Migrantes del sur que llevaron el maíz fueron los primeros ancestros mayas

El lugar de la excavación | foto University of New Mexico

Una nueva investigación publicada esta semana por el arqueólogo de la Universidad de Nuevo México Keith Prufer muestra que un yacimiento de Belice es fundamental para estudiar los orígenes del antiguo pueblo maya y la difusión del maíz como alimento básico.

Según el artículo, publicado esta semana en Nature Communications y codirigido por Prufer, las excavaciones realizadas en Belice, junto con el análisis de ADN antiguo, indican una migración hasta ahora desconocida de personas -que llevaban maíz- desde una zona de Sudamérica hacia el norte, hasta la región maya.

Prufer y sus colegas excavaron 25 entierros que datan de hace 10.000 a 3.700 años en dos cuevas o refugios rocosos situados en las remotas montañas mayas de Belice, en América Central. Estos yacimientos estaban situados bajo el saliente de altos acantilados de piedra caliza que albergaban a las personas que vivían debajo y protegían los depósitos de los restos cotidianos y los enterramientos de los muertos durante más de 7.000 años.

a) Los registros paleobotánicos del sureste de Yucatán y áreas adyacentes con evidencia de maíz, yuca y chile entre 6500 y 4000 cal. BP se muestran en negro . La flecha muestra el movimiento propuesto de las poblaciones hortícolas istmo-colombianas hacia el sureste de Yucatán por lo menos en 5600 cal. BP. b) Distribución de los grupos actuales con datos comparativos de todo el genoma | foto Keith Prufer et al.

Los esqueletos revelaron una serie de datos de ADN antiguos sobre los movimientos de las primeras poblaciones de América: una temprana migración hacia el sur de personas procedentes del norte hace entre 9.600 y 7.300 años sólo muestra un parentesco lejano con los actuales mesoamericanos, incluidas las poblaciones de habla maya; luego, un movimiento previamente desconocido desde el sur que comenzó hace unos 5.600 años tuvo un gran impacto demográfico en la región, contribuyendo con más del 50 por ciento de la ascendencia de todos los individuos posteriores.

Según Prufer, cuyo laboratorio dirigió la investigación arqueológica y de isótopos, esta nueva ascendencia procede de una fuente ancestral de los actuales hablantes de chibchan que viven desde Costa Rica hasta Colombia.

La prehistoria genética de las poblaciones humanas de Centroamérica estaba en gran medida inexplorada, lo que dejaba un importante vacío en nuestro conocimiento de la expansión global de los humanos, por lo que esta investigación es realmente emocionante y pionera, señaló Prufer.

Foto University of New Mexico

Las excavaciones y los análisis de ADN apoyan un escenario en el que los horticultores relacionados con los chibchan se desplazaron hacia el norte en el sureste de Yucatán llevando variedades mejoradas de maíz, y posiblemente también mandioca y chiles, y se mezclaron con las poblaciones locales para crear nuevas tradiciones hortícolas que finalmente condujeron a formas más intensivas de agricultura de maíz mucho más tarde….

Vemos la migración de estas personas como algo fundamentalmente importante para el desarrollo de la agricultura y, eventualmente, de grandes comunidades de habla maya, dijo Prufer, señalando que el maíz proporcionaba proteínas esenciales y energía de azúcar, y podía ser almacenado en un lugar seco. Una vez que la gente tenía una fuente fiable de alimentos en el maíz, tendían a cultivar y permanecer en un lugar, lo que llevó a comunidades más grandes y establecidas.

Según Prufer, el maíz no siempre fue una parte importante de la dieta de estos pueblos. Los primeros emigrantes probablemente recogían y comían las diminutas mazorcas de una hierba conocida como teosinte, así como los primeros domesticados de maíz, aunque las mazorcas eran muy pequeñas, junto con otras plantas, mariscos y caza. Seleccionando las semillas más grandes y mejores, empezaron a domesticar la planta, cultivando mazorcas más grandes, y alterando cada vez más el paisaje y la biodiversidad, un proceso que probablemente ocurrió en gran medida en Sudamérica.

Foto University of New Mexico

Con el tiempo, el consumo de maíz creció hasta convertirse en un alimento básico de la dieta, al igual que los europeos utilizaban el trigo, dijo Prufer. La dispersión del maíz creció, moviéndose desde el sur, hacia el norte, hacia la población maya, y finalmente a través de ambos continentes, de modo que cuando los españoles llegaron alrededor del año 1500 d.C., el maíz era un alimento básico en la dieta de todos los grupos nativos americanos.


Fuentes

The University of New Mexico | Kennett, D.J., Lipson, M., Prufer, K.M. et al. South-to-north migration preceded the advent of intensive farming in the Maya region. Nat Commun 13, 1530 (2022). doi.org/10.1038/s41467-022-29158-y