Un estudio cuestiona las teorías sobre la llegada de los primeros humanos a América

Glyptodon y hombres prehistóricos en América, dibujo de Heinrich Harder (1920) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Un nuevo análisis de los yacimientos arqueológicos de América pone en tela de juicio las teorías relativamente nuevas de que los primeros habitantes humanos de América del Norte llegaron antes de la migración de los pueblos de Asia a través del estrecho de Bering.

El análisis, realizado por el profesor de la Universidad de Wyoming Todd Surovell y sus colegas de la UW y otras cinco instituciones, sugiere que la interpretación errónea de las pruebas arqueológicas en ciertos yacimientos de América del Norte y del Sur podría ser responsable de las teorías de que los humanos llegaron mucho antes de hace 13.000-14.200 años.

Las conclusiones de los investigadores aparecen en PLOS One, una revista publicada por la Public Library of Science. El artículo es el último avance en el debate sobre el poblamiento de las Américas, en el que algunos cuestionan ahora el consenso largamente mantenido de que los primeros americanos fueron cazadores-recolectores que entraron en América del Norte desde Asia a través del puente terrestre de Beringia hace unos 14.200 años, y luego se dispersaron hacia el sur entre dos grandes glaciares que entonces cubrían gran parte del continente.

El yacimiento arqueológico de Hell Gap, en el este de Wyoming, es uno de los incluidos en un nuevo estudio que apoya la hipótesis de que los humanos llegaron por primera vez a América hace al menos 14.200 años en Beringia y hace unos 13.000 años en las latitudes templadas de Norteamérica | foto Todd Surovell

Las conclusiones de Surovell y sus colegas se basan en un análisis de depósitos arqueológicos enterrados, utilizando una nueva estadística llamada Índice de Integridad Estratigráfica Aparente que ellos desarrollaron. Mientras que la integridad estratigráfica de los yacimientos arqueológicos tempranos de Alaska es alta -lo que produce pruebas sólidas en apoyo de una ocupación humana inequívoca-, los yacimientos de lugares más meridionales que apuntan a una posible ocupación humana más temprana muestran signos de mezcla de artefactos entre múltiples períodos de tiempo.

Si los humanos consiguieron atravesar las capas de hielo continentales de forma significativa antes de hace 13.000 años, debería haber pruebas claras de ello en forma de al menos algunos componentes arqueológicos estratigráficamente discretos con un recuento de artefactos relativamente alto. Hasta ahora, no existen tales pruebas, escribieron Surovell y sus colegas. (Nuestros) hallazgos apoyan la hipótesis de que la primera llegada humana al Nuevo Mundo se produjo hace al menos 14.200 años por el puente de Beringia y hace aproximadamente 13.000 años en las latitudes templadas de Norteamérica. Todavía no se han identificado en el registro arqueológico pruebas sólidas de la presencia humana antes de esas fechas.

Foto Roblespepe en Wikimedia Commons

En concreto, el nuevo análisis comparó la integridad estratigráfica de tres yacimientos que, según se argumenta, contienen pruebas de una ocupación humana anterior -dos en Texas y uno en Idaho- con la integridad de yacimientos de Alaska, Wyoming y Pensilvania. Los tres yacimientos que se atribuyen una antigüedad superior a los 13.000 años mostraban patrones de mezcla significativa, mientras que los otros no.

Los investigadores no pudieron obtener información detallada sobre otros yacimientos de América del Norte y del Sur que supuestamente contenían pruebas de ocupación humana antes de hace 13.000 años.

Los yacimientos que se alegan como anteriores a hace 13.000 años son escasos, y los datos que apoyan su condición de yacimientos han sido poco difundidos, escribieron Surovell y sus colegas. Dado el estado de los datos disponibles en relación con estos sitios, debemos cuestionar si hay algún sitio en las Américas al sur de las capas de hielo que exhiba una ocupación cultural inequívoca y estratigráficamente discreta con un número suficiente de artefactos de clara fabricación humana.

Mapa de sitios investigados en el estudio | foto Todd Surovell et al.

El artículo no descarta por completo la posibilidad de que los humanos colonizaran las Américas en una fecha anterior. Pero si lo hicieron, deberían haber producido superficies de ocupación estratigráficamente discretas, algunas de las cuales se esperaría que tuvieran un gran número de artefactos.

El hecho de que lo hicieran en Beringia pero no lo hicieran al sur de los glaciares continentales sugiere que, o bien había algo fundamentalmente diferente en el comportamiento humano pre-Clovis y/o en la geomorfología al sur de las capas de hielo, o que las pruebas que indican la presencia de humanos al sur de las capas de hielo han sido malinterpretadas, escribieron los investigadores. Como mínimo, muestra que, cuando no hay ocupaciones estratigráficamente discretas, deben realizarse estudios adicionales para demostrar que existe una integridad estratigráfica de asociación entre los artefactos y los estratos fechados.


Fuentes

University of Wyoming | Surovell TA, Allaun SA, Crass BA, Gingerich JAM, Graf KE, et al. (2022) Late date of human arrival to North America: Continental scale differences in stratigraphic integrity of pre-13,000 BP archaeological sites. PLOS ONE 17(4): e0264092. doi.org/10.1371/journal.pone.0264092


Salir de la versión móvil