Ahorrar en gas parece más complicado que nunca. Las recientes subidas en la factura nos obligan a estar más pendientes de todo lo que gastamos, aquello que dejamos abierto o el uso que le damos a los diferentes aparatos de la casa pero, ¿realmente puedo bajar las facturas?

A pesar de que el frío se ha ido, el gasto de luz y gas sigue estando ahí, apretando en los números y haciendo que miremos la factura mientras nos quedamos pasmados. Por esto, si lo que buscamos es que no nos vuelva a pasar durante el verano, igual debemos estar al tanto de algunas claves para nuestra economía.

¿Cómo podemos ahorrar gas en casa?

A primera vista puede parecer que no hay nada que hacer para ahorrar en nuestra factura del gas pero, gracias a las diferentes pruebas que se han estado haciendo estos años atrás, nos hemos dado cuenta de la cantidad de alternativas que tenemos, de lo relativamente sencillo que resulta no hacer sufrir al bolsillo.

Sin embargo, es importante contratar una cobertura que de serie vaya a ser más barata que otras de la competencia, que se adapte al consumo que tienes en función de si nos encontramos ante una vivienda estacional o esa en la que pasamos la mayor parte de nuestras vidas. Dicho esto, a continuación, te dejamos con puntos que te pueden ayudar en tu feliz cometido:

Control del calor residual

Los electrodomésticos de nuestra casa guardan calor residual. Tanto el horno como la placa de cocina o la plancha mantienen buena temperatura durante unos minutos que podemos evitar si apagamos el aparato un rato antes de que termine su función. Esto, que es algo que no hace casi nadie, nos puede ahorrar unos cuántos euros en la factura.

Consumo bajo de calefacción

La calefacción que tenemos en casa no puede estar al más alto de los grados porque, a mayor potencia, mayor será el gasto. En las horas frías lo mejor es abrigarse al máximo porque así no necesitaremos tantos radiadores con los que conseguir una temperatura corporal que nos guste. ¿Lo has probado?

Aislar nuestra vivienda

Aislar muros y techos de nuestra casa es una buena manera de mantener la temperatura que tenemos dentro sin necesidad de utilizar mucho de la instalación de gas. Esto, que es algo que nos ayuda también con el frío, permitirá que ahorremos buenas cantidades de dinero en nuestras siguientes facturas.

Limpia los calentadores del quemador

¿Hace cuánto no limpias los quemadores de tu calentador de gas de forma correcta y con garantías de duración? Observando que la llama se ha puesto azul -y no amarilla- serás consciente de que estás haciendo las cosas bien. En caso de no saber cómo quitarles la suciedad, será mejor que llames a un especialista.

Como vemos, ahorrar gas en casa no es algo tan complicado. Si bien las cosas se han puesto bastante feas en torno a las subidas recientes, lo cierto es que hay muchas opciones para que podamos aliviar las facturas que llegan a nuestro buzón, aquellas que nos hacen temblar nada más abrir el sobre. ¿Te apuntas al progreso?


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.