Una vértebra humana descubierta en el Valle del Jordán cuenta la historia de la migración prehistórica desde África

El lugar del descubrimiento | foto Dr. Omry Barzilai, Israel Antiquities Authority

Un nuevo estudio, dirigido por investigadores de la Universidad de Bar-Ilan, el Colegio Académico de Ono, la Universidad de Tulsa y la Autoridad de Antigüedades de Israel, presenta una vértebra humana de 1,5 millones de años de antigüedad descubierta en el Valle del Jordán. Según la investigación publicada en la revista Scientific Reports, la antigua migración humana de África a Eurasia no fue un acontecimiento único, sino que se produjo en oleadas. La primera ola llegó a la actual República de Georgia, en el Cáucaso, hace aproximadamente 1,8 millones de años. La segunda está documentada en ‘Ubeidiya, en el Valle del Jordán, al sur del Mar de Galilea, hace aproximadamente 1,5 millones de años.

Según las pruebas fósiles y las investigaciones sobre el ADN, la evolución humana comenzó en África hace unos seis millones de años. Hace aproximadamente dos millones de años, los antiguos humanos -casi, pero aún no en forma moderna- empezaron a emigrar de África y a extenderse por Eurasia. ‘Ubeidiya, situada en el valle del Jordán, cerca del kibutz Beit Zera, es uno de los lugares donde tenemos pruebas arqueológicas de esta dispersión.

El yacimiento prehistórico de ‘Ubeidiya es importante para los estudios arqueológicos y evolutivos porque es uno de los pocos lugares que contienen restos conservados del primer éxodo humano desde África. El yacimiento es el segundo más antiguo fuera de África y fue excavado por varias expediciones dirigidas por el profesor M. Stekelis, el profesor O. Bar-Yosef y el profesor E. Tchernov entre 1960 y 1999. Los hallazgos del yacimiento incluyen una rica y rara colección de huesos de animales extintos y artefactos de piedra. Entre las especies fósiles figuran el tigre de dientes de sable, los mamuts y un búfalo gigante, junto con animales que no se encuentran hoy en la zona, como babuinos, facóqueros, hipopótamos, jirafas y jaguares. Los objetos de piedra y sílex fabricados y utilizados por los antiguos humanos se parecen a los descubiertos en yacimientos de África oriental.

Localización de Ubeidiya | foto Dr. Alon Barash, Bar-Ilan University

Recientemente, Belmaker y Barzilai reanudaron las excavaciones en ‘Ubeidiya gracias a una subvención de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos. El proyecto utiliza nuevos métodos de datación absoluta para afinar la datación del yacimiento y estudiar la paleoecología y el paleoclima de la región. Mientras examinaba los fósiles del yacimiento, que ahora se encuentran en las Colecciones Nacionales de Historia Natural de la Universidad Hebrea, Belmaker, paleoantropólogo del Departamento de Antropología de la Universidad de Tulsa, encontró una vértebra humana. Desenterrado inicialmente en 1966, el hueso fue estudiado por Barash y la profesora Ella Been. Lo identificaron como una vértebra lumbar humana con una antigüedad de aproximadamente 1,5 millones de años.

Según Barash, investigador de anatomía y evolución humana en la Facultad de Medicina Azrieli de la Universidad de Bar-Ilan, en la literatura se debate si la migración fue un acontecimiento único o se produjo en varias oleadas. El nuevo hallazgo de ‘Ubeidiya arroja luz sobre esta cuestión. Debido a la diferencia de tamaño y forma de las vértebras de ‘Ubeidiya y las encontradas en la República de Georgia, ahora tenemos pruebas inequívocas de la presencia de dos oleadas de dispersión distintas.

Según Barzilai, jefe del Departamento de Investigación Arqueológica de la Autoridad de Antigüedades de Israel, los artefactos de piedra y sílex de ‘Ubeidiya, hachas de mano hechas de basalto, herramientas de corte y lascas de sílex, se asocian con la cultura achelense temprana. Anteriormente, se aceptaba que las herramientas de piedra de ‘Ubeidiya y Dmanisi se asociaban a culturas diferentes: el Achelense Temprano en ‘Ubeidiya y el Olduvayense en Dmanisi. Tras este nuevo estudio, llegamos a la conclusión de que fueron diferentes especies humanas las que produjeron las dos industrias.

La vértebra humana descubierta | foto Dr. Alon Barash, Bar-Ilan University

Belmaker explicó: Uno de los principales interrogantes sobre la dispersión humana desde África eran las condiciones ecológicas que pudieron facilitar la dispersión. Las teorías anteriores debatían si los primeros humanos preferían una sabana africana o un nuevo hábitat boscoso más húmedo. Nuestro nuevo hallazgo de especies humanas diferentes en Dmanisi y ‘Ubeidiya es coherente con nuestro hallazgo de que los climas también diferían entre los dos sitios. ‘Ubeidiya es más húmeda y compatible con un clima mediterráneo, mientras que Dmanisi es más seca con un hábitat de sabana. Este estudio, que muestra dos especies, cada una de las cuales produce una cultura de herramientas de piedra diferente, está respaldado por el hecho de que cada población prefería un entorno diferente.

El análisis que hemos realizado muestra que la vértebra de ‘Ubeidiya pertenecía a un individuo joven de entre 6 y 12 años, que era alto para su edad. Si este niño hubiera llegado a la edad adulta, habría alcanzado una altura de más de 180 centímetros. Este antiguo humano tiene un tamaño similar al de otros homínidos de gran tamaño encontrados en el este de África y es diferente de los homínidos de baja estatura que vivieron en Georgia, dijo Been, paleoantropólogo de la Facultad de Profesiones de la Salud del Colegio Académico de Ono y experto en la evolución de la columna vertebral.

Parece, pues, que en el periodo conocido como Pleistoceno temprano podemos identificar al menos dos especies de humanos primitivos fuera de África. Cada oleada migratoria fue la de un tipo diferente de humanos: en apariencia y forma, técnica y tradición de fabricación de herramientas de piedra, y nicho ecológico en el que vivían, concluyó Barash.


Fuentes

Bar-Ilan University | Barash, A., Belmaker, M., Bastir, M. et al. The earliest Pleistocene record of a large-bodied hominin from the Levant supports two out-of-Africa dispersal events. Sci Rep 12, 1721 (2022). doi.org/10.1038/s41598-022-05712-y