Encuentran un juego de tablero de la Edad del Bronce, de 4.000 años de antigüedad, en Oman

El juego de tablero en el lugar del descubrimiento | foto J.Sliwa/PCMA UW

A finales de diciembre concluyó otra temporada de trabajos arqueológicos en el valle de Qumayrah, en el norte de Omán. Los arqueólogos identificaron allí otra torre en un asentamiento de la Edad de Bronce, desenterraron pruebas de fundición de cobre y descubrieron un tablero de juego de 4.000 años de antigüedad.

Las excavaciones están dirigidas conjuntamente por el profesor Piotr Bieliński, del Centro Polaco de Arqueología Mediterránea de la Universidad de Varsovia (PCMA UW), y el doctor Sultán al-Bakri, Director General de Antigüedades del Ministerio de Patrimonio y Turismo (MHT) del Sultanato de Omán. Investigan el desarrollo y las formas de asentamiento en uno de los rincones menos estudiados de Omán: los valles montañosos del norte de la cordillera de Hajar.

En la presente temporada, los asentamientos de la fase Umm an-Nar de la Edad del Bronce y de la Edad del Hierro II situados cerca del pueblo de Ayn Bani Saidah fueron el principal objetivo del trabajo del equipo. – Ayn Bani Saidah está estratégicamente situada en un cruce de rutas que conectan Bat en el sur, Buraimi y Al-Ayn en el norte, y la costa marítima cerca de Sohar en el este. A lo largo de esta ruta hay algunos yacimientos importantes del periodo de Umm an-Nar. Así que esperábamos que también nuestro yacimiento estuviera en la misma liga, – explica el profesor Bieliński.

Vista general del yacimiento | foto J.Sliwa/PCMA UW

Los últimos descubrimientos dan la razón a los arqueólogos. – El asentamiento es excepcional por incluir al menos cuatro torres: tres redondas y una angular. Una de las torres redondas no había sido visible en la superficie a pesar de su gran tamaño de hasta 20 metros de diámetro. Sólo se descubrió durante las excavaciones, – dice la Dra. Agnieszka Pieńkowska del PCMA UW que está analizando los restos de la Edad de Bronce dentro del proyecto. – La función de estas prominentes estructuras presentes en muchos yacimientos de Umm an-Nar aún debe ser explicada, – añade.

Pero también se han hecho nuevos descubrimientos en otros edificios de la Edad de Bronce. – Por fin hemos encontrado pruebas del trabajo del cobre en el yacimiento, así como algunos objetos de cobre. Esto demuestra que nuestro asentamiento participó en el lucrativo comercio de cobre por el que Omán era famoso en aquella época, con menciones al cobre omaní presentes en los textos cuneiformes de Mesopotamia, – dice el profesor Bieliński.

Localización del yacimiento en Google Maps

Pero el descubrimiento más inesperado no está relacionado directamente con la economía o la subsistencia. – En una de las habitaciones hemos encontrado… ¡un tablero de juego! – señala el director del proyecto. El tablero es de piedra y tiene campos marcados y agujeros para vasos. Durante la Edad del Bronce se practicaban juegos basados en principios similares en muchos centros económicos y culturales de esa época. – Estos hallazgos son raros, pero se conocen varios ejemplos de la India, Mesopotamia e incluso de la cuenca oriental del Mediterráneo. El ejemplo más famoso de un tablero de juego basado en un principio similar es el de las tumbas de Ur, – explica el arqueólogo.

El año que viene, el equipo seguirá trabajando en el valle de Qumayrah, tanto en Ayn Bani Saidah como en Bilt, en el otro extremo del valle, donde se encuentran más restos de Umm an-Nar.

El lugar donde se encontró el juego | foto J.Sliwa/PCMA UW

La zona investigada, la microrregión de Qumayrah, es un valle montañoso que se extiende desde Bilt en el noreste hasta Ayn Bani Saidah en el suroeste. Durante las primeras excavaciones, realizadas desde 2015, el valle resultó ser muy rico en restos arqueológicos de al menos cinco períodos arqueológicos. Los arqueólogos descubrieron que el asentamiento humano estaba presente en Ayn Bani Saidah desde el Neolítico tardío (alrededor de 4300-4000 a.C.).

Y tanto en Ayn Bani Saidah como en Bilt, tumbas y asentamientos del periodo Umm an-Nar (aprox. 2600-2000 a.C.) han sido encontradas. Además, los restos de un asentamiento de la Edad de Hierro II (c. 1100-600 a.C.) que se extiende por las colinas de piedra cerca de Ayn Bani Saidah han resultado ser varias veces más grandes de lo que se pensaba inicialmente. Los arqueólogos también han documentado las ruinas de una aldea del periodo islámico tardío que se encuentra sobre restos anteriores. – Esta abundancia de vestigios de asentamientos demuestra que este valle fue un lugar importante en la prehistoria de Omán, – dice profesor Bieliński.


Fuentes

Polish Centre of Mediterranean Archaeology – University of Warsaw