El pez que nada al revés

Peces gato acostados nadando | foto Ricky Romero en Flickr

Los peces son grandes nadadores, y esta habilidad no proviene de la práctica sino de la anatomía. Los peces tienen un cuerpo delgado que flexionan hacia adelante y hacia atrás para atravesar el agua, y varias aletas que les ayudan a moverse, girar, mantenerse erguidos, detenerse, etc.

Además, la mayoría de los peces tienen un saco de aire interno llamado vejiga natatoria que les permite controlar su flotabilidad y orientación sin tener que nadar continuamente y gastar así energía. Cuando los peces quieren mantenerse a flote, tragan aire e inflan la vejiga y cuando quieren hundirse la desinflan.

La vejiga natatoria está situada cerca del vientre, por debajo de su centro de masa, lo que los hace propensos a rodar. El pez intenta anular este efecto agitando sus aletas. Pero cuando el pez muere, pierde la capacidad de mantener el equilibrio y la parte más boyante de su cuerpo intenta flotar hacia la superficie, volteando su cuerpo. Un pez que nade de lado o flote con el vientre hacia arriba es una señal segura de lesión o muerte, pero para unos pocos peces esta es la forma en la que nadan.

Pez gato acostado, en un acuario | foto Neale Monks en Wikimedia Commons

Hay varias especies de pez gato del género Synodontis nativos de la cuenca del Congo que nadan naturalmente boca abajo. Su inusual comportamiento ha fascinado a los humanos durante siglos. Los peces gato acostados, como se les conoce, han sido tallados en las paredes de las tumbas egipcias desde hace 4.000 años. Los colgantes con forma de bagre invertido eran un amuleto popular en el antiguo Egipto, donde se creía que evitaba el ahogamiento. Hoy en día, se encuentra sobre todo en acuarios, donde puede vivir hasta 15 años y crecer, dependiendo de la especie, hasta 20 pulgadas de largo.

Una de las teorías es que los peces nadan boca abajo para alimentarse con mayor eficacia. El pez suele pastar en la parte inferior de las ramas y troncos sumergidos, y nadar al revés hace que estas zonas sean más accesibles. También es más fácil capturar presas, como larvas de insectos, en la línea de flotación cuando se alimenta desde abajo. Nadar boca abajo también facilita que el pez «respire» la fina capa de agua rica en oxígeno que hay en la superficie.

Esa capacidad puede ser fundamental para la supervivencia cuando el agua se queda sin oxígeno, una condición llamada hipoxia, que se da de forma natural en algunos sistemas fluviales, especialmente si están marcados por la poca luz y la densa vegetación, como en los pantanos.

El pez gato acostado parece tener todo un conjunto de adaptaciones que hacen más sostenible la vida en la superficie, afirma Lauren Chapman, profesora de biología de la Universidad McGill que lleva más de dos décadas estudiando cómo responden los peces a la hipoxia en los sistemas fluviales africanos.

En un experimento, Chapman comparó el comportamiento de los peces gato acostados boca abajo y boca arriba en condiciones de poco oxígeno en un laboratorio. Descubrió que sus posiciones de natación permitían a los peces boca abajo respirar más fácilmente en la superficie, mientras que los que estaban boca arriba tenían que esforzarse más para obtener el mismo beneficio.

Aunque Chapman dijo que no podía afirmar con certeza si la natación al revés evolucionó en respuesta a la hipoxia o si influyeron en ella otros factores, para muchos peces en la naturaleza, los niveles de oxígeno en el agua pueden tener un gran impacto, incluyendo el aumento del tamaño de las branquias y un menor número de huevos, lo que eventualmente podría conducir a la formación de especies separadas.

Además de su comportamiento respiratorio y alimentario, el pez gato invertido de la cuenca del Congo (Synodontis nigriventris), también conocido como siluro invertido manchado, ha evolucionado para tener el vientre más oscuro y el dorso más claro, de modo que, al nadar boca abajo, la parte inferior más oscura hace que sea más difícil de ver contra el agua oscura. Esta coloración es notable porque es lo contrario de la mayoría de los peces, que tienden a ser más oscuros en la parte superior y más claros en la inferior. Esto se conoce como contra-sombra.

No es que el pez gato acostado no pueda nadar al derecho, sino que prefiere nadar invertido. El pez suele cambiar a la orientación normal cuando se alimenta en el fondo. Los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Nara (Japón), dirigidos por Ken Ohnishi, descubrieron que el pez es más propenso a nadar al revés cerca de objetos o en el fondo del agua. Cuando está cerca de un objeto, el pez gira su cuerpo, probablemente para rozar su parte inferior. Rara vez nada en medio del agua, prefiriendo nadar en el fondo o en la superficie.


Este artículo se publicó en Amusing Planet. Traducido del inglés y publicado con permiso.

Fuentes

The Mystery of the Upside-Down Catfish | Chapman, L. J., Kaufman, L., & Chapman, C. A. (1994). Why Swim Upside down?: A Comparative Study of Two Mochokid CatfishesCopeia1994(1), 130–135. doi.org/10.2307/1446679 | Here’s why fish float upside down when they die | Wikipedia