Encuentran litargirio y un sarcófago revestido de plomo en un yacimiento romano del sureste de Inglaterra

Desenterrando el sarcófago de plomo | foto Pre-Construct Archaeology

Los arqueólogos que trabajan en una excavación en Grange Farm, cerca de Gillingham en el condado de Kent al sureste de Inglaterra, descubrieron 15 kilogramos de litargirio, un mineral de plomo asociado a la extracción de plata de otros metales. Se trata de la mayor cantidad jamás encontrada en un yacimiento romano británico y supera con creces la cantidad que los arqueólogos esperarían encontrar normalmente en un asentamiento rural como el de Grange Farm, lo que sugiere que el refinamiento de la plata se realizaba a escala industrial.

Sin embargo, el equipo de excavación no desenterró ningún signo de la infraestructura que podría haber soportado el tamaño de la operación requerida para producir esta cantidad de material.

La excavación y la posterior investigación, dirigida por Pre-Construct Archaeology (PCA) y en la que participaron arqueólogos de la Universidad de Newcastle, revelaron un edificio rectangular que habría sido construido con madera y dividido internamente por tres pasillos. Este tipo de edificio multifuncional era bastante común en la Gran Bretaña romana y se utilizaba como vivienda y como lugar de trabajo. Sin embargo, aunque los arqueólogos encontraron indicios de una pequeña actividad metalúrgica en uno de los extremos del edificio, no se trataba de un nivel que hubiera producido la cantidad de litargirio descubierta.

El equipo se enfrentó a otro misterio cuando también descubrió un mausoleo de piedra, un gran monumento funerario que suele encontrarse en las villas romanas, no en los edificios con pasillo. Fechado a finales del siglo III o principios del IV d.C., tenía la altura de un edificio de dos plantas y habría sido visible desde el cercano río Medway. En el interior, el mausoleo tenía un suelo teselado de azulejos rojos lisos, algo muy poco habitual en los mausoleos de la Gran Bretaña romana, dicen los arqueólogos.

El lugar de la excavación | foto Pre-Construct Archaeology

Dentro de las ruinas del mausoleo, los arqueólogos encontraron un sarcófago revestido de plomo que contenía el cuerpo de una anciana. El análisis isotópico de los dientes de la dama sugiere que probablemente era de la zona, mientras que la datación por radiocarbono sugiere que fue enterrada alrededor de la misma época en que se construyó el mausoleo. Aunque en la Gran Bretaña romana se enterraba a la gente en sarcófagos de plomo, no era una práctica generalizada. El descubrimiento también fue inusual porque el equipo no encontró ninguna prueba de que la mujer hubiera sido enterrada con objetos personales o ajuar funerario, lo que era habitual en aquella época.

El Dr. James Gerrard, profesor titular de Arqueología Romana, dijo: hay muchos misterios en torno a los descubrimientos de Grange Farm. Aunque sabemos que la economía de finales del Imperio Romano se basaba en la plata y el oro, cuya producción estaba muy controlada por el Estado, no sabemos por qué se refinaba la plata en cantidades tan grandes en Grange Farm, que no era más que un pequeño asentamiento rural. Puede que la proximidad del lugar al río fuera un factor importante, o puede que el trabajo se realizara de forma ilegal, fuera de la vista del Imperio.

Además, tenemos muy pocas pistas sobre quién era la anciana. Está claro que era alguien importante con un estatus significativo en la comunidad, porque ser enterrado en un sarcófago de plomo en un monumento sustancial como el mausoleo requiere recursos, tanto en términos de dinero como de mano de obra.

Hacia los siglos V y VI, Grange Farm parece haber dejado de utilizarse como asentamiento ocupado de forma permanente, por lo que el equipo se sorprendió cuando la excavación también desenterró una serie de objetos anglosajones tempranos, entre ellos dos cabezas de lanza y un broche adornado. Las lanzas solían utilizarse como parte de las prácticas funerarias anglosajonas, pero no había pruebas que sugirieran que Grange Farm se utilizara como asentamiento o lugar de enterramiento en aquella época.

Una de las puntas de lanza encontradas | foto Pre-Construct Archaeology

El broche es un hallazgo muy inusual: estilísticamente está más cerca del sur de Escandinavia y es uno de los pocos broches similares encontrados en Gran Bretaña, añadió el Dr. Gerrard. Tanto las lanzas como el broche son objetos inusuales y de alto estatus en un sitio rural que, por lo demás, no es muy llamativo. El mausoleo no estaba en uso en ese momento y, de hecho, parece que la tumba de la anciana fue perturbada en años posteriores, posiblemente por enterradores o cazadores de reliquias de la Edad Media.

Además del litargirio y de los misterios que rodean al mausoleo y a la anciana en el sarcófago forrado de plomo, el equipo de arqueólogos también encontró 453 monedas romanas, más de 20.000 fragmentos de cerámica y 8.000 huesos de animales.

La excavación, que tuvo lugar antes del inicio de una nueva urbanización en el lugar, es el tema de un nuevo libro, By the Medway Marsh, escrito por el Dr. Gerrard y publicado por PCA. En él se detalla la excavación y la historia del emplazamiento, desde finales de la Edad de Hierro, su transición y crecimiento bajo los romanos y lo que ocurrió en la época medieval.

El yacimiento de Grange Farm nos ha proporcionado un misterio fascinante y una extensa y compleja secuencia de actividad que abarca todo el periodo romano hasta los primeros años del anglosajón, y más allá, añadió el Dr. Gerrard. Pero eso es sólo una fase de la historia de este lugar. Todo lo que hemos encontrado -y lo que está ocurriendo ahora con el yacimiento- es una prueba del tirón económico del Medway y del desarrollo cambiante de la zona.


Fuentes

Newcastle University | Pre-Construct Archaeology