Arqueólogos recuperan un barco de hace 4.000 años cerca de la antigua ciudad de Uruk

Foto Julia Nador / Deutsches Archäologisches Institut

Durante la campaña de primavera de 2022 de la Misión Iraquí-Alemana en la que participan la Junta Estatal de Antigüedades de Irak y el Departamento de Oriente del Instituto Arqueológico Alemán, se excavó una antigua embarcación de bitumen y material orgánico, que no se ha conservado.

El hallazgo se documentó digitalmente en tres dimensiones y se recuperó por completo para su posterior rescate y conservación. El 23 de marzo de 2022 fue entregado al Museo de Irak en Bagdad.

Cerca de Uruk, en la zona del yacimiento arqueológico, se encuentran antiguos canales, campos y pequeños asentamientos, así como lugares de producción que ilustran la rica vida de la antigua ciudad. El barco fue encontrado allí durante la prospección sistemática de los alrededores de Uruk-Warka en 2018 y documentado fotogramétricamente.

Foto Mayssoun Issa / Deutsches Archäologisches Institute

La frágil estructura ya había quedado parcialmente expuesta y afectada por la erosión en los últimos años. Por lo tanto, el barco fue visible por última vez en la superficie. El tráfico que circulaba cerca del lugar amenazaba gravemente la conservación de la embarcación.

El equipo de investigación iraquí-alemán descubrió sucesivamente la frágil embarcación y documentó así el singular hallazgo: se trata de una embarcación casi totalmente conservada, hecha de material orgánico (caña, hojas de palma o madera) y completamente recubierta de bitumen.

Tiene 7 metros de largo y hasta 1,4 metros de ancho. En muchos lugares no tiene más de 1 centímetro de grosor. Los restos orgánicos ya no se conservan y sólo son visibles como huellas en el bitumen.

Foto Max Haibt / Deutsches Archäologisches Institut

Durante la excavación se documentó el barco tridimensionalmente mediante fotogrametría. El contexto arqueológico muestra que se hundió en la orilla de un río que ya se ha sedimentado, probablemente hace unos 4.000 años, y que fue recubierto por sedimentos.

La embarcación se cubrió con un caparazón de arcilla y yeso para estabilizarla directamente durante la excavación, por lo que pudo recuperarse en su mayor parte. De acuerdo con la legislación iraquí sobre antigüedades, se trasladó al Museo de Irak en Bagdad para su estudio científico y conservación.

Está previsto exponer la embarcación y poner a disposición del público los conocimientos sobre su construcción y contexto.


Fuentes

Deutsches Archäologisches Institut