Las columnas gemelas de Bríndisi, únicas en la arquitectura de la Antigüedad

Las columnas gemelas de Bríndisi | foto Fiurl11 en Wikimedia Commons

Desde el siglo XIV la ciudad de Bríndisi, situada a orillas del mar Adriático en el extremo sureste de Italia, adoptó como emblema dos columnas gemelas que se alzan en el puerto de la ciudad.

Ya hemos visto en artículos anteriores ejemplos de columnas conmemorativas como la columna de Pompeyo en Alejandría o la de Constantino en Constantinopla. Lo excepcional de las columnas de Bríndisi es que es la única vez que conocemos en que se erigieron columnas gemelas en toda la Antigüedad.

Pero hay más, porque existen sobre ellas numerosas dudas, hipótesis y leyendas que las convierten en un pequeño misterio todavía sin resolver. Por si fuera poco, una de las columnas se derrumbó en 1528 tras un terremoto de gran intensidad, y sus fragmentos estuvieron en el suelo donde habían caído durante más de un siglo (luego veremos que fue de ellos).

Vista aérea de las columnas de Bríndisi | foto Stefn79 ph en Wikimedia Commons

Cuándo se construyeron y para qué sigue siendo desconocido. Durante mucho tiempo se pensó que podían haber sido obra de Sila, quien desembarcó en Brundisium (Bríndisi) en el año 83 a.C. para hacerse con el poder en Roma.

Entonces Sila, tomando cinco legiones de sus tropas italianas, seis mil jinetes y algunas otras tropas del Peloponeso y Macedonia, en total unos cuarenta mil hombres, navegó desde el Pireo hasta Patras y, desde aquí, a Bríndisi con una flota de mil seiscientas naves. Y como los habitantes de esta ciudad lo recibieron sin luchar, les concedió, con posterioridad, a éstos una exención tributaria que todavía conservan. Después puso en marcha a su ejército y lo hizo avanzar.

Apiano, Guerras civiles I.79

O quizá del emperador Trajano, con motivo de la celebración de la finalización del último tramo de la Via Trajana, el que iba de Beneventum (Benevento) a Brundisium (Bríndisi). La calzada era una extensión de la Vía Apia que llegaba hasta Bríndisi por una ruta más corta, y que se construyó en el año 109 d.C. Para conmemorar la obra Trajano mandó levantar un arco en Beneventum, y por eso se pensaba que en Brundisium hizo lo propio con las columnas, que señalarían el final de la vía.

El capitel original de la columna que se mantiene en pie | foto Roberto sernicola en Wikimedia Commons

Pero tanto el estilo de los capiteles como la diversidad de mármoles utilizados, y reutilizados, en la construcción de las columnas, así como la iconografía de dioses como telamones (atlantes, figuras que sostienen una cornisa o capitel), indican que deben ser de una época posterior, de mediados del siglo II o principios del siglo III d.C. Las excavaciones arqueológicas en la zona donde se levantan y sus alrededores sugieren incluso una fecha más tardía.

Su ubicación en una elevación que domina el puerto de Bríndisi, y su relación visual con la bocana del puerto, también hizo especular con que pudieran haber sido los soportes de una especie de faro o linterna colocada en un travesaño de bronce entre ambas. Pero los investigadores descartan esta posibilidad por ser absolutamente inédita y desconocida entre la tipología de faros de la Antigüedad.

Otra vista de las columnas en la plaza de Bríndisi | foto Saggittarius A en Wikimedia Commons

La hipótesis más generalmente aceptada es que se trata de columnas conmemorativas, sobre las que posiblemente había sendas estatuas de bronce perdidas ya a finales de la Antigüedad. Por desgracia, ninguna fuente menciona a quien representaban estas estatuas ni qué conmemoraban.

Algunos estudiosos opinan que podrían representar las columnas de Hércules (dado que éste es el fundador mítico de la ciudad). Curiosamente los venecianos erigieron hacia 1172 en la Plaza de San Marcos dos columnas gemelas coronadas por el león y San Teodoro, supuestamente inspiradas en las de Bríndisi.

