Científicos del Trinity College Dublin, junto con colegas internacionales, han explorado la importancia de los viajes por mar en la prehistoria examinando los genomas de los antiguos humanos malteses y comparándolos con los genomas de esta época de toda Europa.

Los hallazgos anteriores del equipo arqueológico habían sugerido que hacia el final del III milenio a.C. el uso de los templos malteses disminuyó. Ahora, utilizando datos genéticos de antiguos individuos malteses, el actual equipo de investigación interdisciplinar ha sugerido una posible causa.

Los investigadores descubrieron que estos antiguos humanos carecían de algunas de las firmas de los cambios genéticos que recorrieron Europa en este periodo, debido a su aislamiento en las islas. Los científicos llegaron a la conclusión de que la topografía física, en particular los paisajes marinos, desempeñó un papel fundamental como barrera para el intercambio genético.

Foto Bruno Ariano et al.

Descubrieron que estos isleños mediterráneos eran inusuales para su época. Mostraban evidencias de endogamia en su historia familiar, un signo de una población pequeña y restringida que indica aislamiento genético. Curiosamente, los investigadores encontraron que uno de los antiguos individuos analizados era hijo de parientes de segundo grado. Se trata de un hallazgo excepcional, ya que el número de individuos altamente consanguíneos es muy bajo incluso en la antigüedad, y éste es el segundo individuo más consanguíneo detectado hasta ahora en el mundo neolítico.

Los científicos del laboratorio de ADN antiguo de Trinity College Dublin secuenciaron los genomas de humanos malteses antiguos (4.500-5.000 años) procedentes de los enterramientos colectivos en cuevas del Círculo de Xaghra y los compararon con los genomas de grupos contemporáneos de toda Europa. Trinity ha colaborado en el estudio con colegas de la Universidad Queen’s de Belfast, la Universidad de Cambridge, la Superintendencia del Patrimonio Cultural de Malta y otras entidades.

Los científicos recrearon la geografía genética de toda Europa en la época de los primeros agricultores. Encontraron pruebas de que estaba fundamentalmente conformada por sus paisajes marinos, que incluyen las barreras que distinguen a Irlanda y Gran Bretaña del continente, y que distinguen especialmente a las poblaciones de las islas Orcadas escocesas. Estos ejemplos son poderosas ilustraciones de la insularidad genómica. Al menos para los genes, las vías marítimas fueron más retardadoras que aceleradoras de la conexión.

Foto Bruno Ariano et al.

Los primeros pobladores de las islas maltesas eran neolíticos, datados por la Universidad de Queen’s en el VI milenio antes de Cristo. Las comunidades se desarrollaron a través de una serie de fases culturales, con algunos indicios materiales de conectividad externa. La cultura maltesa floreció a partir del 3600 a.C., con una artesanía y una arquitectura características que sólo se encuentran en las islas. Un ejemplo fue el desarrollo de elaboradas estructuras mortuorias, como el círculo de Xagħra, en Gozo. Esta tumba subterránea monumentalizada albergó los restos de cientos de individuos y fue remodelada y ampliada hasta que, en torno al 2500 a.C., fue abandonada, posiblemente como parte de un declive poblacional más amplio o de una sustitución.

Para examinar la demografía de la Malta del Neolítico Tardío, los científicos secuenciaron los genomas de este lugar de enterramiento. La elucidación de la estructura fina entre grupos estrechamente relacionados, como las poblaciones neolíticas europeas, es un reto y requiere un análisis genético a escala fina. Por lo tanto, para examinarlos en un contexto más amplio, el equipo imputó además genotipos diploides de todo el genoma a partir de genomas antiguos publicados y evaluó largos trozos de genomas compartidos dentro y entre genomas para estimar la geografía genética y las demografías en toda la Europa neolítica.

Una imagen de alta resolución de los antecedentes genéticos de las antiguas poblaciones humanas permitió a los estudiosos desvelar su historia, parentesco y migración. Por ejemplo, se descubrió que los antiguos pobladores neolíticos de Malta experimentaron un descenso inusual de su tamaño, quizá debido a factores externos como el deterioro del entorno y la economía locales. Además, la estructura genética de las poblaciones humanas modernas de Europa ya estaba presente en su mayoría en las antiguas comunidades que vivieron hace miles de años. Este descubrimiento seguramente abrirá nuevos interrogantes sobre la navegación en la antigüedad.

Tumba del círculo de Xaghra, Malta | foto Hamelin de Guettelet en Wikimedia Commons

Bruno Ariano, estudiante de doctorado en el Trinity College de Dublín, primer autor del estudio, dijo: ¿Fue el mar una barrera o una autopista para conectar regiones en la antigüedad? Nuestra investigación demuestra que la navegación marítima aumentó la diferenciación entre las poblaciones de las islas y de la Europa continental. Gracias al análisis de cientos de genomas antiguos descubrimos un nivel de estructura entre las poblaciones que se correlaciona con su ubicación geográfica. Este nivel de resolución sin precedentes conducirá muy probablemente a nuevas teorías sobre la migración y la navegación.

Caroline Malone, catedrática de Prehistoria de la Escuela de Medio Ambiente Natural y Construido de la Universidad de Queens Belfast y coautora, ha declarado: Los constructores de los templos de la Malta prehistórica demostraron una enorme resistencia y creatividad durante más de mil años, como ha confirmado un detallado programa de datación de la Universidad de Queen’s Belfast. Las nuevas pruebas biológicas demuestran que también se enfrentaron a la distancia marítima de su isla natal.

Simon Stoddart, catedrático de Prehistoria del Departamento de Arqueología de la Universidad de Cambridge, y coautor de la investigación, declaró: Por primera vez, tenemos un conocimiento científico de la escala de la sociedad prehistórica en Malta. Estos resultados sugieren que las pequeñas comunidades estaban estrechamente asociadas a la custodia de los famosos templos


Fuentes

Cell.com | Bruno Ariano, Valeria Mattiangeli, Emily M. Breslin et al., Ancient Maltese genomes and the genetic geography of Neolithic Europe, Current Biology. doi.org/10.1016/j.cub.2022.04.069.

  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.