Un análisis de la composición de los denarios romanos arroja luz sobre la crisis financiera mencionada por Cicerón

Monedas romanas | foto Koraysa en depositphotos.com

Un nuevo análisis científico de la composición de los denarios romanos ha aportado nuevos conocimientos sobre una crisis financiera mencionada brevemente por el estadista y escritor romano Marco Tulio Cicerón en su ensayo sobre el liderazgo moral, De Officiis, y ha resuelto un antiguo debate histórico.

Investigadores de la Universidad de Warwick y de la Universidad de Liverpool han analizado las monedas de la época y han revelado una degradación de la moneda mucho mayor de lo que los historiadores pensaban, con monedas que habían sido de plata pura antes del 90 a.C. cortadas con hasta un 10% de cobre cinco años después.

El Dr. Ponting, de la Universidad de Liverpool, dijo: Los romanos estaban acostumbrados a una moneda de plata extremadamente fina, por lo que es muy posible que perdieran la confianza en el denario cuando dejó de ser puro. El nivel exacto de degradación podría haber sido menos importante para los contemporáneos que la mera constatación de que la moneda estaba adulterada y ya no era de verdadera «plata».

El profesor Butcher, de la Universidad de Warwick, dijo: El descubrimiento de esta significativa disminución del valor del denario ha arrojado nueva luz sobre las insinuaciones de Cicerón de una crisis monetaria en el 86 a.C.. Los historiadores han debatido durante mucho tiempo a qué se refería el estadista y erudito cuando escribió que ”la moneda se revolvía, de modo que nadie podía saber lo que tenía” (De Officiis, 3:80). Creemos que ahora hemos resuelto este enigma.

Monedas romanas comunes | foto Rasiel Suarez en Wikimedia Commons

La referencia forma parte de una anécdota que describe el comportamiento interesado de Marco Mario Gratidiano, que se atribuyó el mérito de una propuesta de reforma monetaria elaborada conjuntamente por los tribunos y el colegio de prebostes y que, como resultado, se hizo enormemente popular entre el público.

Pero, ¿cuál fue la causa de que la moneda fuera «revuelta», y cuáles las soluciones de las que Gratidiano se atribuyó el mérito?

Roma y las monedas del Mediterráneo 200 a.C. – 64 d.C., un proyecto de investigación de cinco años financiado por el ERC, tiene como objetivo aumentar nuestra comprensión de las economías de la Roma clásica y de otros estados mediterráneos analizando la composición de sus monedas y cruzando los resultados con los registros históricos.

El equipo de investigación está formado por el profesor Kevin Butcher, de la Universidad de Warwick, el doctor Matthew Ponting, de la Universidad de Liverpool, y el doctor Adrian Hillier, del ISIS Neutron and Muon Facility, del STFC Rutherford Appleton Laboratory.

El Dr. Ponting dijo: Nuestra técnica de muestreo mínimamente invasiva utilizada para tomar muestras de estas importantes monedas ha revelado un descenso significativo del valor del denario: de ser una moneda de plata pura, el denario cayó primero por debajo del 95% de pureza, y luego volvió a caer hasta el 90%, con algunas monedas tan bajas como el 86%, lo que sugiere una grave crisis monetaria.

Denario romano con una cabeza del dios Baco, que fue muestreado como parte del proyecto | foto University of Warwick

El profesor Kevin Butcher explica el contexto: En los años posteriores al 91 a.C. el estado romano estaba en peligro de caer en la bancarrota. Los romanos estaban en guerra con sus propios aliados en Italia, y al concluir la guerra, en el 89 a.C., había una crisis de deuda. En el año 86 a.C. parece que también había una crisis de confianza en la moneda. Cicerón relató cómo los tribunos romanos se dirigieron al colegio de prebostes para resolver la crisis, antes de que Gratidiano se atribuyera el mérito del esfuerzo colectivo.

Una teoría es que Gratidiano fijó el tipo de cambio entre el denario de plata y el as de bronce (cuyo peso se había reducido recientemente). Otra es que publicó un método para detectar los denarios falsos, y así restauró la fe en la moneda. Desgraciadamente, la elección de las palabras de Cicerón es demasiado oscura para que los historiadores puedan determinar con exactitud lo que estaba ocurriendo. Su propósito al escribir sobre ello no era iluminar la historia monetaria; sólo utilizaba el incidente como ilustración de un magistrado romano que se comportaba mal al atribuirse el trabajo de otros.

Hace tiempo que se piensa que hubo una muy ligera devaluación del denario entre el 89-87; pero ¿fue suficiente para desencadenar una crisis monetaria? Los resultados del análisis metalúrgico sugieren que las dificultades financieras experimentadas por Roma en estos años condujeron a una relajación de las normas en la ceca en el año 90 a.C., con el resultado de que el contenido de plata de la moneda disminuyó en dos etapas, de modo que en el año 87 a.C. la moneda estaba deliberadamente aleada con un 5-10% de cobre.

El profesor Butcher añadió: Este podría ser el significado de las palabras de Cicerón: que el valor de la moneda era ‘revuelto’ porque nadie podía estar seguro de si los denarios que tenían eran puros o no. Es aún más digno de mención el hecho de que, en torno a la época en que Gratidiano publicó su edicto, el estándar de finura se elevó bruscamente, invirtiendo el envilecimiento y restaurando el denario como moneda de alta calidad.

Aunque la cronología precisa sigue siendo incierta, los nuevos datos científicos sugieren que podría haber sido el objetivo principal del edicto de Gratidiano, más que algo relacionado con los tipos de cambio entre la plata y el bronce o la detección de falsificaciones. En las décadas siguientes, los romanos evitaron volver a degradar el denario, hasta que el Estado volvió a enfrentarse a grandes gastos durante la guerra civil entre Pompeyo y Julio César. Incluso entonces, la ceca romana no fue tan lejos como en la época de Gratidiano.

Estos hallazgos forman parte de un estudio más amplio financiado por la UE que pretende examinar las estrategias financieras y monetarias de los estados mediterráneos desde c. 150 a.C. hasta una importante reforma de la acuñación de monedas hacia 64 d.C., proporcionando un conjunto detallado y fiable de análisis de la composición química de todas las principales acuñaciones de plata de ese periodo.


Fuentes

University of Warwick