Se sabe que una especie de camello gigante de dos jorobas, Camelus knoblochi, vivió durante aproximadamente un cuarto de millón de años en Asia Central. Un nuevo estudio publicado en Frontiers in Earth Science muestra que el último refugio de C. knoblochi estuvo en Mongolia, hasta hace aproximadamente 27.000 años.

En Mongolia, la última especie coexistió con los humanos anatómicamente modernos y quizá con los extintos neandertales o denisovanos. Aunque la causa principal de la extinción de C. knoblochi parece haber sido el cambio climático, la caza por parte de los humanos arcaicos también puede haber desempeñado un papel.

Aquí demostramos que el extinto camello Camelus knoblochi persistió en Mongolia hasta que los cambios climáticos y ambientales lo empujaron a la extinción hace unos 27.000 años, dijo el Dr. John W. Olsen, profesor emérito de la Escuela de Antropología de la Universidad de Arizona, en Tucson, Estados Unidos.

Paradójicamente, en la actualidad, el suroeste de Mongolia alberga una de las dos últimas poblaciones del camello bactriano salvaje, C. ferus, que se encuentra en peligro crítico. Los nuevos resultados sugieren que C. knoblochi coexistió con C. ferus durante el Pleistoceno tardío en Mongolia, por lo que la competencia entre especies puede haber sido una tercera causa de la extinción de C. knoblochi. Con casi tres metros de altura y más de una tonelada de peso, C. knoblochi habría empequeñecido a C. ferus. Las relaciones taxonómicas precisas entre estas dos especies, otros Camelus extintos y el antiguo Paracamelus aún no están resueltas.

Petroglifos de camellos de la Edad de Bronce en el desierto de Gobi: 1-4-Ikher Gashuun, condado de Noyon, provincia de Ömnögovi; 5-Bichigtiyn-am, Bayanlig sum, provincia de Bayankhongor; 6-Zamyn Baruun Barsgai, condado de Noyon, provincia de Ömnögovi | foto Alexey M. Klementiev et al.

Según Olsen: Los restos fósiles de C. knoblochi de la cueva de Tsagaan Agui en las montañas Gobi Altai del suroeste de Mongolia, que también contiene una rica secuencia estratificada de material cultural del Paleolítico humano, sugieren que los pueblos arcaicos coexistieron e interactuaron allí con C. knoblochi y en otros lugares, contemporáneamente, con el camello bactriano salvaje.

El nuevo estudio describe cinco huesos de piernas y pies de C. knoblochi encontrados en la cueva de Tsagaan Agui en 2021, y uno de Tugrug Shireet en el actual desierto de Gobi, al sur de Mongolia. Se encontraron en asociación con huesos de lobos, hienas de cueva, rinocerontes, caballos, asnos salvajes, íbices, ovejas salvajes y gacelas de Mongolia. Este conjunto indica que C. knoblochi vivía en entornos montañosos y esteparios de tierras bajas, hábitats menos secos que los de sus parientes modernos.

Los autores concluyen que C. knoblochi finalmente se extinguió principalmente porque era menos tolerante a la desertificación que los camellos actuales, C. ferus, el camello bactriano doméstico C. bactrianus y el camello árabe doméstico C. dromedarius.

A finales del Pleistoceno, gran parte del entorno de Mongolia se volvió más seco y pasó de ser una estepa a una estepa seca y finalmente a un desierto.

Aparentemente, C. knoblochi estaba mal adaptado a los biomas desérticos, principalmente porque esos paisajes no podían soportar animales tan grandes, pero quizás también había otras razones, relacionadas con la disponibilidad de agua dulce y la capacidad de los camellos de almacenar agua dentro del cuerpo, mecanismos de termorregulación mal adaptados y la competencia de otros miembros de la comunidad faunística que ocupaban el mismo nicho trófico, escribieron los autores.

Camelus ferus actuales | foto Rufus46 en Wikimedia Commons

Hacia el final, los últimos ejemplares de la especie pueden haber permanecido, al menos estacionalmente, en la estepa forestal más suave -pastizales intercalados con bosques-, más al norte, en la vecina Siberia. Pero este hábitat probablemente tampoco era el ideal, lo que podría haber supuesto la muerte de C. knoblochi. El mundo no volvería a ver camellos gigantes.

¿Cuáles eran las relaciones entre los humanos arcaicos y C. knoblochi? La Dra. Arina M. Khatsenovich, investigadora principal del Instituto de Arqueología y Etnografía de la Academia Rusa de las Ciencias, en Novosibirsk (Rusia), dijo: Un hueso metacarpiano de C. knoblochi procedente de la cueva de Tsagaan Agui, fechado hace entre 59.000 y 44.000 años, presenta rastros tanto de despiece por parte de los humanos como de rotura por parte de las hienas. Esto sugiere que C. knoblochi era una especie que los humanos del Pleistoceno tardío de Mongolia podían cazar o carroñear.

Todavía no tenemos suficientes pruebas materiales sobre la interacción entre los humanos y C. ferus en el Pleistoceno tardío, pero es probable que no difiera de las relaciones humanas con C. knoblochi: como presa, pero no como objetivo de domesticación.

El primer autor, el Dr. Alexey Klementiev, paleobiólogo de la rama siberiana de la Academia Rusa de Ciencias, dijo: Llegamos a la conclusión de que C. knoblochi se extinguió en Mongolia y en Asia, en general, a finales del estadio isotópico marino 3 (hace aproximadamente 27.000 años) como resultado de los cambios climáticos que provocaron la degradación del ecosistema estepario e intensificaron el proceso de aridificación.


Fuentes

Frontiers Science News | Klementiev Alexey M., Khatsenovich Arina M., Tserendagva Yadmaa, Rybin Evgeny P., Bazargur Dashzeveg, Marchenko Daria V., Gunchinsuren Byambaa, Derevianko Anatoly P., Olsen John W., First Documented Camelus knoblochi Nehring (1901) and Fossil Camelus ferus Przewalski (1878) From Late Pleistocene Archaeological Contexts in Mongolia, Frontiers in Earth Science vol.10 (2022) doi.org/10.3389/feart.2022.861163


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.