El neolítico nos hizo más altos e inteligentes, pero más propensos a las enfermedades cardíacas

Tras el Neolítico, las poblaciones europeas mostraron un aumento de la estatura y la inteligencia, una reducción de la pigmentación de la piel y un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares debido a cambios genéticos que redujeron las concentraciones de colesterol «bueno» HDL. Los cambios reflejan procesos evolutivos en curso en los seres humanos y ponen de manifiesto el impacto que la revolución neolítica tuvo en nuestro estilo de vida y nuestra salud, escriben investigadores de Nimega y Hannover en Frontiers in Genetics. La investigación de estos acontecimientos pasados ofrece interesantes puntos de partida para la ciencia y la sanidad actuales.

Al igual que las plantas, los animales y otros organismos, los humanos son organismos dinámicos con rasgos variables. Si observamos cómo se comportan los seres humanos y su aspecto, veremos diferencias en el color de la piel, los hábitos alimentarios, la susceptibilidad a las enfermedades, la altura, etc. Estos rasgos externos se denominan «fenotipo». Esta apariencia (fenotipo) puede estar influida, por ejemplo, por factores genéticos, hábitos sociales y culturales, comportamiento alimentario y factores ambientales.

Los científicos de Nimega, en colaboración con sus colegas del Centro Helmholtz para la Investigación de Infecciones (HZI, Hannover), han investigado si podían rastrear el desarrollo de algunos rasgos humanos complejos de los europeos modernos desde, por ejemplo, 50.000 años antes de Cristo hasta el presente. Se trata de rasgos complejos como la estatura y la inteligencia. En este caso, «complejo» significa que este rasgo no está determinado por un solo gen, sino por docenas o incluso cientos de genes. Cada uno de estos genes tiene un efecto muy pequeño en dicho rasgo.

Arqueología genética

¿Cómo se pueden rastrear todos los genes que interfieren en la estatura? Se puede hacer con una técnica llamada GWAS: estudios de asociación de todo el genoma. Se toman todos los genes humanos (genoma) para ver qué genes tienen un efecto sobre la altura. No se trata de una relación causal (no se sabe exactamente cómo influyen esos genes en la altura), sino de una relación estadística (siempre son los mismos genes los que aparecen cuando se determina la altura).

En un gran estudio de población, se puede obtener una lista de los genes que intervienen en la estatura humana y comparar esta lista de genes de los europeos modernos con los de nuestros antepasados lejanos. La investigación arqueológica ha desenterrado ya a más de 800 personas cuyo ADN ha sido cartografiado. En definitiva, esta referencia le ofrece una especie de línea de tiempo de los genes de la estatura europea, en la que puede buscar los cambios y puntos de inflexión a lo largo del camino.

Acelerar los procesos evolutivos

Los investigadores analizaron no sólo la altura, sino también otros rasgos complejos como la pigmentación de la piel, el peso/IMC, el metabolismo de los lípidos, la inteligencia y las enfermedades cardiovasculares. «En general, vemos un claro cambio de algunos de estos rasgos antes y después de la Revolución Neolítica, como si entonces se produjera una aceleración de los procesos evolutivos«, afirma Mihai Netea, de Radboudumc.

El Neolítico es un periodo importante en el desarrollo humano, a menudo denominado Revolución Neolítica. Los cazadores-recolectores errantes desaparecieron poco a poco y fueron sustituidos por agricultores asentados localmente, lo que dio lugar a un estilo de vida completamente diferente, un cambio de dieta y unas costumbres socioculturales distintas.

Antes de la revolución neolítica no se observan cambios significativos en la PRS; sin embargo, después del inicio del período Neolítico se puede observar un aumento significativo en la PRS de la enfermedad de las arterias coronarias, así como una disminución en la PRS del colesterol HDL | foto Yunus Kuijpers et al.

Altura, color de la piel y colesterol

Yang Li, investigador del HZI: Durante este periodo de transición, no sólo encontramos un claro cambio en la altura del cuerpo, sino también en el color de la piel. Los europeos, por ejemplo, han conservado su color de piel oscuro durante un tiempo notablemente largo, y realmente se aclara durante este periodo. Esto puede deberse a la migración desde poblaciones de Oriente Medio con una piel menos pigmentada. En muchos genes relacionados con el metabolismo y el riesgo de enfermedades cardiovasculares observamos pocos cambios, sólo con una excepción evidente: El colesterol HDL -a menudo llamado colesterol «bueno»- muestra un claro descenso. Aumenta el riesgo de artroesclerosis, pero también hay una relación con la inteligencia.

Inteligencia

Hay un cambio en los factores genéticos que conduce al desarrollo de la enfermedad arterial coronaria por medio de una disminución del colesterol HDL. Esto plantea la cuestión de cuál es la ventaja evolutiva de esta menor concentración de colesterol HDL. Li: Quizás sea en el desarrollo de las funciones cognitivas, porque el colesterol es fundamental para el desarrollo y el funcionamiento del cerebro. Algunos cambios mínimos en los genes -llamados polimorfismos- en el metabolismo del colesterol se han relacionado con las funciones cognitivas, mientras que las variaciones en los niveles de HDL y LDL se han relacionado con cambios en la inteligencia, el aprendizaje y la memoria. Se trata de hipótesis, no de pruebas, pero ilustran la importancia de esta investigación, en la que estamos explorando factores que pueden influir en el desarrollo de rasgos humanos complejos.

Útil para el presente

Esta investigación evolutiva sobre el cambio de los rasgos humanos en el pasado de los europeos también puede ser útil para el presente. Netea: Nos ayuda a comprender la fisiología de los humanos contemporáneos y podemos adaptar mejor las medidas de salud pública a poblaciones específicas.

La investigación ha aprendido, por ejemplo, que las poblaciones asiáticas ya tienen un mayor riesgo de complicaciones metabólicas y cardiovasculares con un IMC más bajo en comparación con las poblaciones europeas. Podemos tenerlo en cuenta en las estrategias de prevención.

Observemos la migración masiva del campo a la ciudad, que va acompañada de importantes cambios en los hábitos sociales y culturales, el comportamiento alimentario y los factores ambientales. ¿Qué significará para los rasgos fisiológicos humanos importantes, para las presiones evolutivas sobre los rasgos y los genes humanos, y para las enfermedades humanas en las sociedades modernas?


Fuentes

Radboud University Medical Center | Yunus Kuijpers, Jorge Domínguez-Andrés, Olivier B. Bakker, Manoj Kumar Gupta, Martin Grasshoff, Cheng-Jian Xu, Leo A.B. Joosten, Jaume Bertranpetit, Mihai G. Netea, Yang Li. Evolutionary Trajectories of Complex Traits in European Populations of Modern Humans. Frontiers in Genetics, 2022; 13 DOI: 10.3389/fgene.2022.833190