Entre 1880 y 1881, mientras excavaba la antigua ciudad de Sippar (actual Tell Abu Habbah) a unos 30 kilómetros al suroeste de Bagdad y 69 kilómetros al norte de Babilonia, en una campaña para el Museo Británico que duró 18 meses, el arqueólogo de origen asirio Hormuzd Rassam encontró el Templo del Sol y en él unas 50.000 tablillas con escritura cuneiforme, la mayoría neobabilónicas.

Entre ellas había una que destacaba sobre las demás porque incluía un grabado de lo que parecía ser un plano o un mapa. Sin embargo fue enviada al Museo Británico y almacenada con el resto para que los asiriólogos pudieran estudiarlas. No sería traducida hasta 1889.

El dibujo resultó ser un mapa del mundo conocido por los mesopotámicos, considerado por tanto el primer mapamundi de la historia. Se han descubierto otros mapas babilónicos, pero este es único porque representa el mundo en su totalidad, mientras que el resto corresponde a planos de ciudades como Nippur o Nuzi.

La tablilla con el mapa babilónico del mundo | foto Shadsluiter en Wikimedia Commons

Se lo ha datado en el siglo VI a.C., durante el período del imperio neobabilónico previo a la conquista de Ciro el Grande, cuando Babilonia estaba en su máximo apogeo y era percibida como el centro del Universo. Contiene un texto sobre el mapa y otro en el reverso de la tablilla, ambos en idioma acadio. Una nota al final de la tablilla dice que el mapa es copia de otro anterior, que los expertos creen dataría como muy temprano del siglo IX a.C.

Muestra el mundo como un disco rodeado por un anillo de agua u océano circular al que se denomina río amargo. Babilonia está indicada como un rectángulo en el extremo derecho del Éufrates (aunque la ciudad se asentaba realmente sobre ambas orillas). El río fluye hacia el sur hasta una banda horizontal cuyo extremo derecho está marcado como pantano, y el izquierdo como desembocadura, posiblemente los pantanos de la cabecera del Golfo y del Shatt al-Arab. Una línea curva que parte del norte parece representar los montes Zagros.

El reverso de la tablilla | foto The Trustees of the British Museum

Pequeños círculos indican ciudades o regiones. Dos de ellos se identifican como Asiria y Der, mientras que el territorio de la tribu aramea Bit-Yakin se localiza en la desembocadura del Éufrates y Habban, la capital de los casitas se sitúa erróneamente al oeste de Babilonia. El reino de Urartu se indica al norte de Asiria, y Susa, la capital de Elam, al sur.

Más alla del río amargo circular se sitúan ocho regiones periféricas representadas como triángulos, quizá para indicar que eran montañosas, y etiquetadas como na-gu-u (región). Junto a la del noroeste está escrito donde no se ve Shamash, lo que refleja la creencia babilonia de que el sol sale por el este, se pone por el oeste y luego regresa al este a través de las aguas del inframundo.

Otros elementos del mapa todavía no han sido identificados. Algunos se sabe que representan ciudades, pero ningún asiriólogo ha conseguido ponerles nombre. Los círculos con puntos en el centro tampoco han podido ser identificados. Algunos estudiosos opinan que podrían ser ciudades que ya estaban en ruinas en la época en que se realizó el mapa.

Esquema del contenido del mapa | foto The Trustees of the British Museum

En el reverso de la tablilla se describen estas ocho regiones, con lo que parecen ser indicaciones de distancia entre ellas. Un último párrafo dice: en las ocho regiones de las cuatro orillas de la Tierra, su interior nadie lo conoce. Las cuatro orillas era una expresión habitual en Mesopotamia para referirse a todo el mundo habitado. Este texto no parece ser contemporáneo del anverso de la tablilla.

El texto que acompaña al mapa en el anverso puede describir la creación del mundo por Marduk, el dios principal de Babilonia: los dioses arruinados que él (Marduk) puso dentro del Mar … están presentes; la víbora, la gran serpiente marina en el interior. Estos dioses arruinados serían dioses cuyas estatuas se han deteriorado y necesitan ser reparadas, de los que se pensaba que habían bajado al fondo del mar, esto es, al inframundo.

Luego se mencionan dos criaturas míticas, el pájaro Anzu (personificación del viento del sur y las nubes de tormenta, que se representaba como un hombre pájaro) que robó la tablilla de los destinos a Enlil, padre de los dioses; y un Hombre Escorpión.

A continuación se listan hasta 15 animales como la cabra, la gacela, el cebú, el leopardo, el bisonte, el león, el lobo, el ciervo, el mono, la hembra-mono, el avestruz, el gato, el camaleón y la hiena, además del animal que Marduk creó sobre el mar ondulado (quizás una ballena). Salvo el gato y el cebú, los demás son todos animales exóticos de lugares lejanos, habitantes por tanto de las regiones exteriores.

Las dos siguientes líneas del texto hacen referencia a tres personajes: Sargón I de Acad, el creador del imperio acadio en 2270 a.C.; su oponente Nur-Dagan, rey de la ciudad de Purushanda (en el centro de la actual Turquía); y Utnapishtim, el sabio al que visita Gilgamesh en el famoso poema mesopotámico, en una tierra más allá del mar y de las Aguas de la Muerte. Todo ello sugiere que el texto se refiere a los habitantes de las regiones exteriores.

Identificación de lugares en el mapa | foto Wikipedia

Por último, se afirma que el mapa es una descripción a vista de pájaro de los cuatro cuadrantes del mundo entero…que nadie puede conocer (ya que se extienden infinitamente). Y las dos últimas líneas nos informan del escriba que lo redactó: copiada de su antiguo ejemplar y recopilada por el hijo de Iṣṣuru, el descendiente de Ea-bēl-il.


Fuentes

The British Museum | Joseph Jacobs, The Story of Geographical Discovery | Kelley Coblentz Bautch, A Study of the Geography of 1 Enoch 17-19: No One Has Seen What I Have Seen | Wayne Horowitz, Mesopotamian Cosmic Geography | Katherine Barnes, The very first world map? | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.