Como decíamos antes una de las columnas se derrumbó a causa de un terremoto el 20 de noviembre de 1528. Los fragmentos quedaron esparcidos por el suelo al pie de la base durante más de un siglo, hasta que en 1657 los habitantes de la cercana localidad de Lecce, que querían construirle un monumento a su patrón San Oronzo por haberles librado de la epidemia que asolaba el reino de Nápoles, solicitaron material para poder llevarlo a cabo.

Las columnas gemelas de Venecia | foto Wolfgang Moroder en Wikimedia Commons

Aunque los de Bríndisi se opusieron a perder los fragmentos de su columna derruida, el 2 de noviembre de 1659 el virrey de Nápoles ordenó que fueran enviados a Lecce. Con ellos el arquitecto Giuseppe Zimbalo armó una nueva columna, aprovechando incluso el capitel restaurado (donde estaban representadas cuatro figuras femeninas) y retocado, sobre la que se colocó la estatua de San Oronzo. Se inauguró en 1681 y hoy puede contemplarse en la Plaza de San Oronzo de Lecce.

En 1937 desde Bríndisi se solicitó que la columna de San Oronzo fuera devuelta a la ciudad, para restaurar el monumento tal y como era originalmente. Pero el Consejo Superior de Bellas Artes, siguiendo un informe del académico Gustavo Giovannoni, no consideró posible devolver la columna, ya que las rocas y el capitel habían sido reducidos y modificados por la caída.

La columna de San Oronzo en Lecce | foto Patrick Nouhailler’s… en Wikimedia Commons

La columna de Lecce alcanza los 29 metros de altura, mientras que la romana que aun se mantiene en pie en Bríndisi tiene 18,74 metros. Esta última fue desmontada por primera vez durante la Segunda Guerra Mundial, como medida de protección. En 1996 volvería a ser desmontada mientras se realizaban excavaciones arqueológicas en la plaza circundante, lo que se aprovechó para restaurarla en su totalidad.

Una vez finalizados los trabajos, en 2002 se volvió a colocar en su lugar original, con la excepción del capitel (sustituido por una copia), que hoy se expone en una sala del Palacio Granafei-Nervegna (en la vía Duomo de Bríndisi). Está decorado con atlantes, cuatro dioses y ocho tritones que se disponen entre hojas de acanto, alternándose.

Las columnas y la escalinata que sube desde el puerto de Bríndisi | foto Ale zena en Wikimedia Commons

Aunque actualmente solo se conserva una de las columnas y la base de la otra, las columnas de Bríndisi siguen siendo el único ejemplo conocido de columnas gemelas conmemorativas de la Antigüedad. Solo que nadie sabe lo que conmemoraban. Una inscripción en el pedestal de la que queda en pie dice: ILLUSTRIS PIVS ACTIB. ATQ: REFVLGENS – PTOSPATHA LVPVS VRBEM HANC STRVXIT AB IMO – QVAM IMPERATORES MAGNIFICIQ: BENIGNI… (Lupo Protospata, ilustre piadoso y espléndido por sus acciones benéficas, reconstruyó desde los cimientos esta ciudad, que los magníficos y benignos emperadores…). Pero es de época medieval, posiblemente recordando la reconstrucción de la ciudad en el siglo IX, tras la conquista sarracena.

La escalera que sube hasta las columnas desde el puerto se denomina Scalinata Virgiliana y se construyó en 1861. El nombre se debe a que en el lado derecho de la plaza, en el interior de un edificio particular, están los restos de la casa donde se alojó y falleció el poeta Virgilio en el año 19 a.C. ¿Quien sabe si una de las columnas estuvo coronada con su efigie?


Fuentes

Apiano, Guerras Civiles | Colonne Romane o del Porto (Brindisiweb) | Le Colonne Romane di Brindisi (Provincia di Brindisi) | Wikipedia