Desde hace mucho que los investigadores y expertos están de acuerdo en que el origen del mito del Diluvio Universal que encontramos en muchas culturas del Mediterráneo y el cercano y Medio Oriente está en la historia mesopotámica que se narra en el Poema de Gilgamesh, el cual incluye una versión del relato que es, en realidad, más antiguo.

Es la tablilla número XI la que contiene el mito del diluvio, que fue copiado por el escriba, en su mayor parte, de otro poema anterior, el Atrahasis. Curiosamente la copia de éste que ha sobrevivido es posterior a la del poema de Gilgamesh.

La historia cuenta como Atrahasis, a quien los babilonios llamaban Utnapishtim y los sumerios conocían como Ziusudra, sobrevivió a la gran inundación construyendo una nave en la que embarcó a su familia y a una pareja de cada tipo de animal. En el poema de Gilgamesh el héroe visita a Utnapishtim y este le relata esta historia y cómo consiguió la inmortalidad, que Gilgamesh también persigue.

La tablilla XI del Poema de Gilgamesh, donde se describe la historia del diluvio | foto Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) en Wikimedia Commons

Entre 1963 y 1989 se excavó en Irak el yacimiento de Abu Salabikh, las ruinas de una pequeña ciudad mesopotámica que floreció a mediados del tercer milenio a.C. Se encuentra a unos 20 kilómetros al noroeste del sitio de la antigua Nippur. Primero fue el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago, y desde 1975 la Escuela Británica de Arqueología en Irak quienes se hicieron cargo de los trabajos.

Entre los hallazgos realizados había más de 500 tabletas con escritura cuneiforme, sobre todo textos escolares, pero también algunas con poemas, himnos y proverbios, que están entre los más antiguos textos de la literatura mesopotámica. Una de esas tablillas es la que contiene las Instrucciones de Shuruppak.

La tablilla de las Instrucciones de Shuruppak, en Museo del Instituto Oriental de la Universidad de Chicago | foto Daderot en Wikimedia Commons

Se trata de una recopilación de preceptos y exhortaciones que Shuruppak dirige a su hijo Ziusudra, que no es otro que el Utnapishtim babilonio y el Atrahasis acadio que acabará por convertirse en el héroe del diluvio. Las Instrucciones datan de comienzos del III milenio a.C., y se encuentran entre la literatura más antigua que se conserva.

A su vez, Shuruppak puede ser un patronímico en lugar de un nombre propio, ya que así es como se conocía a una de las cinco ciudades antediluvianas de la tradición sumeria. Era hijo de Ubara-Tutu, que aparece registrado en la mayoría de las copias existentes de la lista de reyes sumerios como el último rey de Sumer antes del diluvio (así aparece también mencionado brevemente en la tablilla XI del Poema de Gilgamesh).

Esta tablilla encontrada en Abu Salabikh es la copia más antigua que existe de las Instrucciones, pero se han encontrado numerosas copias posteriores, lo que indica que fue un texto muy popular dentro de los cánones literarios sumerio-acadios. Una de esas copias posteriores fue encontrada ya en 1904 en Bismaya (Adab) por el Instituto Oriental de la Universidad de Chicago.

Detalle de las Instrucciones de Shuruppak | foto Daderot en Wikimedia Commons

En cuanto a su contenido, se trata de consejos de un padre a su hijo por el bienestar del reino, de su familia y de él mismo, en la misma línea que las posteriores Instrucciones de Amenemope egipcias. Se divide en tres partes, comenzando cada una de ellas con una exhortación.

Algunos de los consejos de Shuruppak son eminentemente prácticos:

No debes situar un campo junto a un camino. No debes hacer un pozo en tu campo, la gente te lo estropeará. No debes comprar un burro que rebuzne, te partirá el vientre.

Pero también hay preceptos morales:

No debes jugar con una joven casada, las calumnias pueden ser graves. No debes secuestrar a una esposa; no debes hacerla llorar. No debes comer comida robada con nadie. No digas maldades, habla bien de las personas.

Representación de la diosa sumeria Nisaba | foto Osama Shukir Muhammed Amin FRCP(Glasg) en Wikimedia Commons

En general incluyen preceptos que son comunes en toda la literatura sapiencial mesopotámica, incluyendo algunos que luego aparecerán reflejados en los Diez Mandamientos y en el Libro de los Proverbios bíblico. Las palabras no debes aparecen hasta 64 veces.

El texto es repetitivo y recursivo, algo típico de la tradición oral. Las tablillas encontradas han permitido traducir una gran parte de las Instrucciones, pero la falta de fragmentos hace que todavía nos falten partes importantes del texto.

En cuanto a quién lo escribió, el propio texto indica que fue escrito por una sirvienta llamada Nisaba, y que le fue dictado por Shuruppak, hijo de Ubara-Tutu para su hijo Ziusudra. Nisaba era la diosa sumeria de la fertilidad, la caligrafía y la astrología.


Fuentes

Wilfred G. Lambert, Babylonian Wisdom Literature | The instructions of Shuruppag (traducción al inglés) | Robert D. Biggs, Inscriptions from Tell Abū Ṣalābīkh | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.