Prama se enriquece así con dos unidades más gracias a un descubrimiento que seguramente no quedará aislado, dada la prometedora cantidad, calidad y condiciones de conservación de los restos arqueológicos enterrados en el sector sur de la necrópolis nurágica.

Foto Ministero della Cultura

Mientras que los fragmentos pequeños y medianos están siendo destacados diariamente, documentados en su posición en el suelo y recuperados, dijo la superintendente Monica Stochino, los dos grandes y pesados bloques de los torsos necesitarán tiempo para ser liberados del sedimento que los rodea y ser preparados para una recuperación segura. El descubrimiento, añade, premia la perseverancia y la validez del método arqueológico de exploración progresiva a través de fases de prospección preliminar e investigación sistemática, medida y realizada en la forma y en el tiempo que permite la disponibilidad de recursos y el desarrollo paralelo de proyectos de excavación, restauración y exhibición de los hallazgos y la puesta en valor del yacimiento.

Los actuales trabajos de excavación son el resultado de una intensa labor de preparación científica y técnica dirigida por los arqueólogos Alessandro Usai y Maura Varigiu, la antropóloga Francesca Candilio, la restauradora Georgia Toreno y la arquitecta Elena Romoli.

Foto Ministero della Cultura

La misteriosa fascinación de la Necrópolis Nurágica y los Gigantes de Mont’e Prama

¿Guardianes ancestrales de una zona sagrada, símbolos de las funciones sociales de los difuntos o el recuerdo de un acontecimiento importante de la historia local nurágica? ¿Destruida durante una guerra interna entre comunidades nurágicas, demolida por los fenicios o demolida por los cartagineses? Son muchos los misterios que rodean a la necrópolis nurágica y a los Gigantes de Mont’e Prama, hallazgos que no tienen parangón en la estatuaria de la Cerdeña nurágica y que parecen ser producto de una exageración extrema de los bronces votivos, implementados en un contexto cultural atravesado por profundas líneas de fractura en un momento de transición epocal muy sentido y sufrido.

Los estudios más recientes datan las tumbas y las esculturas entre finales del siglo IX y la primera mitad del siglo VIII a.C., en plena Edad de Hierro, obra de una sociedad que había cambiado radicalmente respecto a la de la Edad de Bronce. La necrópolis de Mont’e Prama pasó por tres fases de uso: la primera consistió en tumbas de un solo pozo en las que se depositaba un cuerpo inhumado; la segunda consistió en nuevas tumbas individuales o agrupadas cubiertas por losas de piedra de forma desordenada; la tercera consistió en tumbas con cubiertas de losas cuadradas, perfectamente alineadas.

Por encima de estas tumbas bien organizadas y en el espacio abierto delante de ellas, que constituye una especie de camino funerario, se encontraron estatuas en estado fragmentario, destrozadas ya en la antigüedad y depositadas voluntariamente encima y junto a las tumbas. En la actualidad, no es posible determinar la ubicación original de las estatuas, cuyos fragmentos se encontraron en un estado caótico. Hay varias hipótesis sobre su antigua ubicación: algunos creen que las estatuas se colocaron en una zona alejada de las tumbas para delimitar una zona sagrada; otros piensan que se colocaron en la zona de la necrópolis; por último, hay quienes piensan que se colocaron encima de las losas que cubrían las tumbas.

Foto Ministero della Cultura

Se han planteado tres hipótesis principales sobre su destrucción: la primera hipótesis considera la destrucción del complejo como un episodio de lucha interna entre comunidades locales de cultura nurágica; la segunda hipótesis es que la destrucción tuvo lugar a manos de los fenicios de Tharros a finales del siglo VII a.C.; la tercera propone que la destrucción se remonta a la segunda mitad del siglo IV a.C. a manos de los cartagineses presentes en la isla.

Teorías sobre el significado de los gigantes

Según una interpretación, las esculturas representaban a la clase social más destacada, identificando a los arqueros con los valores militares, a los boxeadores con los religiosos y a los modelos de los nuraghi con los políticos. Otra interpretación, en cambio, reconoce en las estatuas, más que en los propios difuntos, la representación de sus antepasados, evocados como héroes míticos de las leyendas nurágicas, y en los modelos de los nuraghi el símbolo de la identidad y la unidad de la comunidad.

La estatua mejor conservada del ‘boxeador tipo Cavalupo’, encontrada en 2014 junto a otra gemela aún no restaurada | Foto Ministero della Cultura

Según una última interpretación, finalmente, las estatuas podrían celebrar el recuerdo de un acontecimiento importante de la historia local nurágica. El complejo funerario y escultórico suele definirse como un heroon, es decir, un lugar organizado y estructurado para el culto de los antepasados elevados al rango de héroes. Así, las esculturas de Mont’e Prama expresan la identidad y la pertenencia, valores especialmente significativos en una época de transición caracterizada por profundas tensiones y transformaciones. Tendrían, por tanto, un fuerte valor simbólico, dirigido tanto a las comunidades locales como a las procedentes del Mediterráneo oriental, que en aquellos años se encontraban frente a las costas de Cerdeña occidental.

La investigación se ha orientado hacia dos objetivos principales, explicó el superintendente Stochino, por un lado investigar algunos grupos de enterramientos de la fase más antigua, nurágica, y posterior púnico-romana, con el fin de encontrar la información científica necesaria para una reconstrucción del mundo en el que se desarrollaron los fenómenos culturales que dieron lugar a la creación del yacimiento; por otro lado, ampliar las excavaciones al sur de las zonas ya investigadas, con el objetivo de confirmar la extensión del trazado monumental de la zona con la definición de la vía funeraria y la creación del conjunto escultórico formado por estatuas, modelos de nuraghi y betili.

Según el responsable arqueológico Alessandro Usai, director científico de la excavación en Sinis desde 2014, los dos torsos encontrados con el escudo alargado que adquiere una forma un tanto envolvente en relación con el brazo izquierdo y se aplana en el vientre remiten a la categoría de los boxeadores. Se trata de esculturas calcáreas cuya piedra procedía de una cantera no muy lejana, fáciles de esculpir pero, por esta misma razón, también muy frágiles.


Fuentes

Ministero della Cultura (Italia)